Iker y Sara, la pareja indestructible

Iker Casillas y Sara Carbonero celebran el aniversario más especial de su vida, aquel en el que el marcador se puso a cero.

Iker Casillas y Sara Carbonero
Iker Casillas y Sara Carbonero en un fotomontaje de Look / Gtres
  • LOOK

Pocas historias de amor tuvieron comienzos tan difíciles como la de Iker Casillas y Sara Carbonero. Presión máxima sobre la pareja en aquel Mundial Sudáfrica 2010: primera ronda de partidos y España pierde 0-1 ante Suiza. La culpable: Sara, la guapa periodista que “descentraba” al arquero al estar allí, en el campo, su puesto de trabajo. La afición encendida y las cosas comenzaban mal para La Roja. No fue nada fácil para ellos. Finalmente, el triunfo de España y el inolvidable beso del arquero a la periodista callaron bocas para siempre. Lamentablemente, la vida les aguardaba con otros momentos muchísimo más duros que afrontar. El primero de mayo del pasado año, Casillas sufrió un infarto que felizmente superó, pero paró su vida deportiva. Pocos días después, cuando se recuperaban del susto, Sara se enfrentaba a una dura batalla contra el cáncer. Un año después, la pareja comparte aniversario: él cumple 39 años y ella, más de 365 días superados.

Iker Casillas y Sara Carbonero
La pareja comparte aniversario: él cumple 39 años y ella, más de 365 días superados / Gtres

Felices, enamorados, padres de 2 hijos y con éxito en sus respectivos trabajos; de tenerlo todo a que su mundo se tambalease. Sin embargo, ellos, Iker y Sara, forman el mejor equipo y juntos, codo a codo, como en el poema de Benedetti, son mucho más que dos. Es cierto que esta terrible pandemia que sufre el mundo entero ha complicado un poco más las cosas a la pareja, que contrajo matrimonio en la primavera de 2016 en una ceremonia íntima. Confinados en su casa de Oporto (Portugal), más equipo que nunca. Sara sigue su tratamiento y supera cada paso con entereza. Entregada a sus hijos, disfruta de la vida a fuego lento, esa que predica en su marca ‘Slow Life’ que fundó con su íntima amiga, la también periodista Isabel Jiménez, y a la que invita desde su perfil de Instagram.

View this post on Instagram

Cuando aún no nos habíamos recuperado de un susto, la vida nos ha vuelto a sorprender. Esta vez me ha tocado a mí, esa dichosa palabra de 6 letras que todavía me cuesta escribir. Hace unos días en una revisión, los médicos me vieron un tumor maligno de ovario y ya he sido operada. Todo ha salido muy bien, afortunadamente lo hemos pillado muy a tiempo pero todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente. Estoy tranquila y con la confianza de que todo va a salir bien. Sé que el camino será duro pero también que tendrá un final feliz. Cuento con el apoyo de mi familia y amigos y con un gran equipo médico. Aprovecho para pedir desde aquí a mis compañeros periodistas el respeto y la comprensión con los que siempre me habéis tratado, especialmente en estos momentos tan difíciles y delicados para mí y mi familia.

A post shared by Sara Carbonero (@saracarbonero) on

Este jueves se cumple un año desde que eligiera al escritor japonés Haruki Murakami para contarnos, desde su perfil de Instagram, que en una revisión rutinaria le pusieron frente a esa maldita enfermedad de seis letras que cuesta tanto escribir, como ella mismo decía en aquel mensaje que conmocionó a su legión de seguidores: «Esta vez me ha tocado a mí, esa dichosa palabra de 6 letras que todavía me cuesta escribir. Hace unos días en una revisión, los médicos me vieron un tumor maligno de ovario y ya he sido operada. Todo ha salido muy bien, afortunadamente lo hemos pillado muy a tiempo, pero todavía me quedan unos meses de lucha mientras sigo el tratamiento correspondiente», escribía la periodista.

Sara Carbonero
Sara Carbonero se convirtió en el mejor apoyo de Iker cuando sufrió el infarto. Y él hizo lo misma cuando ella supo de su enfermedad / Gtres

Icono de belleza y moda, Sara Carbonero comenzó en periodismo como becaria, primero en Tarancón (Cuenca), luego en Radio Marca, y en la Ser. De allí pasó a la Sexta y luego a Telecinco. Su vida dio un vuelco cuando se enamoró de Iker, ídolo del madridismo y del futbol español e internacional. Para entonces ya se había convertido en uno de los rostros más seguidos de la televisión. Tras hacerse oficial su noviazgo en el mundial de Sudáfrica 2010, su relación se consolidó y en 2014 llegó Martín, su primer hijo. La pareja puso rumbo a Portugal en 2015, tras fichar el guardameta por el F.C Porto. El mítico aquero dejaba el Real Madrid tras 25 años en el club de sus amores, en el que ingresó con tan solo nueve. Una salida no exenta de polémica y que disgustó a muchos madridistas.

Considerado el mejor portero de la historia del fútbol español, Iker levantó junto a Sara su nido frente al mar, lejos de casa. En 2016 llegó el pequeño Lucas y el matrimonio se acomodaba a la vida en Portugal. Sara volvió a trabajar y todo parecía perfecto.

El madrileño se adaptó bien al nuevo club y dejó el listón alto antes de su forzada marcha tras sufrir el infarto en mayo del pasado. Él mismo anunció en febrero pasado su candidatura a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) e ilusionaba de nuevo a la afición con su proyecto de defender y trabajar por el bien del futbol. La terrible pandemia del coronavirus lo ha parado todo: las elecciones en la RFEF, su vuelta a España, la nueva etapa junto a Sara. La salud les dio un susto a ambos en mayo pasado, pero ambos se recuperan y sobre todo se mantienen indestructibles como pareja.

En uno de sus posts de Instagram, Sara Carbonero recuperaba la frase de un mantra que dice: “Aún estamos a tiempo de todo”. Felicidades, pareja. Estáis más que a tiempo.

 

Lo último en Famosos

Últimas noticias