cabello

Descubre de qué manera el estrés compromete la salud de tu cabello

Descubre de qué manera el estrés compromete la salud de tu cabello
Descubre de qué manera el estrés compromete la salud de tu cabello

Es posible que alguien te haya explicado  -o puede que lo hayas leído en algún lugar-, que en las épocas de más estrés o en las que estás sometida a nervios y a mucha presión tu piel y tu cabello pueden verse afectados. Sí, por esto deben saber cómo el estrés compromete la salud de tu cabello.

Pues si no, se ve más frágil y produciéndose -en el caso de la piel- episodios de acné grave, o -en el caso de nuestra melena- una notable caída de cabello y mechones quebradizos al cepillarnos tanto en seco como bajo la ducha e incluso un cambio en el crecimiento de pelo nuevo, que ya nace, por culpa del estrés, significativamente más fino.

Y si ya has empezado a sufrir estos síntomas o hace tiempo que te afectan, seguramente estés preocupada o piensas que como el motivo es emocional (y no es tan sencillo controlar el estrés o decidir cómo nos afectan los acontecimientos que tienen lugar en nuestra vida), hayas dado esta lucha por perdida, y te hayas acostumbrado a tu nueva melena y hayas pensado que en tiempos de bonanza y relax, tu cabello quizás mejora visiblemente.

Combate la caída de pelo provocada por el estrés

Si bien es cierto que es difícil arreglar el foco del problema y controlar el estrés que sufrimos o reducirlo (aunque hay mucha gente que apuesta por técnicas de mindfulness para lograr controlar mejor sus emociones y el efecto que estas tienen en nuestro cuerpo y en nuestra salud), sí puedes combatir las consecuencias y menguar los efectos negativos que el estrés tiene en tu cabello.

Es tan sencillo como centrarte en los otros aspectos de tu rutina que sí puedes controlar y que te ayudarán a mejorar la salud de tu melena.

Estos son la alimentación o el descanso, teniendo también en cuenta que en cualquier caso puedes aplicar productos especialmente formulados para evitar la caída o para fortalecer el cuero cabelludo. Las opciones son múltiples para que el estrés no comprometa la salud de tu cabello.

Confía en productos cosméticos de farmacia y en algún suplemento vitamínico

A menudo, lavar el cabello con un champú regenerador anticaída y secarlo con suaves presiones de la toalla (sin frotar en exceso el cuero cabelludo) puede ser útil para solucionar un cuero cabelludo debilitado por la ansiedad y el estrés.

Para darle a tu pelo el extra de cuidado y vitalidad que necesita en esta situación, otra buena idea puede ser usar lociones o ampollas anticaída para combinarlas con el champú específico, ya que a menudo este suele no ser suficiente y conviene combinarlo con el uso de estos productos.

Al no necesitar aclarado, los activos que se incluyen en estas ampollas tienen más tiempo para penetrar ¡y por ello resultan muy efectivas! Así que si sigues las indicaciones del producto o del especialista (pues depende de tu caso deberás aplicarlas a diario o solamente en días alternos), seguro que en pocas semanas notarás los resultados. Aunque recuerda ¡que ser constante con el tratamiento es vital!

Si además te haces un masaje cada noche para activar la circulación sanguínea y favorecer la llegada de los nutrientes a la raíz del cabello -lo mejor será que lo hagas con la yema de los dedos y con movimientos circulares recorriendo toda la cabeza-, verás como notas una mejora significativa en tu melena sin la necesidad de recogerte el pelo cada día para disimular la caída.

 

 

Lo último en Estilo

Últimas noticias