CUENTA ATRÁS

La petición de Tamara Falcó que condiciona su vestido de novia

Tamara Falcó vestido novia
Tamara Falcó en Madrid. / Gtres

Queda apenas un mes para que Tamara Falcó e Íñigo Onieva se den el ‘sí, quiero’ en una de las bodas más esperadas de los últimos tiempos. Será el día 8 de julio en la localidad madrileña de Aldea del Fresno, donde está ubicado el Palacio El Rincón, propiedad de la familia de la marquesa de Griñón, donde se celebre el enlace, al que asistirá lo más granado de la sociedad española. Se espera que, además de la boda el 8 de julio, también se celebre una fiesta previa la víspera, en uno de los hoteles más conocidos de la capital.

Tamara Falcó / Gtres

Tamara Falcó con Íñigo Onieva en una salida reciente. / Gtres

En las últimas semanas se han ido conociendo detalles relativas a la boda, que no ha estado exenta de contratiempos. Más allá de la situación personal de los novios, ha sido Tamara Falcó la que más dificultades ha tenido con los preparativos, sobre todo, en lo que respecta a su vestido. Después de confirmarse que sería la firma vasca Sophie et voilà la encargada del diseño, hace apenas unas semanas la marca emitió un comunicado en el que anunciaba el cese del contrato con Tamara Falcó, que ha recurrido a Carolina Herrera para su vestido. Será Wes Anderson el responsable del vestido más importante de la vida de la marquesa de Griñón, que recientemente viajaba a Nueva York para hablar con el creador.

Tamara Falcó en Madrid / Gtres

Tamara Falcó en un coche en Madrid. / Gtres

A pesar de que el traje de novia es uno de los secretos mejor guardados de cara al enlace, sí que ha trascendido que Tamara Falcó no quería un diseño al uso y que, de hecho, encontró la inspiración en un modelo de Karl Lagerfeld. Además, algunas fuentes apuntaban a que la hija de Isabel Preysler estaba preocupada por su peso y por eso, parece que ha hecho una petición al diseñador.

Según ha confirmado el diario 20minutos a través de fuentes del entorno de la aristócrata, Tamara Falcó le ha pedido a Wes Anderson que el vestido esté confeccionado en algún material que permita poder ajustarlo hasta dos o tres días antes del enlace. Algo que, probablemente, tenga que ver con el tema del peso y con el hecho de que Tamara se haya trasladado hasta una exclusiva clínica con su madre para una puesta a punto de cara a su gran día.

Tamara Falcó

Tamara Falcó en el aeropuerto de Madrid. / Gtres

A pesar de que en los últimos días se está hablando mucho del tema de la figura de Tamara Falcó y que algunas fuentes aseguran que la marquesa de Griñón no lo está pasando bien por todo esto, el mismo diario ha podido confirmar que no es cierto y que la hija de Isabel Preysler está atravesando uno de los momentos más felices de su vida, muy volcada en los preparativos y deseando que llegue el gran día. Eso sí, como es lógico y le ocurre a muchas novias, está algo agobiada porque son muchas cosas a la vez a las que prestar atención para que todo salga perfectamente.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias