Intrusismo laboral

Sara Carbonero acusada de intrusismo laboral: “Es infravalorar el trabajo que hacemos”

Sara Carbonero
Sara Carbonero

Intrusismo laboral. Un tema muy complicado del que se acusa a Sara Carbonero tras anunciar su nuevo papel como actriz de doblaje en Los tipos malos,  la última película de animación de DreamWorks que se estrena el próximo 18 de marzo. Era la propia periodista quien daba la noticia en su cuenta de Instagram: “Estoy feliz por poder compartir por aquí que he prestado mi voz a Tiffany Peluchi”. Además, afirmaba que había sido una experiencia maravillosa y adelantaba un poco cómo era ese personaje, con el que se ha sentido bastante identificada por su profesión. “Tifanny es una reportera muy peculiar y espontánea que irá narrando en directo las aventuras y desventuras de la banda de atracadores más buscada y divertida del planeta”, concluía en su post.

Apenas dos días después de comunicar emocionada la sorpresa, llegaban las críticas y no de sus habituales haters, sino del gremio de actores y actrices de doblaje, los cuales denunciaban un supuesto intrusismo laboral de parte de la periodista. El actor de doblaje, Lorenzo Beteta, se pronunciaba en Socialité, defendiendo que si los personajes famosos se dedican a doblar películas están haciendo un gran daño a la profesión, además de quitarles oportunidades a la gente que realmente se dedica a esto: «Esto provoca que cualquier persona crea que lo puede hacer». Además, Beteta, quien ha prestado su voz a personajes icónicos como Lord Voldemort en la saga Harry Potter, denunciaba los altos sueldos que cobrarían los celebrities haciendo este trabajo: “Un famoso en un doblaje, aunque tenga un papel pequeño, cobra bastante más de lo que cobra todo el resto del reparto de la película”. Para finalizar, quiso dejar claro que no se trataba de una cuestión de marketing, ya que consideraba que la gente no va a ir al cine por la voz de Sara Carbonero, sino por la propia película. “Espero que los departamentos de marketing se den cuenta de que realmente no es un valor añadido para la película.  Estamos hablando de un producto que va a quedar para siempre con esa interpretación, que en muchas ocasiones es nefasta”, concluía así su intervención.

Sin embargo, la exmujer de Iker Casillas no es el primer rostro conocido que se inicia en el mundo del doblaje, aunque todos los que lo han hecho previamente también recibieron las mismas críticas en su momento. Dani Martín prestó su voz al actor Jack Black en la película Escuela de Rock y años más tarde contactó con Beteta para disculparse: “Me pidió perdón como actor de doblaje. Me dijo que si le llamaran otra vez para ofrecérselo, ahora diría no. Me dijo que no era tan fácil y que lo que hizo fue una cagada”, contaba en el espacio televisivo.

Siguiendo el hilo, la cantante Lola Índigo también estuvo en el ojo del huracán tras anunciar su participación en la película Space Jam, dándole voz a la protagonista Lola Bunny, un proyecto que la artista cogía con muchísimas ganas tras sacar su canción con el mismo nombre de la protagonista junto a Don Patricio. Está vez, el revuelo no fue para menos y la intérprete de Yo ya no quiero ná tuvo que pedir públicamente perdón, asegurando que donaría todos los beneficios ganados.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias