ENTREVISTA

EXCLUSIVA | Michel Faure: «si Diana siguiera viva sería una pesadilla para Carlos. Pensaba que Guillermo sería mejor rey»

El periodista y escritor Michel Faure presenta un libro centrado en la figura del príncipe Carlos y desvela algunos de los detalles menos conocidos de su vida en un momento clave para La Corona.

Ver vídeo

La monarquía británica pasa por uno de los momentos más delicados de su historia reciente. La reina Isabel, a sus noventa y cinco años, no solo acaba de vivir uno de los años más difíciles a nivel global por la crisis del coronavirus, que aún sigue siendo una amenaza para la salud de la población mundial y para las economías y mercados de todo el mundo, sino que a nivel institucional se ha enfrentado a la marcha -ya definitiva- de los duques de Sussex como miembros senior de la familia real y al escándalo que rodea a su hijo predilecto, el príncipe Andrés, y que todavía no se ha solucionado. En medio de este clima, la monarca permanece imbatible, sin intención de ceder el testigo a Carlos de Inglaterra, el eterno príncipe a la espera que, sin embargo, ha adquirido un mayor protagonismo en los últimos tiempos, sobre todo durante el confinamiento.

La reina Isabel II y Carlos de Inglaterra./Gtres
La reina Isabel II y Carlos de Inglaterra en una imagen de archivo ./Gtres

En este complicado escenario y con el duque de Edimburgo en una situación de salud de la que apenas trasciende información pero que no parece la más halagüeña, el escritor y periodista Michel Faure presenta un ambicioso libro en el que analiza la figura del príncipe Carlos, que cumple el próximo mes de noviembre setenta y tres años y lleva más de cincuenta a la espera para ascender al trono -se le invistió príncipe de Gales en 1969-. Bajo el título “Carlos, rey de Inglaterra”, el autor revela algunas de las facetas menos conocidas del heredero.

Carlo, rey de Inglaterra
Portada del libro «Carlos, rey de Inglaterra», a la venta a principios de marzo / Cortesía

Look ha podido conversar con él antes del lanzamiento del libro, previsto para principios de marzo. A pesar de los acontecimientos de los últimos meses y que la Reina ha delegado parte de sus responsabilidades en el príncipe Carlos, el autor no tiene claro cuándo se convertirá en rey. “Yo no lo sé y creo que él tampoco”, asegura. Aún así, considera que la Reina no tiene dudas respecto a sus capacidades. “La Reina conoce muy bien a su hijo. Sabe que desde su infancia se está preparando para ser rey, aunque no podemos estar seguros de lo que ella piensa. Eso es algo que solo conoce ella”, asegura el autor.

Michel Faure
El autor Michel Faure en una imagen de su álbum personal / Cortesía

Se ha dicho en algunas ocasiones que Su Majestad podría seguir la estela de otros royals coetáneos, como Beatriz de Holanda o Alberto de los Belgas y ceder el testigo a su hijo, sin embargo, en este caso, al igual que ocurre con Harald de Noruega o Margarita de Dinamarca parece algo que no contempla. “Puedo equivocarme pero me parece poco probable. En la actualidad,  todas las monarquías saben que no tienen ninguna legitimidad democrática, de manera que no se van a arriesgar a tocar algunas de sus reglas más esenciales, las de la sucesión”, remarca el autor.

Carlos
El tema del príncipe Andrés es una de las grandes preocupaciones para la Corona / Gtres

En los primeros años de reinado de Isabel II y también en su etapa como princesa, para ella su compromiso con la Corona estuvo muchas veces por delante de su propia familia. Es algo que la Reina ha intentado inculcar a sus hijos, la importancia de la responsabilidad y el deber. Por eso, debido a que no estuvo muy pendiente de sus hijos mayores por atender a sus obligaciones se dice que el príncipe Andrés es su favorito, ya que con él sí que pudo ejercer al máximo como madre. “La reina sabe que no fue una madre muy cariñosa y presente durante la infancia de Carlos y de su hermana Ana. Probablemente tiene un sentimiento de culpabilidad por eso. Pero hoy, reconoce el trabajo del Príncipe para la Corona y su papel a su lado, sobre todo desde que el príncipe Felipe se retiró de la vida pública”, comenta Faure.

El príncipe Carlos y Camilla Parker en una imagen de archivo / Gtres

Uno de los episodios más complejos de la vida de Carlos de Inglaterra tiene que ver con su matrimonio con Diana de Gales -cuya influencia sigue presente en numerosas cuestiones-, así como con su relación con Camilla Parker, a quien la familia real tardó bastante tiempo en aceptar. De hecho, a pesar del divorcio, si Diana no hubiera fallecido trágicamente en París, hubiera resultado poco probable que el príncipe de Gales se casara de nuevo. “Después de la muerte de Diana, Camilla era ‘el enemigo público numero uno’. La Reina consideraba que había puesto la dinastía en peligro, pero Carlos ha declarado ‘imprescindible’ su relación con ella. Su rehabilitación ha sido un trabajo largo y duro, y al final, la Reina ve en Carlos un hombre trabajador, digno y   feliz. Por eso ha transigido con lo que rechazaba antes. Camilla es el amor de Carlos, ambos forman una pareja responsable y agradable, y sin duda la Reina no se inquieta con ellos ante el futuro de la Corona”, resalta el escritor.

Diana de Gales y Carlos de Inglaterra
Diana de Gales y Carlos de Inglaterra en una imagen de archivo / Gtres

“En la historia de las monarquías, parecía normal que un Rey, o un Príncipe, tuviera una n esposa para asegurar el futuro de dinastía y una amante para otras cuestiones. Quizás esta era la idea de Carlos cuando se casó con Diana, pero no pudo soportar la vida sin Camilla. Sin embargo, si Diana siguiera entre nosotros, hubiera sido una pesadilla para Carlos, ya que ella tenía una idea muy clara: su hijo Guillermo sería un rey más joven, más moderno y mucho mejor que Carlos”, mantiene el periodista.

 

Son muchas las dudas respecto al tipo de monarca que podría ser Carlos de Inglaterra. “Hay algo que es cierto, el príncipe Carlos va a ser un rey viejo, pero no creo que cambie mucho su comportamiento. Va a seguir defendiendo el medio ambiente, las tradiciones y la agricultura biológica”. Un tipo de soberano que la población general acepta, aunque tiene sus detractores. “Los ingleses aceptan Carlos como un hombre un poco excéntrico, pero bien intencionado, trabajador, al lado de su madre, y feliz con el amor de su vida, Camilla. Lo mas problemático, según las encuestas, son los jóvenes. No ven la necesidad de la monarquía”, mantiene Faure.

Los Cambridge han incrementado su actividad en los últimos tiempos / Gtres.

En relación con esto, en los últimos tiempos han surgido varias iniciativas en redes sociales que promueven un avance directo hacia los duques de Cambridge, cuya popularidad ha crecido bastante. Sin embargo, el autor no cree que el príncipe Guillermo pueda ser un rey más moderno que su padre y que, además, no tiene intención de saltarse las normas en lo que respecta a la sucesión. “Creo que Guillermo es aún más conservador que su padre. No quiere tocar a las reglas de sucesión, y va a esperar sin prisa, como su padre, su turno para reinar”, afirma el escritor.

A pesar de los recientes escándalos y polémicas que han afectado a la Corona, Michel Faure tiene claro que no son un factor determinante de cara a su supervivencia: “lo más peligroso para la Corona no son les escándalos, sino más bien que comiencen a aparecer pruebas que tiren por tierra su utilidad de cara a asegurar la cohesión en el Reino Unido. Después del Brexit podría pasar que Gales quisiera su independencia y que Irlanda del Norte se aliara con el Sur”, sentencia.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias