CENTENARIO

5 Mujeres, arte y curiosos gustos culinarios: se cumplen 100 años del nacimiento del Barón Thyssen

El Museo Thyssen-Bornemisza ha organizado diferentes actos para conmemorar el centenario del barón

Cien años habría cumplido hoy, 13 de abril, el barón Thyssen. Un hombre culto, apasionado del arte, que consiguió, junto a su última mujer, Tita Thyssen, tener una de las colecciones de pintura más envidiada de todos los tiempos. «La mejor después del Prado», como la propia baronesa ha dicho en más de una ocasión. Falleció el 26 de abril de 2002 a los 81 años de edad, tras una vida llena de experiencias en todos los sentidos.

Pudo presumir de haber sido primer magnate europeo en poseer un Falcon propio. Hombre de costumbres, durante sus estancias marbellíes en la época estival, salía todos los días a las siete de la mañana para nadar cuando aún no había nadie en la playa. Una afición a la que no renunciaba, ni si quiera cuando la noche anterior había compartido velada con otras personalidades de la jet set hasta altas horas de la madrugada. Y tenía unos peculiares gustos gastronómicos, según los reporteros de la época dorada de Marbella, al barón le encantaba degustar un buen plato de jamón y la mortadela, ambos regados con Vega Sicilia.

Barón Thyssen, Tita Cervera
Se casó 5 veces/Gtres

Se casó cinco veces, tuvo también cinco hijos, cuatro biológicos y uno adoptivo, Borja, que aportó Carmen Cervera al matrimonio cuando se casaron en 1985. Con él fue con quien tuvo una relación más estrecha, y la baronesa así lo confirma cuando recuerda cómo compartía su tiempo con su hijo jugando y «haciendo travesuras». De hecho, Borja le recuerda con mucho cariño y como un hombre con sentido del humor que le inculcó hacer las cosas con pasión.

Tita y Heini estuvieron casados 17 años, muy enamorados desde el primer día -lo suyo fue un flechazo-, Carmen estuvo a su lado durante sus diferentes litigios con sus ex además de con sus hijos mayores. Y juntos lucharon por incrementar su colección de arte. Pero de entre toda esa pasión artística, la baronesa recuerda que su marido era una persona muy romántica con la que disfrutaba charlando durante horas y horas en Villa Favorita, su impresionante mansión de Lugano.

Barón Thyssen, Carmen Cervera
Tita recuerda a su marido como un hombre romántico/Gtres

Fue un auténtico as para los negocios y consiguió variar el legado de su padre invirtiendo en petróleo, gas, vidrio, plástico, en el sector inmobiliario americano, en el de las telecomunicaciones, y hasta en la cría de ovejas en Australia. En la década de los 90, y gracias a su buen hacer, el Thyssen Group tenía 234 empresas en 26 países, facturando 3.000 millones de dólares anuales. Y al igual que negocios, el millonario también tenía mansiones por todo el mundo, además de en Lugano, sus posesiones inmobiliarias estaban ubicadas en Londres, Jamaica y Marbella, entre otros lugares.

Y aunque su legado en el mundo del arte es innegable, Heini Thyssen también fue calificado en vida como un «generoso mecenas»: ayudó a la restauración de la Capilla Sixtina y financió las obras de reparación del Convento de San Marcos en Florencia tras las inundaciones de 1966.

Baronesa Thyssen
El Museo Thyssen-Bornemisza ha organizado unos actos especiales durante esta semana, para conmemorar el centenario del nacimiento del barón/Gtres

Como no podía ser de otra manera, el Museo Thyssen-Bornemisza tiene un amplio programa para conmemorar el centenario del nacimiento del barón. Pero esta semana en particular, se ha llevado a cabo la instalación especial Tesoros de la Colección de la familia Thyssen-Bornemisza, a lo largo de hoy martes y hasta el domingo la colección permanente tendrá acceso gratuito.

Además, se celebrarán ocho mini conciertos en el salón de actor, organizados en colaboración con la Escuela Superior de Música Reina Sofía, y durante el fin de semana habrá otros seis conciertos, esta vez organizados en colaboración con el Centro Superior y Fundación Katarina Gurska.

 

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias