Las tres claves del documental inédito del rey Juan Carlos I

Cuatro años después de su estreno en Francia y tras todo ese tiempo guardado en un cajón, la salida de Juan Carlos I de España ha sido el momento elegido por Televisión Española para emitir "Yo, Juan Carlos I"

Un momento de la intervención del emérito en el documental
Un momento de la intervención del emérito en el documental "Yo, Juan Carlos I" / RTVE
  • LOOK

Entre 2014 y 2015 el rey Juan Carlos I concedió, en un acto sin precedentes, una entrevista de casi cinco horas de duración cuyo montaje, combinado con otros relatos de personas cercanas a él como su hermana, la infanta doña Pilar, se tradujo en el documental «Yo, Juan Carlos I». 

Pero la política entró por medio y, aunque en Francia sí se estrenó, el reportaje quedó guardado en un cajón de nuestro país. Hasta el pasado jueves. Tras la salida del emérito de España, Televisión Española decidió emitir el documento gráfico .

Una imagen inédita de Juan Carlos I de niño / RTVE
Una imagen inédita de Juan Carlos I de niño / RTVE

El gran cambio de vida de Juan Carlos, el niño

Juan Carlos era un niño de apenas 10 años cuando llegó a España a bordo del Lusitania Express. Se había criado junto a sus tres hermanos en el extranjero y, según relata el monarca en el documental, «fue un cambio muy grande».  “Cuando llegué allí no conocía a nadie, me acompañaban unos señores mayores que no conocía” y, con un semblante de lo más serio, el rey emérito relata lo especialmente solo que se sentía en aquel entonces.

Es la infanta Pilar quien, por su parte, confirma uno de los rumores más insistentes sobre el monarca durante su intervención en el reportaje: “Descubrimos que mi hermano era disléxico. Estudiar le costó mucho, era difícil para él. Pero los disléxicos desarrollan otro tipo de inteligencia. Creo que esa gran intuición que tiene viene de ahí”.

Don Juan Carlos y doña Sofía en una imagen de archivo / GTRES
Don Juan Carlos y doña Sofía en una imagen de archivo / GTRES

Su historia de amor y la petición de mano a la reina Sofía

«Era un soltero muy codiciado. Tenía un éxito tremendo, era guapo, simpático y un gran bailarín. ¿Qué más se puede pedir?», dice doña Pilar de su hermano acerca de sus años de juventud. Pero lo cierto es que sobre Juan Carlos estaba la responsabilidad de elegir a una mujer «digna de su estatus» y para ello no tenía demasiadas ocasiones, tal y como él mismo confiesa entre risas en la entrevista: «las familias reales solo nos veíamos en bautizos, bodas y entierros».

Y don Juan Carlos eligió a doña Sofía a la que, tras un breve noviazgo y en plena comida familiar entre los Borbón y los Grecia, lanzó una cajita con un anillo pidiéndole matrimonio desde el otro lado de la mesa y en presencia de todos los comensales.

Las tres claves del documental inédito del rey Juan Carlos I
Don Juan carlos y don Felipe en la última presentación de COTEC / Gtres

Juan Carlos I como hijo y Juan Carlos I como padre

El hecho de que el dictador Francisco Franco eligiese a Juan Carlos como sucesor directo de Alfonso XIII fue algo que no entraba en los planes del joven y mucho menos de su padre, Don Juan de Borbón. Un día Franco me dijo: ‘Le voy a nombrar mi heredero a título de Rey. ¿Acepta usted?’ No me dijo nada más.»

En el documental, el rey asegura arrepentirse de no haberle dado «más boato» al acto en 1977 en el que su padre renunció a todos los derechos dinásticos en favor de él.  En aquel evento don Juan abdicaba de todos sus poderes. «Y ese momento tenía que haber tenido mucha más trascendencia». Eso sí, el emérito comenta orgulloso que, cuando falleció su padre, «tuvo un funeral digno de un rey».

Sobre su relación con su hijo, el rey Felipe VI, don Juan Carlos se muestra seguro y tranquilo. Según relata, tienen una buena relación, hablan a menudo y suelen comer juntos, algo que podría haber cambiado a tenor de los últimos acontecimientos.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias