DISCURSO DE NAVIDAD

Un nuevo escenario y un puente entre el pasado y el presente: así ha sido el mensaje de Navidad del Rey

Otra Nochebuena más, el Rey Felipe ha pronunciado su tradicional mensaje de Navidad.  Un discurso que en esta ocasión el monarca ha ofrecido desde un escenario muy diferente a otros años. Don Felipe se ha dirigido a la Nación desde una sala diferente de su residencia, una estancia que hasta la fecha no se había visto en público.

Se trata de un espacio de aspecto más moderno, en el que dos grandes cuadros de estilo contemporáneo de la colección de Patrimonio Nacional ocupan las paredes: uno de la argentina Sarah Grilo y otro del pintor barcelonés Albert Ràfols-Casamada. No faltan las flores de Pascua, una escena de la Natividad, una copia del libro Biblioteca Nacional de España, 300 años haciendo Historia (edición de la BNE), un ejemplar de Constituciones Españolas y varias fotografías. En este caso, las imágenes que se pueden ver muestran a la familia real en uno de sus primeros veranos en Marivent -en 2015- y el primer acto en solitario de la princesa Leonor y la infanta Sofía este pasado verano. Una imagen esta última cargada de significado, ya que en ella aparecen las hijas de los Reyes con un grupo de jóvenes en un acto por el Día del Medio Ambiente, fecha en la que plantaron árboles en el Hayedo de Montejo, lo que simboliza, por un lado, la continuidad de Corona, la vocación europeísta y el cuidado del medio ambiente. También hay imágenes del Rey en intervenciones en la ONU y en el Parlamento Europeo.

Este año, el mensaje de Navidad de S.M. ha tenido una duración de poco más de doce minutos, en los que don Felipe ha hecho referencia a algunos de los temas más destacados del momento. El Rey ha tenido unas palabras para los afectados por la erupción del volcán de La Palma y ha recalcado  que cuentan con el apoyo del país y la administración. De la misma manera, se ha referido a la pandemia y ha insistido en la importancia de hacer un esfuerzo colectivo y actuar con responsabilidad para hacer frente al virus, ya que todavía tiene capacidad para hacer daño. El monarca ha agradecido también la labor del personal sanitario, que sigue en primera línea luchando contra la pandemia.

Rey Felipe
El Rey durante su discurso / Casa de S.M. el Rey

Al margen de las alusiones a las transformaciones tecnológicas, el Rey ha hecho una mención a la importancia de que las instituciones «respeten y cumplan las leyes y sean ejemplo de integridad pública y moral». El monarca ha dicho que las instituciones «debemos tener siempre presente los intereses generales y pensar en los ciudadanos, en sus inquietudes, en sus preocupaciones, estar permanentemente a su servicio y atender sus problemas. Debemos estar en el lugar que constitucionalmente nos corresponde; asumir, cada uno, las obligaciones que tenemos encomendadas; respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral». Unas palabras que pueden suponer una mención indirecta a la situación de Juan Carlos I, que permanece por el momento en Abu Dabi a la espera de que se resuelva su situación con la Agencia Tributaria.

A pesar de que no ha habido una mención directa a don Juan Carlos, el Rey Felipe sí que ha hablado del progreso de España en los últimos cuarenta años:  «las circunstancias, muchas de ellas nada fáciles, que nos ha tocado vivir, sobre todo a lo largo de estos últimos 40 años, nos han forjado como una sociedad fuerte y responsable; y enormemente solidaria, como hemos comprobado desde el comienzo de esta pandemia. Son nuestros valores cívicos, junto al talento, la vitalidad y la energía que tenemos en la industria, en los servicios o el campo, los que deben estar muy presentes en la construcción de nuestro futuro», ha especificado el monarca, que ha dicho también que: «si sabemos adónde nos queremos dirigir, también debemos ser conscientes de dónde venimos: el cambio tan profundo de España en estas más de cuatro décadas de democracia y libertad ha sido extraordinario, y no ha sido fruto de la casualidad. Se ha basado en el esfuerzo y el sacrificio de muchas personas, de millones de españoles. Y se ha debido a muchas razones: sentido de la historia, grandes acuerdos, generosidad, responsabilidad y visión de futuro», ha concluido.

Rey Felipe
El Rey durante el mensaje de Navidad / Casa de S.M. el Rey

El discurso ha finalizado con un repaso a una serie de imágenes que repasan algunas de las actividades del último año de la familia real, como el  primer acto en solitario de la princesa Leonor en el Instituto Cervantes, el Día de la Hispanidad o la visita de Sus Majestades a la isla de La Palma.

Ocho años de mensajes

Han sido ya ocho los mensajes que don Felipe ha dirigido a la Nación desde que el año 2014 asumiera la jefatura del Estado. El pasado año, con la crisis sanitaria como escenario y la complicada situación derivada de la salida del Rey Juan Carlos de España, la alocución del monarca fue una de las más vistas, con una cuota de pantalla superior al 70 %. Todo un récord que superó al de su debut como Rey.

Aunque no han trascendido los detalles sobre cuándo se grabó el mensaje, sí se conoce cuál es el proceso que habitualmente se suele seguir en este día tan importante. El discurso lo elabora el equipo de Zarzuela, pero siempre cuenta con el visto bueno del Ejecutivo, a lo que hay que sumar que al Rey le gusta aportar su impronta personal. Siempre suele ser el mismo equipo de Televisión Española el que se traslada a Zarzuela para la grabación del mensaje, algo que se mostró en los vídeos que la Casa de S.M. el Rey hizo públicos con motivo del cincuenta cumpleaños del monarca.  Un mensaje que tiene una duración entre nueve y trece minutos y en el que hay palabras y conceptos que se repiten de manera constante, aquellos que hacen referencia al esfuerzo y la unidad de España, entre otros.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias