Juntos y en buena sintonía

Ezequiel Garay sorprende a Tamara Gorro por su cumpleaños

Ver vídeo

Tamara Gorro está viviendo un cumpleaños con sabor agridulce. Alcanza los 35 años en un momento anímico bajo y con su separación matrimonial muy reciente. El día de su aniversario ha sido protagonista al dejarse ver en la localidad madrileña de Navalcarnero. ¿Qué hacía allí? La excolaboradora de televisión ha sorprendido al acudir junto a su exmarido, Ezequiel Garay, a adoptar un perrito.

Tamara Gorro, junto a su exmarido Ezequiel Garay. / Gtres
Tamara Gorro, junto a su exmarido Ezequiel Garay. / Gtres

La segoviana ha atendido amablemente a los medios de comunicación allí presentes, durante varios minutos, para decir, entre otras cosas, que pasará su cumpleaños junto al exfutbolista del Valencia: «No lo voy a celebrar porque este año no tengo ganas. Solo con mis hijos, con la familia y sobre todo con Eze», apunta. Ambos han roto su matrimonio pero han conseguido mantener una buena sintonía. Ha sido el deportista quien ha ejercido de organizador de esta sorpresa por su cumpleaños. «No me ha dejado ni ducharme», dice Tamara.

Tamara Gorro reconoce que está muy emocionada y algo abrumada por la cantidad de felicitaciones que ha obtenido, sobre todo por la ola masiva de cariño de sus fans y sus medios en este momento tan difícil que vive: «No voy a contestar hoy porque he leído dos y me he puesto a llorar».

Tamara Gorro, atendiendo a la prensa. / Gtres
Tamara Gorro, atendiendo a la prensa. / Gtres

Una de las polémicas más recientes tuvo lugar este pasado domingo, cuando la extronista entró -muy afectada- en directo a Viva la Vida para desmentir unas informaciones sobre Garay. Ella ha querido explicar el porqué: «Yo entré al programa de una manera que no… porque es que no estoy bien. Pero no puedo consentir que se digan esas cosas del padre de mis hijos. Él está tranquilo y se ríe pero yo estoy que me va a dar un parraque. No hace caso a nada pero porque yo le hago entender la profesión de los medios de comunicación, pero tengo que defenderlo y no voy a dejar que le hagan daño. Prefiero que los palos vengan a mí. Es verdad que el director de ese programa -Raúl Prieto- tuvo un detalle precioso y me dijo que por ellos no va a ser que vaya a peor. Si hubiese sido en otro momento me pilla más guerrera, pero es que no tengo fuerzas».

Además, Tamara Gorro desvela que «me he hecho un autorregalo. Mi psiquiatra y mi terapeuta me han dicho que tenía que hacérmelo. Ya lo veréis. Es algo muy chulo, para mí. Tengo que pensar porque me tengo que curar».

Tamara Gorro, atendiendo a la prensa. / Gtres
Tamara Gorro, atendiendo a la prensa. / Gtres

Además, ha aprovechado para explicar que «mucha gente me dice que tengo que dejar las redes, pero es que a mí las redes me hacen bien. La gente me hace bien. Yo no me he ido nunca de ellas. Yo siempre doy el consejo de que si te hacen mal, déjalo. Si tu pareja es tóxica, divórciate. Que no es mi caso. Pero yo voy a seguir en redes. La crueldad… por ejemplo en Twitter, que tendría que estar eliminada, es el problema (…) yo estoy dando la cara, pero hay mucha gente en su casa que no se puede levantar de la cama. Todos tenemos problemas. Yo sé que quiero curarme y tengo un problema muy serio. Empecé la mala racha en 2020 y no he levantado cabeza, pero ya está. Los 35 y ya está. Se acabó», ha concluido.

La sorpresa tendrá que esperar

A su salida del centro canino, Tamara y Ezequiel no se llevaban al perrito ya que todavía debe ser adiestrado: «Dentro de cuatro días nos lo podemos llevar», decía el argentino en la lejanía. «El perro es de los dos porque todo es de los dos» y confiesa que es uno de los que ya tenía pero que tiene que recibir clases de adiestramiento. Precisamente, ese curso era el regalo para Tamara Gorro.

La nota llamativa ha sido justo antes de marcharse, cuando la prensa ha elogiado lo bien que la expareja lleva su separación, y Tamara Gorro ha bromeado con Garay preguntándole si todavía llevaba el anillo de casados puesto. Tímido y algo incómodo con la presencia de las cámaras, Ezequiel se ha limitado a recordar lo que comentó en Instagram en su día y a definir su ruptura como «un hasta luego». 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tamara Gorro (@tamara_gorro)

Unas horas antes hacía balance en sus redes sociales, donde mostraba la sorpresa que le había preparado su madre para cuando se despertara. Su reflexión bien merece la pena digerirla: «18 de enero del 2022. Un cumpleaños completamente diferente a lo siempre vivido y deseado.
Pero mantengo algo, el agradecimiento a la vida por dejarme cumplir un año más. Me prometí que a partir de hoy sonreiría y me levantaría. La fecha la alargo un poquito más, las fuerzas flaquean aún, pero esa promesa no está eliminada, solo se aplaza y sumo otro deseo y juramento a mi misma.
Este es mi año, los 35 años me van a dar todo aquello que necesito, es más, me lo voy a dar yo misma: felicidad y curación, lo imprescindible para mí en estos momentos. No puedo terminar este mensaje sin decir alto y claro que, sois muy importantes en mi vida, me aportáis todo aquello que una persona necesita, amor. No tendré tiempo suficiente para agradeceros. Mi entorno más cercano, amigos y familia… gracias por no soltarme jamás. Sois mi bastón. ¡OS AMO A [email protected]!», ha escrito.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias