CRISIS ENTRE LOS WINDSOR

Meghan Markle no fue la primera mujer en dinamitar la Casa Real Británica

Los duques de Sussex se han convertido en protagonistas de un cisma de similar magnitud al que vivió la institución en tiempos de Eduardo VIII.

Era 8 de enero. Pasada la hora clásica del té británico y con la noche cayendo, el príncipe Harry y Meghan Markle hacían historia (de nuevo). Los duques de Sussex querían ser independientes, renunciar a la primera línea de la Familia Real Británica, abandonar la vida pública. Ser Meghan y Harry. El uno para el otro y los dos para su hijo en común, Archie.

Su decisión, aplaudida y criticada a partes iguales, ha revolucionado la Casa de Windsor. Ni Harry ni Meghan consultaron a nadie de la familia antes de mandar el comunicado, según el periodista experto en realeza Jonny Dymon, y el Palacio de Buckingham aún está digiriendo la decisión del matrimonio. Pero esto no es la primera vez que pasa en la Casa Real Británica.

Desde que en mayo de 2018 Meghan y Harry pusieran el broche de oro a su romance de película -actriz de cine conoce al príncipe Harry, nieto de la Reina de Inglaterra, en una cita a ciegas-, la prensa británica ha comparado a la duquesa de Sussex con otra duquesa que también hizo tambalear los cimientos de la Casa Real Británica: Wallis Simpson, la duquesa de Windsor.

Meghan Markle no fue la primera mujer en dinamitar la Casa Real Británica
Meghan Markle y el príncipe Harry el día de su boda el 19 de mayo de 2018 (Foto: Gtres)

Pero, el Megxit ha resucitado la imagen de aquella celebrity estadounidense que robó el corazón al entonces príncipe de Gales, Eduardo VIII. Bessie Wallis Warfield nació en Pensilvania (Estados Unidos) y se casó dos veces: su apellido mutó a Spencer y después a Simpson. Dos matrimonios truncados que dieron paso a su verdadera historia de amor.

Sin haber puesto fin a su segundo matrimonio, conoció a Eduardo. Surgió una historia de amor que podía poner en jaque a la Corona, ya que el príncipe de Gales iba a suceder en el trono a su padre, Jorge V. A tan sólo unos meses de iniciar su reinado, Eduardo VIII causó una crisis institucional: le propuso matrimonio a su querida Wallis. Nadie lo aceptó, le acusaron de traición y, sin llegar a ser coronado, Eduardo VIII -tío de la actual reina Isabel II- abdicó. Y lo hizo por amor.

La crisis en la Casa de Windsor se repite a medias: no hay coronas de por medio. El príncipe Harry forma parte de la realeza, pero ocupa la sexta posición en la línea de sucesión al trono.

La llegada de Meghan a la Familia Real Británica causó la misma (o más) expectación que la llegada de Wallis. Dos norteamericanas conquistaron que conquistaron el corazón de los príncipes. Y, que, más allá de su nacionalidad, comparten su afán por ser naturales y salirse, en varias ocasiones, del protocolo. Se llevan el príncipe a casa, de donde sí que siempre serán reinas.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias