Cómo limpiar los asientos de mi coche (si son de tela)

Asientos de tela
Limpiar los asientos del coche es una tarea sencilla, pero a la que no solemos prestar toda la atención que merece.

Todos nos hemos enfrentado alguna vez a la primera mancha del interior de nuestro coche. Es la que más duele, ¿verdad? Por suerte, cada vez hay más productos y soluciones para poder remediar este tipo de imprevistos. Hoy vamos a tratar el tema de cómo limpiar los asientos de nuestro vehículo, siempre y cuando la tapicería sea de tela. ¿Son todas las manchas iguales? ¿Qué debo hacer en cada caso? Vamos intentar arrojar algo de luz sobre el asunto.

Un mantenimiento constante

Limpiar el interior de tu coche no es algo que deba hacerse cada 3 meses, ni tampoco cada día. Lo recomendable es que, al menos una vez a la semana, pases el aspirador por la tapicería de tela. Solamente así lograremos que no se acumule gran cantidad de porquería, especialmente en las juntas donde se unen las distintas secciones a través de costuras. Además, deberás aspirar la suciedad de la parte central del asiento hacia fuera.

Después de aspirar

Si quieres completar correctamente el proceso de limpiado de los asientos de tu coche, tienes dos opciones diferentes después de aspirar. La primera de ellas es utilizar una espuma seca específica que se aplica sobre la propia tela. Ésta actuará durante unos minutos, siendo el número concreto de ellos el que indique cada fabricante.

Si no quieres gastarte el dinero en un producto de este tipo, siempre puedes optar por utilizar una esponja humedecida ligeramente con agua y detergente para la ropa. Frótala con suavidad en los asientos y deja secar al aire. Tanto con este método como con el anterior, debes tener siempre las puertas del coche abiertas para ventilar.

¿Y si hay una mancha en concreto?

Actuar contra una mancha de las que no sean habituales tiene una clave sobre todas, que no es otra que la de atacarla lo antes posible. Cualquier mancha de bebida, de barro o demás acabará penetrando por la tela hasta el punto que sea imposible eliminarla. Por ello, es imprescindible que tratemos de limpiarla según se produzca, con lo que no está de más que en tu coche siempre haya unas toallitas húmedas o algo similar.

Las manchas más comunes

Podemos manchar la tapicería de nuestro coche de miles de formas, pero varias de las más comunes son las siguientes. Por ejemplo, ante una bebida derramada o un vómito, lo más efectivo es el agua con jabón. Eso sí, en el caso de lo segundo deberás acompañarlo de un ambientador, porque no es sencillo que ese olor se elimine con la simple limpieza. Si nos encontramos barro, lo ideal es esperar a que se seque para frotarlo con un cepillo sin mojar, para que cuando hayamos retirado la mayoría podamos limpiar los restos con un cepillo húmedo. Peor lo tenemos si hemos manchado los asientos de grasa, para lo cual deberíamos usar productos más agresivos con componentes como acetona o benzol.

Lo último en Motor

Últimas noticias