¿Solo?

Los apoyos de Ortega Cano en su peor momento

José Ortega Cano / Gtres
José Ortega Cano / Gtres

José Ortega Cano atraviesa el que perfectamente podría ser uno de los peores años de su vida. Sumido en una crisis aguda con Ana María Aldón, que parece desembocar inevitablemente en el fin del matrimonio, el diestro ha visto cómo su figura se convertía en objetivo primordial del ojo mediático. Está en el disparadero desde hace semanas y no convive demasiado bien con la presión que esto le acarrea.

Ana María Aldon y Ortega Cano, en el coche / Gtres
Ana María Aldon y Ortega Cano, en el coche / Gtres

Al diestro se le ha visto nervioso e incluso encarándose un par de veces con los reporteros que buscaban respuestas por su parte. Una versión del viudo de Rocío Jurado que no se había visto desde hacía década con aquel famoso grito de «¡Sois destructores!», que le dedicó a la prensa en el aeropuerto cuando todavía vivía la chipionera. Tiempos muy delicados en los que no está de más tener el apoyo de gente que te quiera y te saque adelante. ¿Quiénes son los apoyos de Ortega?

José Ortega Cano, en la calle / Gtres
José Ortega Cano, en la calle / Gtres

El trabajo suele aliviar alguna situación personal mala como si de un bálsamo se tratara. En su caso, intenta centrarse en su labor como apoderado de Álvaro Burdiel, un joven torero en el que se tienen muchas esperanzas depositadas, que ha confiado a Ortega Cano su gestión empresarial y representación.

La imagen más recurrente del padre de Gloria Camila y José Fernando durante los últimos meses es cabizbajo, con papeles en las manos y acudiendo a hacer trámites burocráticos. Igual de repetida que la suya montándose en el coche del conductor que le lleva y le trae de casa a los recados. No es difícil imaginar que también se haya convertido en su confidente.

Ortega Cano y Victoriano Valencia, saludándose / Gtres
Ortega Cano y Victoriano Valencia, saludándose / Gtres

Este mismo comportamiento ha tenido durante este verano tan difícil pero cambiando el pantalón largo por el corto y el coche por la bicicleta. Su actitud no ha cambiado. Solo se le ha podido ver algo más sereno y con una sonrisa cuando ha salido con sus amigos. Hace algunas semanas se reunió para comer con Victoriano Valencia y Marilí Coll. Compartieron mesa, mantel y confidencias. El padre de Paloma Cuevas no escondió ante los micrófonos que el torero estaba pasando por un mal momento, pero no perdió la ocasión de brindarle su apoyo. También se mostraba optimista de cara a que pudiera solucionar los problemas conyugales con Ana María, algo que visto los últimos acontecimientos, no hace despertar optimismo.

Otro de los pilares sobre los que se sustenta Ortega Cano es su hija. Gloria Camila se ha convertido en un bastión para él. Lo defiende, lo mima y lo protege.

Gloria Camila y Ortega Cano / Gtres
Gloria Camila y Ortega Cano / Gtres

Un vínculo padre-hija que amenazó con romperse cuando el torero llamó enfurecido a Telecinco para pedir a su hija que le dejase en paz y no hablase de él. Todavía resuena en la memoria colectiva su imponente monólogo: «Estoy cansado. Estoy agotado por ser buena persona. No se puede ser tan buena persona como yo soy. Es la primera vez que digo esto. Yo pido a todos los míos, primero, a Gloria, a mi mujer, y a mi niño, que me dejen que haga mi vida. Yo apoyo a todos, a Gloria, a Ana María… pero hay cosas que hay que respetar en la distancia. No quiero saber nada de la televisión. Me tenéis que respetar, respeto mucho a todos los medios, entonces pido a mi hija, a mi mujer y a todo el mundo que me dejen vivir tranquilo. Que dejen de hablar de mí. Si quieren ir a televisión que vayan, pero que hablen de sus cosas. Estoy regular de salud y un día me va a dar un patatús». Eso fue un 2o de junio y desde entonces las cosas no han mejorado para él, que busca apoyos para lograr salir a flote tras digerir el mazazo que ha supuesto ver cómo su matrimonio hace aguas.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias