Cambio climático

Mapfre compensó su CO2 en 2023 con proyectos de reforestación y protección de la naturaleza

Se han plantado 6.252 árboles en áreas degradadas por incendios forestales o por la sobreexplotación del suelo en Galicia

Mapfre, China, CO2, españa, pensiones
Sede de Mapfre.

La compañía Mapfre ha informado de sus actividades realizadas durante el 2023 encaminadas a la reducción de su huella de CO2 centrados en diversos proyectos nacionales e internacionales de reforestación y de protección y recuperación ambiental.

En total, gracias a su actividad en estos ámbitos, la compañía destaca que ha plantado por tercer año consecutivo un total de 6.252 árboles en el municipio de Cerdedo-Cotobade, en Pontevedra (Galicia), a través de sus proyectos de reforestación.

También ha participado en una iniciativa de «deforestación evitada» en Sierra de Caramulo en Portugal, y en la selva amazónica de Brasil, protegiendo áreas degradadas y sometidas a una intensa deforestación. A través de estos programas, Mapfre informa que «la compañía ha compensado un total de 24.298 toneladas de CO2e en 2023».

En España, las reforestaciones realizadas por Mapfre para compensar su CO2 han dado como resultado «el repoblar casi 6,5 hectáreas de zonas afectadas por incendios y a que esos más de 6.000 nuevos árboles absorban un total de 8.445 tCO2e de la atmósfera. Con el de Portugal y Brasil, ha compensado un total de 15.844 tCO2e toneladas de CO2e», según informa la empresa.

Proyectos de reforestación

Para llevar a cabo estas actividades de recuperación y conservación del bosque, Mapfre ha colaborado en España con la empresa CO2 Revolution en dos proyectos de reforestación realizados en el municipio de Cerdedo Cotobade, en Pontevedra (Galicia).

El objetivo de las intervenciones en estas áreas ha sido el recuperar zonas afectadas por los incendios forestales y por la sobreexplotación de los suelos.

Desde la compañía se reseña que «a través de estos dos proyectos, Mapfre se involucra de una manera directa en la creación de riqueza forestal, además de generar empleo local en zona rural e impulsar la economía, el turismo y el desarrollo de la zona».

Deforestación evitada

Así mismo, en Portugal, se ha trabajado con la Asociación Cabeço Santo en un proyecto de «deforestación evitada» dirigida a la recuperación ecológica y paisajística en la zona de Serra do Caramulo, espacio natural severamente degradado por una explotación forestal inadecuada y la expansión de especies invasoras.

Las actividades principales del proyecto en estos territorios portugueses incluyen el control y eliminación de especies invasoras, plantación y siembra de especies autóctonas y mantenimiento del bosque.

Compensación de huella

La compensación de huella de carbono también va más allá de la Península Ibérica saltando el Atlántico con otro proyecto en este caso en Brasil, una iniciativa que busca proteger una zona degradada por la extracción de caucho y que ha estado sometida a una intensa deforestación en la selva amazónica brasileña.

Además, en este país se ha protegido la extraordinaria biodiversidad de la zona y se han generado ingresos adicionales para las familias locales con la implementación de prácticas agrícolas sostenibles.

mapfre, vida, beneficio, resultados, septiembre
Edificio de Mapfre en Madrid (Foto: EuropaPress)

Bosque Mapfre

La compañía cuenta con el proyecto Bosque Mapfre, una iniciativa que engloba las actuaciones de reforestación de la compañía para neutralizar su huella de carbono.

Entre estas actividades están las que realizan los voluntarios de la compañía para plantar árboles y las que llevan a cabo sus empleados para reducir el consumo diario de papel y con las que se consigue evitar la tala de árboles.

Desde Mapfre, además de estas acciones de reforestación y recuperación de espacios naturales, también se destaca que para 2030, la compañía se ha comprometido a ser neutra en carbono en todos los países donde opera.

Entre dichos objetivos destaca que Mapfre reducirá un 43% la intensidad de las emisiones (TonCO2e/ millón de euros invertido) de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de alcance 1 y 2 de la cartera de inversiones del Grupo (renta fija corporativa y renta variable) para 2030, empleando como línea base el año 2022.