Natalia Sánchez narra el momento más emocionante de su vida

Natalia Sánchez y Marc Clotet dieron la bienvenida a su segundo hijo hace tan solo unos días.

Natalia Sánchez
Natalia Sánchez ha relatado el emocionante primer encuentro de sus hijos / Instagram
  • LOOK

Todavía no ha cumplido 30 años, le quedan todavía varios meses, pero Natalia Sánchez sabe que ya ha vivido dos de los momentos más emocionantes de su vida. En pleno confinamiento por el coronavirus, la actriz hacía frente a la recta final de su embarazo, una etapa llena de emoción que disfrutó en compañía de su chico, el también actor Marc Clotet, y su hija pequeña. Si bien le hubiera gustado que la llegada del niño, que se llama Neo, se hubiera en un situación normal para disfrutarla rodeada de los suyos, la madrileña no puede estar más feliz.

Hace apenas diez días la pareja daba la bienvenida a Neo, un bebé que pesó al nacer nada menos que 4 kilos y que llegaba tras un «parto mágico» que propiciaron que el niño y la mamá tuvieran que estar en el hospital solo durante 24 horas. Fue entonces, cuando recibieron el alta, cuando comenzó un nuevo capítulo en las vidas de Marc y Natalia como papás de dos niños.

View this post on Instagram

Ahora dice que no quiere salir…🤷‍♀️Después de 3 meses amenazando con nacer antes de tiempo resulta que está muy a gusto en su “fase 0” y que pasa de “desescaladas”…🤦‍♀️ Ya voy camino de la semana 41 de embarazo y he obedecido a todas las recomendaciones de amigas, madres, abuelas, blogs, internet..He subido y bajado escaleras durante horas, he bailado como si no hubiera un mañana, no paro de comer dátiles, he comido más comida picante que en toda mi vida, he tenido a Lia todo el día mamando… y nada..¡que no se anima! 🙆‍♀️Si tenéis algún consejo ¡Soy toda oídos!🙏 Moraleja: Como dice mi madre: ya desde antes de nacer, [email protected] [email protected] siempre hacemos lo que nos da la gana!😅🤦‍♀️

A post shared by Natalia Sánchez (@natasanchezmol) on

Precisamente, fue ese momento, en el que Lia conoció a su hermano pequeño, el que ha pasado a ser uno de los favoritos de la vida de Natalia Sánchez. Así lo ha reconocido ella misma en su última publicación de Instagram, en la que ha narrado como sucedió ese primer cara a cara. «He vivido pocos momentos tan emocionantes como este», asegura.

View this post on Instagram

4’08kg de ternura que se han hecho esperar…¡Bienvenido al mundo, Neo!✨ No sé ni por dónde empezar… ahora mismo soy un cocktail de hormonas inundado en lágrimas y no puedo ni ver el teclado del móvil… Neo ha llegado al mundo el 19/05, un poco más tarde de lo esperado pero de la forma en que me lo había imaginado…❤️ Ha sido un parto 100% respetado, natural, sin epidural y poniendo toda la escucha y atención a lo que mi instinto y mi cuerpo me pedían… Luz tenue, canciones que me llenan el alma, mi amor @marc_clotet, y todas las mujeres de mi vida, las que han parido y las que no, como ángeles de la guarda susurrándome “tú puedes” y agarrándome la mano…ha sido la experiencia más increíble que he vivido jamás y todavía sigo en una nube…Menudo viaje…💫 Qué distinto es todo la segunda vez…qué distinto el lugar, aun siendo el mismo y qué distinta tú, aun siendo “la misma”… Con Lia estuvimos 7 días en el hospital, era un parto de riesgo y nuestra única misión era sacar adelante a esos poco más de 2kg que llegaron bastante antes de tiempo… Esta vez ha sido todo tan rápido, tan intenso..A las 24h nos han dado el alta, con un bebé de 4kg, en perfecto estado de salud, tras un parto mágico, sin miedo, en un momento muy “diferente” a nivel mundial y no he llegado ni a saber el número de habitación… La vida nunca deja de sorprendernos.. Ahora toca descansar, adaptarnos a nuestra nueva familia y disfrutar de cada segundo de este momento único… ¡Qué ganas!🙏😍 Gracias a [email protected] por acompañarnos una vez más con tantísimo cariño… De verdad, es increíble… ❤️ Gracias al @sjdhospitalbarcelona por hacerlo taaaan fácil, a Moira, a la Dra.Miró, a Claudia, a María y a todo el grandísimo personal.. Y como siempre y por supuesto a ti, el mejor compañero de viaje de este planeta.. gracias una vez más por todo y por tanto…❤️ Te quiero @marc_clotet , ya somos 4..🙏⭐️

A post shared by Natalia Sánchez (@natasanchezmol) on

Cuando llegaron a casa del hospital, ella se quedó con el bebé mientras que Marc fue a recoger a su hija a casa de sus abuelos. «Yo esperaba en el salón de casa, impaciente, como una niña la noche de Reyes y Neo dormía en la habitación para que yo pudiera recibir a Lia. Nada más escuchar la cerradura de la puerta rompí a llorar…¡Empezamos bien!, pensé», comienza explicando Natalia.

«Estaba tan nerviosa y emocionada a la vez… Era la primera vez que me había separado de ella 24h desde que nació y, claro, ella estaba tan contenta pero yo pensaba que, para entonces, ya me habría dejado de querer y me odiaría, por supuesto, por haber tenido otro hijo (sí, así de melodramáticas somos algunas…🤷‍♀️). Cuando atravesó la puerta del salón y la vi… Dios mío…¡QUÉ MAYOR! De pronto era una niña enorme, altísima, que ¡bien podría estar llegando de la universidad!(insisto, el melodrama es lo mío🤦‍♀️). Según me vio, vino corriendo a mi pecho. Me miró y, sin soltar el pecho (claro), me sonrió como si nada hubiera pasado…¡Bien! ¡Me sigue queriendo!, pensé. Y volví a llorar. Las dos reímos».

View this post on Instagram

Lia, este es Neo✨He vivido pocos momentos tan emocionantes como este. Al llegar a casa del hospital, Marc fue a recoger a Lia a casa de sus “avis”. Yo esperaba en el salón de casa, impaciente, como una niña la noche de Reyes y Neo dormía en la habitación para que yo pudiera recibir a Lia. Nada más escuchar la cerradura de la puerta rompí a llorar…¡Empezamos bien! pensé.🤦‍♀️ Estaba tan nerviosa y emocionada a la vez… Era la primera vez que me había separado de ella 24h desde que nació y, claro, ella estaba tan contenta pero yo pensaba que, para entonces, ya me habría dejado de querer y me odiaría, por supuesto, por haber tenido otro hijo (si, así de melodramáticas somos algunas…🤷‍♀️). Cuando atravesó la puerta del salón y la vi… Dios mío…¡QUÉ MAYOR! De pronto era una niña enorme, altísima, que ¡bien podría estar llegando de la universidad!(insisto, el melodrama es lo mío.🤦‍♀️). Según me vio, vino corriendo a mi pecho. Me miró y, sin soltar el pecho (claro), me sonrió como si nada hubiera pasado…¡Bien! ¡Me sigue queriendo! pensé. Y volví a llorar. Las dos reímos. Mi niña…tan grande y tan pequeña a la vez… Tras tener nuestro momento le dije que en la habitación estaba Neo y que le había traído una muñeca muy bonita (la idea era que la llegada de Neo no fuera la única “novedad” del día así que cogimos la más hortera que encontramos en la tienda del hospital 🤷‍♀️)”¿Quieres ir a la habitación a conocerles?” Ella asintió emocionada. Al entrar en la habitación se quedó pasmada. Me agarraba la mano fuerte y no sabía muy bien a quién mirar, si a la muñeca o a Neo. Le dije: tú coge a la muñeca, yo cojo a Neo y vamos al sofá ¡corre! Aceptó. Ya en el sofá volvió a poner su atención en Neo. Se acercó, le tocó suavemente los pies y, en cuanto Neo se movió, ella quitó la mano corriendo y rió nerviosa. Supongo que no esperaba que ese “muñeco” se moviera y estuviera calentito…Todos reímos(un poco nerviosos, también). Después, y por iniciativa propia, volvió a cogerle suavemente los pies, esta vez para darles un beso. Yo volví a llorar. Ya somos 4… Fin.❤️

A post shared by Natalia Sánchez (@natasanchezmol) on

Tras ese momento tan especial, le contó a la pequeña que su hermano la estaba esperando en la habitación y que le «había traído una muñeca muy bonita (la idea era que la llegada de Neo no fuera la única “novedad” del día así que cogimos la más hortera que encontramos en la tienda del hospital 🤷‍♀️) ‘¿Quieres ir a la habitación a conocerles?’ Ella asintió emocionada».

Fue entonces cuando se produjo el momento. «Al entrar en la habitación se quedó pasmada. Me agarraba la mano fuerte y no sabía muy bien a quién mirar, si a la muñeca o a Neo. Le dije: tú coge a la muñeca, yo cojo a Neo y vamos al sofá ¡corre! Aceptó». Ya en la tranquilidad del salón, Lia se fijo en su hermano. «Se acercó, le tocó suavemente los pies y, en cuanto Neo se movió, ella quitó la mano corriendo y rió nerviosa. Supongo que no esperaba que ese ‘muñeco’ se moviera y estuviera calentito… Todos reímos (un poco nerviosos, también). Después, y por iniciativa propia, volvió a cogerle suavemente los pies, esta vez para darles un beso. Yo volví a llorar. Ya somos 4… Fin.❤️».

Lo último en Famosos

Últimas noticias