El Desafío

De las lágrimas de Pilar Rubio al terror de Jesulín de Ubrique: máxima tensión en ‘El Desafío’

Jesulín de Ubrique en El Desafío
Jesulín de Ubrique en 'El Desafío' / Antena3

Emociones a flor de piel. Así se ha vivido el segundo programa de la nueva temporada de El Desafío. Todos los concursantes han vuelto a plató para luchar por la victoria y demostrar, una vez más, de lo que son capaces. Todos menos uno: Juan Betancourt. Así lo ha anunciado el presentador, Roberto Leal, que a la baja repentina de Tamara Falcó se le ha sumado esta otra.

El modelo cubano no podrá asistir, al menos, en las dos próximas semanas y, aunque el conductor del programa no ha querido entrar en detalles, Omar Montes ha dado una pista clave sobre lo que le podría haber pasado. “Yo si eso, me rompo una pierna, como Juan Betancourt”, ha dicho bromeando. Una broma con la que ha dejado en el aire la causa de esta nueva baja. Pero su marcador no ha dejado de sumar puntos y el piragüista olímpico Javier Hernanz ha sido el encargado de sustituirle.

Las lágrimas de Pilar Rubio

La nueva incorporación de la velada ha sido Pilar Rubio, que ha llegado al plató para formar parte del jurado tras la salida de Tamara Falcó. Con los sentimientos a flor de piel, la mujer se Sergio Ramos no ha podido contener las lágrimas en el que ha sido su debut en el programa. La culpable del sofocón ha sido Raquel Sánchez Silvia que, convirtiéndose de nuevo en la protagonista de la noche, ha conseguido superar su reto con creces, algo que ha emocionado hasta el llanto a la nueva miembro del jurado. Raquel ha tenido que colarse entre los integrantes de Mayumana, convirtiéndose en un miembro más del grupo de danza y percusión. La ganadora del primer programa ha llenado el plató de ritmo, energía y emoción, consiguiendo así la absoluta armonía y perfección. Una actuación de 10 que ha provocado las lágrimas de Pilar Rubio: “He visto una diosa. Con qué empaque, con qué fuerza y con qué seguridad ha empezado. Es maravilloso. Era como una estrella”. Tras dejarse la piel en los ensayos y superar su miedo a no conseguir la armonía con el grupo, Raquel ha conseguido levantar al público y sacar sobresaliente en su desafío.

Pilar Rubio emocionada / Antena3
Pilar Rubio emocionada / Antena3

El triunfador de la noche

El reto más complicado de la noche lo ha protagonizado Jesulín de Ubrique que, tras superar su mayor miedo y salir victorioso de la prueba, ha roto en llanto. En este desafío llamado las Sillas de Vértigo, el extorero ha tenido que colocar varias sillas consiguiendo formar una torre y finalizar poniendo una bombilla a gran altura. Un reto nada fácil al que se añade el terror que Jesulín tiene a las alturas. “Las cosas de altura me dan mucho miedo. Voy a hacerlo porque se me va a meter en la pelota, pero no es nada fácil”, confesó. Al terminar el desafío y encender la bombilla, al protagonista, emocionado, se le han saltado las lágrimas. Y es que, su miedo y sus dolores musculares no han sido un impedimento para conseguir los 30 puntos del jurado y proclamarse el ganador de la noche. “No me siento triunfador, quiero mucho más”, ha confesado el marido de María José Campanario, dejando clara su autoexigencia.

Jesulín de Ubrique ganador / Antena3
Jesulín de Ubrique ganador / Antena3

La frustración de María Pombo

Pero la tensión no ha quedado ahí, pues María Pombo ha protagonizado otro de los momentazos de la jornada. La influencer se ha enfrentado, en esta ocasión, a una de las pruebas más temidas del programa: la apnea. Ya en los entrenamientos, María confesaba que el entorno acuático le creaba ansiedad y no se sentía cómoda en él. No obstante, ha comenzado el reto con ganas y decidida, pero su resultado no ha sido el esperado. Si ya de por sí, la prueba era complicada, había que añadir el extra de superar la marca de 3:32 minutos que consiguió Raquel la semana pasada. La joven aún así lo ha intentado, pero tras aguantar 52 segundos, ha decidido salir. “No estoy hecha para sufrir. No sé sufrir y mi cuerpo no me deja sufrir. Mi cuerpo me dice que me ahogo y empiezo a pensar cosas horribles y mi mente puede conmigo”, se ha sincerado con los ojos cristalinos. Una frustración que el público ha ovacionado para reconfortar a la protagonista, pero que el jurado no ha llegado a comprender. “En esta prueba se necesita capacidad de sufrimiento, que se tiene o no se tiene, y tú no la has tenido. Hemos visto espectáculos en apnea y tú no lo has dado. No ha sido una buena prueba», ha recriminado Juan del Val.

María Pombo haciendo su reto / Antena3
María Pombo haciendo su reto / Antena3

Tras varias lágrimas y muchas emociones, el programa ha finalizado con un jurado muy unido, que no ha tenido ninguna duda en decidir al ganador del programa. Pilar Rubio, Santiago Segura y Juan del Val han levantado sus tres dieces, proclamando la victoria para Jesulín. Un logro que ha celebrado emocionado y feliz. El premio de 7.000 euros ha decidido donarlo a una asociación contra el cáncer infantil. Tras la victoria del torero, se queda en el segundo puesto en el ranking general liderado por Raquel Sánchez Silva y El Monaguillo en tercer lugar. Habrá que esperar al viernes que viene para poder ver a los concursantes de nuevo en acción y volver a vivir momentos tan emocionantes como el de este segundo programa.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias