'Sálvame'

Surrealista y desternillante: así intentó Paz Padilla darle su libro a Isabel Pantoja

La presentadora de 'Sálvame' se salta la valla de Telecinco para intentar localizar a la tonadillera. Una hazaña que grabó con su propio teléfono móvil.

Ver vídeo

Paz Padilla ha conseguido algo impensable, tener una importante cuota de protagonismo el mismo día que Rocío Carrasco reaparecía en televisión para dar una esperadísima entrevista. Lo ha logrado gracias a un desternillante show que ha tenido lugar durante la tarde de miércoles en ‘Sálvame’. La gaditana arrancó el programa presentando, pero hubo algo que la hizo saltarse toda la escaleta: regalarle su libro ‘El humor de mi vida’ a Isabel Pantoja, que se encontraba en Madrid grabando su nuevo programa,  ‘Top Star: ¿Cuánto vale tu voz?’.

Esta hilarante idea comenzó al escuchar a Isa Pantoja decir que no tiene relación alguna con su madre desde hace meses. Paz creyó que a la tonadillera le vendría bien leer su relato, en el que reflexiona sobre la vida y sobre cómo aceptar la muerte. «Están sufriendo todos mucho. Sus hijos y ella. Creo que le vendría muy bien leer mi libro para gestionar las emociones y ser feliz. Me gustaría regalárselo», comenzó diciendo. Dicho y hecho.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Paz Padilla (@paz_padilla)

Paz Padilla no se lo pensó ni un segundo. Salió de plató, cogió su propio coche y se fue hasta los estudios Picasso de Mediaset en el pueblo madrileño de Villaviciosa de Odón. La conexión empezaba a fallar, pero la andaluza es una mujer con recursos y empezó a grabar todo con su teléfono móvil. Kiko Hernández le avisaba en plató de que desistiera de su misión. Paz aseguró que había tenido hasta tres llamadas de sus responsables y reconocía estar «cagada» por si alguna venía «de las altas esferas». Sin embargo, su misión era lo primero y no estaba dispuesta a abandonarla así como así.

Después de pisar bien el acelerador, siempre respetando los límites, Paz llegó a su destino. Pero pronto se empezó a encontrar los primeros problemas. El vigilante de seguridad de los estudios de grabación de Mediaset le prohibió la entrada: «Tengo orden de no dejarte pasar», decía de manera estricta. Pero Paz Padilla tiene ya muchas tablas y comenzó a ganarse al guardia: «Solamente quiero ir tras la garita. ¿Está enfadada Isabel?», le preguntaba. No consiguió su objetivo, pero eso no hizo que renunciase a él. Aparcó fuera y cuando creyó que el vigilante no le veía echó a correr hasta adentrarse en el recinto, pero un par de metros más adelante fue detenida de nuevo: «No me agarre usted tan fuerte, por favor», se quejaba.

Paz no estaba dispuesta a volverse al plató con el libro y urdió una nueva estrategia. Le dio su móvil a dos viandantes que pasaban por allí para que grabaran y así ella tener las dos manos libres. Con las mismas, se encaramó a la valla y trató de saltar, pero los vigilantes, atónitos y riendo bajo sus mascarillas, le prohibieron el paso. En ese momento aparecieron dos trabajadores de Mediaset que reconocieron a Paz Padilla, y que se comprometieron a entregar el libro a Isabel Pantoja.

La presentadora tenía todavía un último número de su show preparado para el final. Convenció a un hombre para que la aupara a hombros mientras hablaba con los de seguridad. Un momento surrealista pero que despertó las carcajadas y aplausos de sus compañeros. Obvio, también de la audiencia. Simplemente, Paz Padilla.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias