Pasando desapercibidos

De incógnito y bajo medidas antiCovid: Federico y Mary de Dinamarca, de boda en España

Federico y Mary de Dinamarca
Federico y Mary de Dinamarca de incógnito en España/Gtres

Federico y Mary de Dinamarca han estado en España como parte de su agenda privada. Y es que el heredero al trono danés y su mujer han viajado a nuestro país para ejercer de invitados de excepción en la boda de unos amigos cercanos, Leonora Sisseck y Carlos del Río. Así lo afirma en exclusiva la revista ‘Semana’, explicando que la boda ha tenido lugar en la localidad vallisoletana de Valbuena de Duero, durante un fin de semana en la que se han celebrado varias bodas de postín. Entre ellas las de Felipe Cortina y Amelia Millán y la de Inés Pérez-Pla y Alberto Pablos.

Federico y Mary de Dinamarca
El heredero al trono danés y su mujer han estado en nuestro país en la boda de unos amigos/Gtres

Federico y Mary de Dinamarca asistieron en calidad de invitados de la novia, Leonora Sisseck, arquitecta de profesión e hija del prestigioso bodeguero danés Peter Sisseck, gran amigo de los príncipes. La celebración religiosa tuvo lugar en el Monasterio de Santa María de Valbuena, situado en la localidad antes mencionada, a unos 40 kilómetros de la capital pucelana. Hasta allí viajaron estos ‘reales’ invitados que pasaron totalmente desapercibidos en este fin de semana de celebración al más puro estilo castellanoleonés, regado con los mejores caldos de la tierra.

Y es que al parecer, y según afirma la publicación, los invitados que llegaron el viernes pudieron disfrutar de una fiesta preboda en la Hacienda Monasterio, que lidera Sisseck desde 1990. Se trata de un enclave de 167 hectáreas rodeado de viñedos y que está localizada en la denominada ‘milla de oro’ vinícola, debido a la calidad de la uva de la zona.

Federico y Mary de Dinamarca
Federico y Mary pasaron totalmente desapercibidos/Gtres

Federico y Mary de Dinamarca no han querido robarle el protagonismo a los novios y por eso han preferido pasar totalmente desapercibidos durante esta breve estancia en España. Por el momento no ha salido a la luz ninguna imagen que atestigüe su presencia en nuestro país en este enlace en el que los asistentes han disfrutado de una visita guiada por dos de las bodegas más conocidas de la zona. Una de ellas y como no podía ser de otra manera, la Hacienda Monasterio, situada en Pesquera de Duero, y Dominio de Pingus, en Quintanilla de Onésimo.

A pesar de las pautas de vacunación que se están llevando a cabo en Europa, el enlace se ha llevado a cabo contando con estrictas medidas anticovid. De ahí que los novios solicitaran a sus invitados una prueba PCR realizada antes de la llegada. Pero además, para la celebración del banquete, se cuidó hasta el más mínimo detalle levantando una enorme carpa al aire libre situada cerca de los viñedos.

Nueva visita a la Ribera del Duero

No es la primera vez que Federico y Mary se dejan ver en esta zona de Castilla y León. En septiembre de 2019, el matrimonio disfrutó de una visita a Peñafiel, guiada precisamente por Peter Sisseck. Juntos recorrieron la villa histórica y compartieron mesa y mantel en el Asador Mauro, un restaurante de comida tradicional, especializado en lechazo y con un precio medio de 30 euros por persona sin contar con bebida ni postres.

Y aunque en aquella ocasión también trataron de pasar desapercibidos, lo cierto es que sí se publicó una imagen de ambos durante la comida en el local donde, según contaron los responsables del Asador a ‘Vanitatis’, «llegaron, comieron y se fueron como dos clientes más. No vimos ni guardaespaldas, ni seguridad».

 

Lo último en Casa Real

Últimas noticias