UN REENCUENTRO 'A MEDIAS'

EXCLUSIVA | Lo que de verdad esconde la inesperada reaparición de Delphine Boël

La recién estrenada princesa ha sido una de las grandes sorpresas en una de las citas más importantes cada año para la Familia Real

Delphine Boël -o, más bien, de Sajonia Coburgo-, ya ejerce como princesa. Desde que en enero del pasado año un juez la reconociera como hija del rey Alberto y finalmente se le diera la posibilidad de utilizar el apellido de la familia real, el título de princesa y el tratamiento de Alteza Real, a Delphine apenas la habíamos visto en compañía de los miembros de la Casa. Apenas un encuentro privado con el rey Felipe y otro con su padre, el rey Alberto, al que no faltó la reina Paola, de quien muchos han sospechado que ha sido una de las principales instigadoras para que el exmonarca no reconociese a la artista como su hija.

En aquel reencuentro familiar, que tuvo lugar en el Castillo de Belvédère, fuentes oficiales de la Casa del Rey aseguraron que “se ha abierto un nuevo capítulo, lleno de emociones, tranquilidad, comprensión e, igualmente, esperanza». Y nada mejor que el 17 de febrero para demostrar que es así.

Una fecha muy señalada en la agenda de la familia, ya que se celebra un homenaje a los antepasados en la Cripta Real de Laeken. Aunque no estaba anunciado, este año Delphine y su marido han sido invitados a este encuentro que, aunque no ha sido su primer acto oficial -en noviembre participó en una campaña de vacunación-, sí que tiene especial relevancia por lo que implica no solo a nivel institucional sino familiar.

Los reyes Alberto y Paola durante el homenaje a los antepasados en Laeken / Gtres

En esta ocasión, la celebración religiosa ha cambiado de escenario debido a las circunstancias sanitarias y se ha trasladado de la iglesia de Nuestra Señora al interior de la cripta, con una asistencia reducida y sin público. Han asistido los reyes Felipe y Matilde, los reyes Alberto y Paola, la princesa Astrid con su hija Laetitia y Delphine con su marido. Se trata de un encuentro muy significativo porque en algunas ocasiones se ha dicho que existían rencillas entre Astrid y Delphine y que la hermana del Rey no tenía intención de conocer a la artista, a diferencia de lo que habían hecho el monarca o el príncipe Lorenzo. Sin embargo, no todo ha sido como parecía.

Look se ha puesto en contacto con Wim Dehandschutter, uno de los expertos que mejor conoce el día a día de la familia real, que nos ha explicado las claves de este significativo encuentro. “Ha sido mucho más que una reunión simbólica, pero Delphine no se ha pronunciado porque no se ha permitido la presencia de periodistas o fotógrafos”, asegura. Una reunión en la que, a pesar de que han participado varios de los miembros de la familia, no han coincidido en tiempo por las restricciones. “No se encontró con nadie, cada pareja llegó por separado por motivos de seguridad”.

Aunque no es la primera vez que vemos a Delphine con los miembros de la familia real, sí que es la primera ocasión en la que su marido se encuentra con ellos, al menos de cara al público o que hayan trascendido. Por ahora no se sabe si está previsto que la nueva incorporación a la familia va a tener algún tipo de papel institucional -de hecho los de los hermanos del actual rey son escasos- o si la veremos en algún acto oficial de carácter más familiar. La Princesa sigue manteniendo su profesión de artista y no tiene intención de cambiarlo.

“No creo que vaya a hacer ningún tipo de trabajo para la Corona, o que el Rey vaya a pedirle que la represente, pero sí que es probable que participe en eventos de carácter familiar”, asegura el especialista. Aunque Delphine no aspira a tener un papel activo en la Corte, sí que piensa ayudar siempre que le sea posible, tal como confirmó en la rueda de prensa posterior a que fuera legalmente reconocida. “Sigue siendo artista y teniendo su estudio, pero ha montado una fundación, la Fundación Princesa Delphine de Sajonia Coburgo, para llevar la cultura a los hospitales. Quiere que su nuevo estatus y su título sirvan para una buena causa. La fundación es independiente de la familia real”, remarca Wim Dehandschutter.

Delphine Boël
Delphine Boël en una imagen de archivo / Gtres

Aunque la familia real desarrolla muchas actividades, son pocas las que son realmente importantes a nivel familiar, y en las que, por tanto, podría participar Delphine sin tener un papel institucional en la Casa. Una de ellas ha sido precisamente esta, otra es el 15 de noviembre (Día del Rey) y la última en verano, el 21 de julio (Día Nacional). “Delphine ya dijo en su momento que estaría encantada de que la invitaran, pero que no iba a forzar nada”, revela el especialista. Sin embargo, a pesar de las complicadas circunstancias, ha habido un claro acercamiento por parte de la familia real y está claro que está va a ser la línea marcada a partir de ahora.

“Lo que la presencia de Delphine significa es que las palabras del rey Felipe y las del rey Alberto en sus encuentros privados con ella eran ciertas. Quieren romper con el pasado y mirar hacia adelante, es momento para el perdón y la reconciliación”, resalta el especialista.

Los reyes Felipe y Matilde, de riguroso luto, durante la celebración / Gtres

Adaptándose a los protocolos

Mientras que todos los miembros asistentes al homenaje han vestido de riguroso luto por el tipo de acto del que se trataba, Delphine ha llamado la atención por no apostar por el negro, sino que se ha decantado por un abrigo gris. Curiosamente, también su padre, el rey Alberto ha sorprendido con un abrigo en color marrón. Será cuestión de genética.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias