Gastronomía

5 alimentos con los que obtener calcio que no son de procedencia animal

El mundo del veganismo hace que busquemos buenos alimentos con calcio que no sean de procedencia animal.

5 alimentos con los que obtener calcio que no son de procedencia animal
5 alimentos con los que obtener calcio que no son de procedencia animal

El mundo del veganismo hace que busquemos buenos alimentos con calcio que no sean de procedencia animal. Bien si somos intolerantes a la lactosa y no podemos tomar nada de leche y sus derivados o queramos dejar atrás todo lo que venga de un animal. Según la organización mundial de la salud debemos tomar calcio a diario para mantener nuestro cuerpo en forma. Para poder hacerlo nada mejor que conocer los alimentos que nos proporcionan este elemento para crear un menú saludable de excepción.

Estos son los 5 alimentos con los que obtener calcio que no son de procedencia animal

Las naranjas son una de las frutas con más calcio. Aunque nunca hubiéramos pensado que de una fruta se obtiene calcio, la realidad es que así es. Un 7% de las necesidades diarias de este elemento pueden venir de una naranja como desayuno, postre o merienda. Merece la pena apuntarla en la lista de la compra para conseguir aportarle a nuestro cuerpo lo que necesita.

Los frutos secos son imprescindibles. Este alimento además de darnos una buena cantidad de calcio posee una serie de beneficios enormes. La grasa saludable que le darán a nuestro cuerpo sumada a una cantidad de proteínas, que si somos veganos nos harán mucho bien. También son ricos en antioxidantes para parar un poco el tiempo y estar en plena forma.

El brócoli posee una buena cantidad de calcio que se absorbe rápidamente. Quizás no tengamos en cuenta que esta verdura, amada por unos y odiada por otros puede darnos la aportación de calcio que necesitamos. Una gran aliada de nuestra salud integral que hará las delicias de grandes y pequeños. En formato de croquetas o gratinado al horno está increíble.

Los higos aportan una gran cantidad de calcio. Si tuvimos la suerte de vivir en una casa de campo mediterránea, casi todas tenían una higuera. A finales del verano se dejaban secar los higos y se hacía una especie de pan que era el postre del otoño por excelencia. Este gesto nos proporcionaba sin saberlo una gran cantidad de calcio, los higos aportan 135 mg de calcio.

Los frijoles son uno de los alimentos que más calcio nos aportan. 175 mg de calcio y una gran cantidad de fibra, esta es la carta de presentación estas legumbres que se convertirán en grandes aliadas de nuestra salud. Cada semana debemos comer, al menos un día a la semana o dos legumbres. Unos frijoles estofados con cebolla y verduras pueden aportarnos muchos beneficios.

Lo último en Estilo

Últimas noticias