CRISIS MUNDIAL

Colapso en Buckingham: esto es lo que ocurrirá el día que muera la reina Isabel

Tras el anuncio de que Carlos de Inglaterra ha dado positivo en coronavirus resulta imposible no pensar en que la institución se encuentra en su peor momento

Isabel II
Isabel II en un fotomontaje de Look / Gtres

La Casa Real Británica atraviesa uno de los momentos más delicados de los últimos tiempos. Para la reina Isabel, el año 2020 quedará, sin duda, marcado en la memoria quizás al mismo nivel que el que ella misma denominó como su ‘annus horribilis’, 1992. Ya desde finales de 2019, la crisis del príncipe Andrés y la espantada de los Sussex aventuraban una situación compleja para la Institución, pero lo que nunca podría haber imaginado la monarca es que una pandemia mundial podría poner en jaque la propia supervivencia del Trono.

Reina Isabel
La reina Isabel y el duque de Edimburgo en una imagen de archivo / Gtres

Sin embargo, parece que el clan Windsor se encuentra más en riesgo que nunca. Hace unos días, la Casa Real anunciaba que la Reina y el duque de Edimburgo iban a permanecer aislados en el Castillo de Windsor y que se cancelaban todos los actos oficiales en los que fuera a producirse una masiva concentración de personas. Lo que no podía pensar la soberana es, por un lado, que uno de los miembros de su personal iba a contagiarse y que su propio hijo y heredero de la Corona, iba a dar positivo en coronavirus.

Era el gabinete de comunicación de Clarence House quien confirmaba la triste noticia, al tiempo que aseguraba que el príncipe de Gales se encontraba bien y que no había por qué preocuparse. Sin embargo, la situación es más grave de lo que parece.

Y es que no hay que olvidar que tanto la Reina como el propio Carlos se encuentran entre los grupos de riesgo más elevado del virus, al estar en la etapa final de sus vidas. Algo que también ocurre con Camilla Parker y el duque de Edimburgo, que hace unos años se retiró de la vida pública para evitar exponerse en exceso y poder descansar.

Ante esta situación, la ley británica es muy clara. La Reina debería nombrar al menos dos Consejeros de Estado que pudieran actuar en su nombre entre los cinco herederos directos al trono mayores de edad, esto es, Carlos, Guillermo, Harry, Andrés y el propio Felipe. Sin embargo, la circunstancia actual deja solo al duque de Cambridge para ostentar este cargo.

principe guillermo
La reina Isabel II, junto a su hijo Carlos de Inglaterra en una imagen de archivo / Gtres

Al margen de este problema, que todavía no se ha planteado, dado que tanto la Reina como el príncipe de Gales continúan trabajando, hay una cuestión de la que no se habla de manera abierta, pero que está prevista en caso de ocurrir.

La reina Isabel no se ha sometido a la prueba del covid-19 y tampoco lo ha hecho el duque de Edimburgo, pero, en caso de contagiarse, los efectos del virus en cualquiera de ellos podrían ser letales. ¿Qué ocurriría si falleciesen? ¿está previsto algún tipo de protocolo especial?

Duque de Edimburgo, príncipe Carlos
El duque de Edimburgo y su hijo, el príncipe Carlos / Gtres

Lo cierto es que sí, aunque dadas las circunstancias podría modificarse. Todo lo relativo a la muerte de la reina Isabel queda contemplado en lo que ha pasado a denominarse “Operación London Bridge” y lo referente al fallecimiento del duque de Edimburgo en la “Operación Forth Bridge”.

A pesar de que se trata de operaciones secretas, hace tres años, el diario británico The Guardian reveló los detalles sobre cuál sería el proceso que se llevaría a cabo cuando tuviera lugar la muerte de la soberana que más récords ostenta en la actualidad. Un plan que se definió en la década de los sesenta y que va actualizándose cada año.

Reina Isabel
La reina Isabel y su marido, el duque de Edimburgo en una imagen de archivo / Gtres.

En el momento en el que la Reina fallezca, su secretario personal llamará al primer ministro y le dirá la frase:  “London Bridge is down”. Después se informará al resto de países de la Commonwealth, a Press Association y a la BBC. Se espera que los restos de la monarca se expongan en la Abadía de Westminster durante cinco días y se decretarán diez de luto nacional.

A pesar de que Carlos de Inglaterra subiría al trono horas después del fallecimiento de su madre, no habría coronación hasta pasados tres meses, en los que se espera que visite varias zonas como Escocia y Gales. El funeral comenzará a las 11 de la mañana del décimo día después de su muerte y será en la  Abadía de Westminster, con 2.000 invitados elegidos entre la realeza y los jefes de Estado de todo el mundo. Después, el cuerpo de la monarca será trasladado hasta Windsor, donde será enterrada.

Colapso en Buckingham: esto es lo que ocurrirá el día que muera la reina Isabel
La Reina y el duque de Edimburgo en el castillo de Windsor / Gtres

Al igual que la reina Isabel, también las exequias del duque de Edimburgo están preparadas. Todo está establecido en la “Operación Forth Bridge”, en la que se determina que su cuerpo no será expuesto en Westminster, sino que permanecerá en el Palacio de St. James. El príncipe Felipe no quiere un funeral de Estado, sino que prefiere algo más discreto, pese a que también se decretará luto nacional.

El gran problema que se plantea en su caso es que, mientras que la Reina debería ser enterrada en la Capilla de San Jorge -donde se celebrará su funeral-, allí no queda suficiente espacio para ambos ya que se colocaron las cenizas de la princesa Margarita, por lo que el Duque podría ser enterrado en Frogmore, donde están enterrados muchos otros miembros de la realeza británica, tras el mausoleo de la reina Victoria.

También los funerales del príncipe Carlos se encuentran programados y se revisan de manera anual. En este caso, se trata de la “Operación Menai Bridge”, haciendo referencia al puente que une la isla de Anglesey con Gales y que se inauguró en 1826. Sin embargo, no hay muchos detalles en torno a esta operación aunque, dadas las circunstancias actuales, cualquier plan habría de cambiarse de manera sustancial.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias