LISTA DE POLÉMICAS

Punto por punto: todo sobre el ‘declive’ de Máxima de Holanda

Los últimos meses, los reyes Máxima y Guillermo han acaparado portadas más por ciertos escándalos que por su papel institucional

2020 no está siendo un buen año para los reyes de Holanda. Al margen de la crisis sanitaria del coronavirus que ha puesto en jaque a la población y las economías de todo el mundo, Máxima y Guillermo han tenido que enfrentarse a otros frentes, algunos de ellos directamente relacionados con su actitud ‘poco ejemplar’ ante la pandemia, pero otros con una cuestión económica.

 

Hace apenas unos días, la pareja tenía que volver de manera precipitada de una escapada familiar al saltarse las recomendaciones del Gobierno para la prevención del coronavirus. Los Reyes y sus hijas habían aprovechado las vacaciones de otoño de las princesas para poner rumbo a su residencia en Grecia, a pesar de que el Ejecutivo había anunciado medidas que afectaban a los desplazamientos fuera del país. Cuando apenas llevaban un día en Grecia se veían obligados a volver rápidamente en un vuelo regular y el primer ministro explicaba que había sido su error, ya que estaba al tanto de este desplazamiento contrario a las normas. Desde la Casa Real también confirmaban la vuelta de los Reyes y emitían un comunicado en el que reforzaban su compromiso en la lucha contra la pandemia.

Pero este comunicado no ha sido suficiente. Poco después de que desde la Casa Real se emitiera, saltaba la noticia de que las princesas Amalia y Alexia habían permanecido más tiempo en Grecia, hasta mitad de semana. La excusa, no había billetes, algo que la población holandesa no acaba de entender, dado que se trata de su Primera Familia. Ante este aluvión de críticas, el miércoles los Reyes tomaban cartas en el asunto y emitían un mensaje nunca antes posible: un vídeo en el que se disculpaban por su actuación y reconocían que había sido imprudente viajar a Grecia. Además aseguraban que estaban muy comprometidos con la lucha contra el virus y lamentaban haber traicionado la confianza del pueblo. Poco después, uno de los fotógrafos más reputados en cuestiones de Casa Real captaba a las princesas haciendo un buen uso de las mascarillas, concretamente a Alexia llevando un diseño de Jan Taminiau con fines solidarios. Un punto más para reforzar su compromiso con la situación.

Máxima
Máxima y Guillermo durante el vídeo / Gtres

Más allá de esta precipitada vuelta y el posterior arrepentimiento, parece que los reyes Guillermo y Máxima de Holanda no tienen muy interiorizado el comportamiento adecuado en términos de prevención de la covid – puede que a partir de ahora actúen en consecuencia-. El pasado verano, una vez que se levantaron las principales restricciones impuestas para controlar los contagios, la Familia Real ponía rumbo a su residencia veraniega en Grecia. Una exclusiva propiedad que, ya en su día, hace varios años, fue objeto de críticas por la serie de modificaciones que hubo que realizar en el entorno de la propiedad para garantizar la seguridad de los Orange y que fueron autorizadas por el Gobierno en medio de protestas de los ecologistas. Sin embargo, una vez superado este escollo, este año las críticas han venido por la conducta poco responsable de la pareja, que se dejaba fotografiar en una de las islas junto al dueño de un restaurante, sin distancia de seguridad y sin mascarillas. Una imagen que se volvía viral en redes sociales y por la que tuvieron que disculparse: “ha aparecido una foto en medios en la que se ve cómo mantenemos muy poca distancia. Por la espontaneidad del momento no le hicimos caso. Por supuesto que deberíamos haberlo hecho porque el cumplimiento de las normas del coronavius también es esencial durante las vacaciones para no contraer el virus”, explicaron los Reyes a través de sus redes sociales.

Máxima y Guillermo de Holanda
Máxima y Guillermo de Holanda, en el punto de mira por su polémico comportamiento/Gtres

Pero no ha sido este el único escándalo para Guillermo y Máxima de Holanda este verano. Mientras otros royals, incluidos don Felipe y doña Letizia, han abogado por la austeridad en consonancia con la complicada situación que está viviendo el mundo entero, los holandeses no han bajado su tren de vida en exceso, lo que les ha puesto en el punto de mira. Al margen de su comportamiento en Grecia, la pareja también estrenó este año un nuevo yate valorado en dos millones de euros y a pesar de que no era su intención que se hiciera público este detalle, lo cierto es que gracias a los paparazzi se conoció toda la información relativa a la embarcación.

Al margen de las polémicas por los excesos de su tren de vida, hay otras cuestiones que también han provocado un cierto declive en la popularidad de Máxima. Una de ellas tiene que ver con su hija mayor, la princesa Amalia. No queda mucho para que la joven cumpla 18 años y está previsto que entonces comience a recibir un sueldo anual cercano al millón y medio de euros. Sin embargo, sus padres no quieren que se asuma un papel institucional hasta que termine sus estudios, lo que ha generado un intenso debate sobre qué debería hacerse con esos fondos que ya están presupuestados a tal fin.

 

Aunque ahora las principales críticas proceden de su comportamiento en relación a la pandemia, hace unos meses, Guillermo y Máxima de Holanda acapararon titulares por una de las joyas de la Corona, la carroza de oro. Desde el año 2015, el carruaje más conocido de la Familia Real está fuera de servicio, sin embargo, ahora se encuentra de plena actualidad. Se trata del Gouden Koets, la carroza que le regalaron a la reina Guillermina con motivo de su coronación en 1898 y que inspiró a Walt Disney en varias de sus películas. Una carroza que ha llevado a Guillermo y a Máxima de Holanda en numerosas ocasiones, pero que ahora, pasa por un momento delicado porque los costes de su remodelación no parecen muy claros y porque además algunos de sus paneles han sido calificados como ‘racistas’. Los Reyes han preferido mantenerse mantenerse al margen y han tomado la decisión de no volver a utilizar el carruaje y que se exponga en un museo.  La carroza suele ser utilizada por los Reyes en el llamado Prinsjesdag, que supone la Apertura del Parlamento, en un periplo que va desde el Palacio Real hasta el Binnenhof, aunque este año, además de por la polémica, la crisis sanitaria ha cambiado el modus operandi. Por ahora está previsto que se lleve a cabo la remodelación del carruaje, que comenzó hace un lustro y en cuanto termine se expondrá en el Museo de Ámsterdam.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias