DESLEALTAD

La infidelidad de Antonio David Flores que marcó el segundo embarazo de Rocío Carrasco

Rocío relató, en esta segunda entrega del documental, cómo fue el comportamiento de su marido durante sus embarazos

Ver vídeo

El matrimonio de Antonio David Flores y Rocío Carrasco estuvo marcado también por las infidelidades. Hasta ahora, el excolaborador de televisión se había defendido de las acusaciones de deslealtad hacia la hija de Rocío Jurado, argumentando que había sido ella la primera en faltarle al respeto. Anoche Rocío Carrasco relató, en la segunda entrega de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, cómo descubrió la traición de su marido en el momento que estaban esperando su segundo hijo y de qué manera esto afectó al transcurso de la gestación, donde los ataques de pánico y los desplantes del malagueño a su pareja fueron una constante.

Antonio David Flores, Rocío Carrasco, Rocío Jurado
Su segundo embarazo estuvo marcado por la infidelidad de Antonio David/Gtres

El relato comenzó explicando que David fue un niño buscado, y que la noticia de su nuevo embarazo fue un momento feliz. Pero todo cambió con la llegada del verano. La pareja viajó a Chipiona para disfrutar de sus vacaciones y allí empezó una nueva pesadilla para la hija de ‘la más grande’. Rocío contó que llevaban una vida como cualquiera otra «pareja muy joven». Iban a la playa por la mañana, y por la noche salían a una conocida discoteca de la localidad donde «las camareras eran modelos».

Carrasco confesó entonces que un día «empiezo a ver cosas que no me gustan». Y puso nombre a la mujer con la que Antonio David le fue infiel, una camarera de nombre Sonsoles, y que pertenecía a la pandilla de amigos de su prima Rosario Mohedano. La complicidad entre ellos era tal que llegó a exponerle sus sospechas a su marido.

Rocío Carrasco
Embarazada de cuatro meses, Rocío sufrió la infidelidad y los desplantes de su marido/Telecinco

¿Su reacción? Inesperada para ella: «Me dijo que estaba loca, que a mí el embarazo me estaba afectando a la cabeza, que las hormonas me estaban sentando muy mal». Y no fue la primera ni la última vez que respondió así. A partir de ese momento explicó que había noches en las que prefería hacer planes alternativos para ver si su marido se quedaba con ella, y en otras ocasiones optaba por salir con él, «a ver si delante de mí se cortaba». En una de esas veladas Rocío terminó siendo testigo de la infidelidad de Antonio David.

Quiso marcharse a casa, presa del llanto y con dolores en la tripa -estaba de cuatro meses-, y le pedía por favor que la llevara. «Me dijo: ‘Yo no te llevo, me quedo con esta’. Me fui andando a las seis de la mañana, embarazada, sola por la carretera y llorando con el ‘estás loca’ en la cabeza», explicaba emocionada. «Yo no iba a llamar a nadie, él contaba con eso».

Rosario Mohedano
Sonsoles, la camarera con la que le fue infiel, era amiga de su prima Chayo/Gtres

Pero, según terminó desvelando, la infidelidad de Antonio David Flores era vox pópuli, «lo sabía todo el pueblo menos yo, hasta que lo vi». No sólo lo sabía todo Chipiona, sino también su prima Chayo -que prefirió optar por el silencio-, e incluso la prensa que cubría el verano de Rocío Carrasco y su familia. «Había noches que no salía, me quedaba en casa llorando y la gente que pasaba de vuelta me gritaban: ‘Rociíto, eres una cierva embarazada’», recordó entre lágrimas.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias