Sorprendentes confesiones

El Hormiguero | Un vicio inconfesable, la banda sonora de su vida y el motivo de sus lágrimas: Rafa Nadal como nunca

El tenista ha mostrado su lado más desconocido en una entrevista divertida y de lo más sincera

  • LOOK

Rafa Nadal es el número uno del tenis y uno de los deportistas más carismáticos de todos los tiempos, pero cuando sale de la pista es un hombre de hoy en día que disfruta estando con los suyos, viviendo en su ciudad natal, y por supuesto divirtiéndose en sus ratos de ocio con algunos de sus pasatiempos favoritos. Así se mostró en ‘El Hormiguero’ el jueves, siendo el último invitado estrella de esta semana y solo un mes después de emitirse el programa ‘Mi casa es la tuya’ en el que estuvo charlando con Bertín Osborne.

Tras recibir la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo de la mano de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, el manacorí vivió una noche divertida en el programa de Pablo Motos donde mostró su lado más desconocido, ese que empieza a exponer cada vez más. Es una persona muy celosa de su vida privada, pero en los últimos meses el tenista se ha abierto en canal hablando de sus gustos culinarios, musicales, cinematográficos y desvelando cómo se comporta en la intimidad de su casa.

Rafa Nadal se ha mostrado como nunca/Flickr
Rafa Nadal se ha mostrado como nunca/Flickr

Tiene nervios de acero en cada partido, pero es abrir la despensa y volverse loco por un dulce en particular por el que también se pirra Isabel Preysler. Es en ese momento cuando su mujer, Mery Perelló, tiene que imponerse: «En la pista tengo mucho autocontrol, pero con el chocolate…mi mujer me lo esconde», aseguraba entre risas. Genio y figura la de la pareja del deportista que suele dejarse ver en un discreto segundo plano animando a su marido en las gradas de todo el mundo.

Su mujer es la encargada de quitarle el chocolate, uno de sus vicios inconfesables/Flickr
Su mujer es la encargada de quitarle el chocolate, uno de sus vicios inconfesables/Flickr

Entre bromas y preguntas sobre su trayectoria profesional, Nadal también contó que le gusta estar informado sobre todo lo que ocurre en nuestro país conectándose a las web de los distintos periódicos nacionales. Pero no siente especial predilección por lo que se escribe sobre él como explicó. «Cuando aparezco yo, leo el titular y no la abro casi nunca, especialmente antes de los partidos».

Alejandro Sanz es uno de sus artistas favoritas, su disco 'Más' fue el primer disco que compró con su propio dinero/Flickr
Alejandro Sanz es uno de sus artistas favoritas, su disco ‘Más’ fue el primer disco que compró con su propio dinero/Flickr

El mallorquín también le contó a Pablo Motos que ‘Más’ de Alejandro Sanz fue el primer disco que se compró con su propio dinero y además reconoció que es un enamorado de la música en directo, por lo que no duda en asistir a conciertos siempre que su apretada agenda profesional se lo permite. «He estado en varios de Julio Iglesias, estuve viendo a Shakira en Montreal, a David Bisbal…No he tenido muchas opciones».

Es también un cinéfilo empedernido y un romántico «de lágrima fácil» como él mismo reconocía con cierto pudor al decir además que es muy sensible. «He llorado muchas veces viendo películas, con ‘E.T.’ cuando era pequeño, con ‘El rey león’. Cuando se murió Mufasa fue un drama. Y con ‘Titanic’ también».

Sensible y "de lágrima fácil", el manacorí le contaba a Pablo Motos cuáles son las películas que le tocan la fibra/Flickr
Sensible y «de lágrima fácil», el manacorí le contaba a Pablo Motos cuáles son las películas que le tocan la fibra/Flickr

Por supuesto Pablo Motos no quiso pasar por encima por el gran defecto de Rafa Nadal: su problema con la puntualidad. Algo de lo que ya se habló en el programa de Bertín Osborne. Pero parece ser que el 13 veces campeón de Roland Garros se sintió como en casa en ‘El Hormiguero’ y confesó los motivos por los que siempre llega tarde. «Es porque estoy en el sofá y digo ‘voy sobrado de tiempo’ y en el último momento siempre pasa algo que me hace llegar tarde cinco minutos». Pero es algo que parece que ha ido corrigiendo con el paso del tiempo: «Cuando era joven llegaba más tarde. Por ejemplo, quedaba con mis amigos para ir de fiesta y, ¿a qué hora empieza la fiesta en Mallorca? Pues como a las dos. Si quedábamos antes para cenar, ¿qué hacía allí desde las nueve y media? Era mejor llegar una hora tarde y luego ir de fiesta del tirón». ¡Grande, Nadal!

 

 

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias