Hermetismo

¿Qué fue de Julián Muñoz tras conseguir la libertad condicional?

Ver vídeo

Julián Muñoz dio un paso adelante considerable el pasado mes de junio en su condena penitenciaria al obtener la libertad condicional. Fue el día 8 del mencionado mes y desde entonces ha pasado un verano completamente alejado del foco mediático. Puro hermetismo en torno a su figura, si bien se intuye que se encuentra preparando su gran momento, que no es otro que conseguir la libertad definitiva.

Actualmente, el reo cumple con su tercer grado en su domicilio, controlado con una pulsera telemática. Se trata de un sistema que se implementó a raíz del estallido de la pandemia y con el que Instituciones Penitenciarias trata de evitar la propagación de la COVID-19 entre los presos. Asimismo, realiza labores de voluntariado y paga religiosamente el dinero de la responsabilidad civil a que fue condenado con su pensión de jubilación.

El juzgado se muestra tajante al respecto e informa de que se le puede revocar este privilegio si el comportamiento de Julián Muñoz no es el adecuado.

Julián Muñoz / Gtres
Julián Muñoz / Gtres

El caso Malaya fue la mayor trama de corrupción de la historia reciente de España. Al exalcalde de Marbella se le imputaban delitos de  cohecho, malversación de fondos públicos y prevaricación urbanística motivadas por la concesión de licencias ilegales durante los Gobiernos municipales del Grupo Independiente Liberal (GIL). Su implicación en la misma se saldó con su detención en 2006 y una importante condena de 20 años de prisión.

De todos ellos, Julián Muñoz solo cumplió las tres cuartas partes de las condenas relacionadas con aspectos urbanísticos y salió de la cárcel en 2008. Sin embargo, en 2013 volvería a ser imputado, dentro del mismo caso y por la Audiencia Provincial de Málaga, a dos años de cárcel y 16 de inhabilitación por delitos de fraude y prevaricación.

A partir de su segundo ingreso en prisión, quien fuera edil marbellí empezó a experimentar un notable empeoramiento de salud. Se le diagnosticaron patologías como diabetes mellitus tipo 1, cardiopatía isquémica-hipertensiva, dislipemia, arteriopatía sistémica con stent ilíaco, insuficiencia venosa, hipoacusia bilateral, adenoma de próstata, artrosis cervical, ictus sin secuelas neurológicas y aneurisma de aorta… Todo eso contribuyó a que en 2016 se le concediera el régimen penitenciario de tercer grado. Desde entonces, ha seguido cumpliendo su condena en régimen de tercer grado en el Centro de Inserción Social (CIS) de Algeciras (Cádiz).

El 8 de junio de 2021, la expareja de Isabel Pantoja al Centro de Inserción Social de Algeciras, donde acude una vez al mes, siguiendo con el cumplimiento del tercer grado, para recoger una notificación que no sabía qué era y resultó ser la libertad provisional. Se mostró exultante: «Estoy contento porque es otro estado diferente, no es lo mismo el tercer grado que la libertad condicional que, después de tantos años, ya por fin Su Señoría, me ha concedido”, ha explicado. Estaba ansioso porque llegara ese momento y no pudo ni quiso disimularlo. Tiene 73 años y su salud está lejor de ser la mejor: «Es una gran noticia para mí y mi familia. Y también para la gente que me quiere»», confesaba por entonces.

Julián Muñoz e Isabel Pantoja/ Gtres
Julián Muñoz e Isabel Pantoja/ Gtres

Así las cosas, la expareja de Isabel Pantoja trata de recuperarse en su casa de las dolencias sufridas, con la libertad condicional pero vigilado de bien de cerca. Sabiendo, eso sí, que nunca cumplirá los 20 años de prisión que se le impusieron en un primer momento.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias