En el pasado

Tamara Falcó se sincera sobre sus problemas de peso: «Cuando engordé 20 kilos se me cayeron muchos contratos»

La socialité ha querido abrirse en canal sobre sus malos hábitos alimenticios unidos a esos problemas de tiroides que la cambiaron por completo su imagen.

  • LOOK

De un tiempo a esta parte no hay nada que se le resista a Tamara Falcó. Es uno de los rostros de moda en la televisión gracias a ‘El Hormiguero’, abandera varias campañas publicitarias, se desenvuelve con éxito en su faceta como diseñadora, estrena su título de Marquesa de Griñón y tiene suerte en el amor. Su romance con Íñigo Onieva es solo el broche de oro a un gran momento vital de la simpática socialité. Pero no todo el monte es orégano y no lo ha tenido fácil para llegar a este punto. Tamara ha tenido que hacer frente a varios problemas, algunos de ellos de salud, de los que ahora habla como un amargo recuerdo.

Uno de ellos fue su considerable aumento de peso. Unos malos hábitos alimenticios y un desajuste en su hormona del tiroides le hicieron engordar hasta 20 kilos. La hija de Isabel Preysler tocó fondo y ahora vuelve a echar la vista hacia atrás en una entrevista con ‘Vanity Fair’, que la ha hecho portada de su edición de marzo.

Estos problemas de salud tuvieron lugar en el año 2016 y supusieron una importante crisis personal a la propia Tamara Falcó, que confiesa que se miraba al espejo y no se reconocía. El tiroides se descontroló, pero ella también tuvo parte de culpa al seguir una dieta poco recomendable: «En aquella época desayunaba filetes empanados por la mañana». Las primeras sospechas de este incremento de peso y consiguiente engrosamiento de figura tuvo lugar en primavera de 2016, cuando la diseñadora se empezó a dejar ver por los photocalls con un aspecto muy cambiado. No obstante, no escondió sus problemas y posó orgullosa con sus curvas.

Tamara Falcó, posando en 2016, con un notable aumento de peso / Gtres
Tamara Falcó, posando en 2016, con un notable aumento de peso / Gtres

La hija de Carlos Falcó tocó fondo cuando habló con su médico: «Cuando ya había ganado peso, él me dijo: ‘Prepárate ahora para que se te caiga el pelo’. Y dije: ‘¡No! Gorda y calva, eso sí que no», bromeaba por entonces. El año transcurrido del 2016 al 2017 fue bastante duro a nivel físico y emocional para ella, pero gracias a un gran esfuerzo personal logró deshacerse de esos kilos de más que transformaron su silueta. Dietas détox y un entrenador personal día a día fueron sus aliados para conseguir una vida más saludable.

Aquello tuvo una repercusión en su personalidad y le hizo alejarse de los medios y de los eventos hasta que su autoestima estuvo recuperada. Aquel signo también le supuso unas importantes pérdidas de dinero ya que a nivel profesional dejaron de contar con ella: Lo pasé muy mal. Muchos contratos que tenía firmados se cayeron. Algunas marcas me dijeron que mi físico no era el que requerían para sus productos. Me penalizaron», cuenta en su entrevista con ‘Vanity Fair’.

Este asunto llegó a la familia y el debate se instauró entre sus hermanos. «Mi hermano Enrique no lo comprendía. Me decía: ‘Tamara, ¡no te pueden dejar sin trabajo por haber engordado!’». La hija de Carlos Falcó es tan bondadosa y tierna que incluso justificaba que los anunciantes no contasen con sus servicios: «Yo, en parte, entendía que habían contratado una imagen y ya no era la misma, pero tengo dudas sobre si eso era ético», desvela.

Sea como fuere, lo único cierto es que Tamara Falcó ha conseguido dejar atrás esos momentos en los que emocionalmente se derrumbó como un castillo de naipes. Hoy se habla de ella por ser uno de los rostros más carismáticos, queridos y por ser toda una marquesa. Su trabajo le ha costado y ahora solo disfruta de los réditos.

 

 

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias