PERMANECERÁ VARIAS SEMANAS DE BAJA

Harald de Noruega, operado con éxito del corazón

El rey Harald de Noruega ingresó ayer por la tarde en un hospital de la capital para someterse a una intervención cardíaca

Buenas noticias para Harald de Noruega. Tal como ha confirmado la Casa Real a través de un comunicado, el monarca, de 83 años, ha superado con éxito la intervención cardíaca a la que ha sido sometido esta mañana en el Rikshospitalet de Oslo, donde el soberano ingresó ayer por la tarde. Ha sido el médico de cabecera del rey, Bjørn Bendz, quien ha supervisado el procedimiento, junto con los doctores Lars Aaberge y Christian Eek, responsables del departamento de Cardiología del centro médico.

Ari Behn
El rey Harald de Noruega junto a la reina Sonia de Noruega en una imagen el pasado mes de diciembre / Gtres

“La operación se ha llevado a cabo en una sala híbrida, es decir, una mezcla de laboratorio de rayos X y quirófano. Primero se instaló un marcapasos temporal. El procedimiento en sí se realizó a través de una arteria carótida en la ingle. Se insertó una nueva válvula cardíaca biológica a través del acceso en la arteria inguinal y se colocó dentro de la válvula anterior. Después de la operación, Su Majestad el Rey fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos para una mayor observación”, explica el equipo médico responsable de la intervención.

Aunque se desconoce cuándo podrá abandonar el monarca el centro hospitalario, sí que se ha confirmado que permanecerá al menos todo el mes de octubre de baja, tiempo en el que será su hijo, el príncipe Haakon quien ejercerá las funciones propias de jefe del Estado, como ha venido haciendo en todas las ocasiones en las que el Rey ha estado ingresado, que ya son varias en el último año.

Haakon de Noruega, Mette Marit de Noruega, Ingrid Alexandra de Noruega, Sverre Magnus de Noruega
Ahora Haakon de Noruega asume muchas de las responsabilidades de su padre / Gtres

No es la primera vez que Harald de Noruega se somete a una intervención de similares características. En 2005, Su Majestad el Rey  fue operado de la válvula cardíaca entre el corazón y la arteria principal, la llamada válvula aórtica. Más adelante, la válvula aórtica del rey fue reemplazada por una válvula cardíaca artificial, pero hecha de material biológico. Estas válvulas cardíacas biológicas artificiales tienen una vida útil de entre diez y quince años. Debido a esto, es habitual que este tipo de intervenciones tengan que repetirse cada cierto tiempo, que es exactamente lo que ha ocurrido en el caso del Rey. Las últimas pruebas de Harald de Noruega han demostrado que era necesario reemplazar la válvula que se le implantó en2005 para mejorar su estado general, en especial, su capacidad respiratoria, que últimamente le ha generado algunos problemas.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias