Instagram

Ana Obregón comparte un bonito pero doloroso recuerdo

Ver vídeo

Ana Obregón ha tenido que volver a aprender a caminar, metafóricamente hablando. El profundo dolor que le dejó la pérdida de su hijo primero y de su madre después no se le va a ir jamás, pero no le queda otra que tratar de seguir hacia delante. Poco a poco ha tratado de rehacer su vida sintiéndose huérfana por partida doble y se puede decir que por momentos lo ha conseguido. Pero hay otras ocasiones en las que no puede evitar venirse abajo.

Precisamente eso es lo que le ha pasado esta tarde de martes, cuando el móvil de la actriz le ha refrescado la memoria con un recuerdo que a buen seguro le ha congelado el corazón por instantes. Y es que hay veces que este tipo de recordatorios no general el efecto deseado. A Ana le ha retrotraído a tiempos muy felices que ya nunca volverán, con la nostalgia que eso implica.

«24 Agosto 2019. Me recuerda el maldito teléfono como si cada segundo de mi vida no sangrara su ausencia», ha comenzado escribiendo. Ana Obregón muestra una fotografía suya junto a sus padres y junto a su hijo. Un feliz verano que a la postre sería el último con vida de Álex Lequio, tristemente fallecido el 13 de mayo de 2020. Con su claridad y de una manera explícita, la bióloga ha publicado esta imagen.

Si para algo ha servido volver a ver esta imagen ha sido para que le dé un consejo a sus seguidores: «Por eso agradeced cada segundo que estéis con vuestros seres queridos como yo lo hice en aquel verano irrepetible del 2019. Sentada en ese sofá , a la misma hora y mirando al mismo mar Mediterráneo no os podéis ni imaginar lo que daría por volver a abrazar a mi madre y a mi hijo. Daría el resto de mi vida … #mama #alessforever 💔». Pura emoción.

Ana Obregón y sus padres, Antonio y Ana, en una imagen de archivo / Gtres
Ana Obregón y sus padres, Antonio y Ana, en una imagen de archivo / Gtres

El pasado 22 de mayo -mes maldito para ella- tuvo que enterrar a su madre tras no poder superar las últimas complicaciones de salud. Ana Obregón estaba muy apegada a ella y aunque tuviera 95 años nunca creyó que pudiera llegar el desenlace. En publicaciones posteriores reconoció no tener lágrimas ya debido a todo lo que ha llorado en el último año, si bien siempre trata de sacar fuerza de donde no la tiene.

En ese sentido, la intérprete se ha refugiado en la figura de su padre, Antonio García. Hace unos días le dedicaba unas emotivas líneas en Instagram: «Cada vez somos menos, papá. Después de más de un año estando en el infierno he aprendido que la vida es un regalo demasiado frágil».

Hace unos días, también tuvo un recuerdo para su hijo al rescatar una foto cuya existencia desconocía por completo y que había posteado Alessandro Lequio. En ella aparecía Aless tumbado sobre un tigre: «Hoy publicas esta foto que no había visto nunca de uno de vuestros viajes. Sé que si me llego a enterar de que Aless había estado tumbado encima de un tigre me hubiera enfadado muchísimo».

Lo último en Actualidad

Últimas noticias