DECLARACIONES

Tomás Páramo, devastado, cuenta los detalles de su viaje de ayuda a Polonia

Ver vídeo

Tomás Paramo ha sido uno de los rostros conocidos del panorama nacional que no ha dudado en hacer las maletas y viajar a Polonia para prestar toda la ayuda posible a los refugiados que han llegado desde las distintas zonas de Ucrania a raíz del conflicto bélico que estallaba hace varias semanas tras la invasión por parte de los ejércitos del presidente ruso Vladimir Putin.

El influencer se ha mostrado muy afectado por la situación, pero ha recalcado que no dudó en ningún momento viajar, para poder ayudar a los más necesitados. Páramo se ha sincerado con las cámaras de la Agencia Gtres, a las que ha contado cómo ha sido esta experiencia. “Voy a contar lo que puedo. La experiencia ha sido un choque de emociones, porque es verdad que al ir vas con la adrenalina de ayudar a tope y muy inconsciente de lo que vas a ver. Aquí estamos viendo imágenes que nos afectan, pero las vemos desde nuestro sofá. Cuando íbamos para allá lo hicimos con una fuerza… al llegar, ves el horror humano llevado al máximo exponente. Las miradas perdidas de dolor, las madres abrazando a sus hijos, sus hijos con sus peluches, cada uno con su bolsa, que es su casa, su vida a cuestas.  Habiéndolo perdido todo, sin saber dónde van, sin saber que va a ser de ellos, su futuro, si se ha muerto su familia.  Una de las cosas que más me llamó la atención fue ver la solidaridad y es impresionante la ayuda del pueblo polaco que es impresionante”, ha declarado Tomás Páramo, que se siente muy agradecido de que se esté dando visibilidad a este viaje.

Tomás Páramo
Tomás Páramo en un photocall. / Gtres

De las cosas que ha tenido que ver en estos días, una de las que más le ha afectado es la visita a un campo de refugiados: “cuando estuvimos en el campo de refugiados es el mayor dolor que no tengo palabras. Te deja seco. ¡¡¡Y dices, qué puedo hacer yo!!! ¡¡¡Cuánto podemos hacer!!!  Les podemos ayudar, le podemos acoger, pero esa gente está huyendo del mayor horror”, ha dicho.

El amigo de Victoria Federica no ha regresado solo, sino que se han traído a algunas familias: “volvimos con dos familias, con niños de seis y nueve años, le miraba y veía a mis hijos, veía el futuro de mis hijos y te rompes de dolor. Ha sido un viaje con unas emociones llevadas al máximo exponente y al llegar aquí te rompes. Te das cuenta, que hay gente como tú que ha perdido todo”, ha recalcado. Aunque ha sido una experiencia difícil que le ha dejado tocado, reconoce que él no necesita ánimo, aunque le ha costado poder digerir todo lo que ha visto: “me metí en la cama sin ver a nadie, siento imposible contar lo que he vivido. Son imágenes de ficción llevadas a la realidad. Empiezo a dormir y estoy organizando en la cabeza”, ha asegurado.

Tomás Páramo
El influencer con su mujer y su hija pequeña. / Gtres

Tomás Páramo ha reconocido que no dudó en ningún momento que tenía que ayudar: “estábamos en Roma el 24 de febrero y pasamos un día horrible, y desde ese momento pensamos como poder ayudar, y poner al alcance las ayudas que se llevaban a cabo y conciencia a la gente. Nosotros hicimos lo que pudimos y me fui porque me sentía egoísta. Era fácil compartir ciertas cosas y sentía que tenía que remangarme las manos y ponerme en primera fila, y ayudar de forma mediática y física”, ha dicho.

A pesar de que no ha sido una decisión fácil por los peligros que entraña y por dejar aquí a su familia, él tenía claro que no podía dejar de aportar su granito de arena en este complicada crisis: “mi corazón me pedía ir”. El viaje en sí no ha sido sencillo, con muchos impedimentos y problemas: “cuando llegamos fue un derrumbe, no necesitamos ir al psicólogo, necesitamos descansar, y hacer eco que se puede ayudar. Hacer donaciones económicas. Para que las ONG puedan fletar aviones. Hoy aquí en la parroquia de san Jorge haciendo recogida para un camión que sale el jueves”, ha comentado.

Tomás Páramo
El joven junto a la Infanta Elena y su hija. / Gtres

El influencer reconoce que todo lo que vio le afectó de manera especial por ser padre: “te deja roto. Me pasa que cuando veo a mis hijos los veo a e ellos, y me entra un dolor, un dolor en el alma de tanto sufrimiento. De manera colateral he sufrido al ver esas caras, esas miradas perdidas”, ha explicado. De todas maneras, en estos momentos no se plantea ir a un psicólogo: “sabía que todos estamos igual, sabes a lo que vas y es verdad que te rompes, pero allí no puedes romperte. Necesité tiempo, ayer igual, y necesito moverme para saber que sigo ayudando. Si pasa el tiempo y veo que tal…”, ha recalcado el joven, que no tiene dudas sobre la posibilidad de volver. De todas maneras, es consciente de que tiene dos hijos a los que no puede dejar solo, por lo que también podría ir su mujer a ayudar: “que se vaya ella, porque tenemos a nuestros hijos, porque hay que ayudar, pero no hay que olvidar que tenemos hijos pequeños”, ha sentenciado.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias