MERECIDA NOMINACIÓN

Ana de Armas o la joven que salió de ‘El Internado’ para luchar por el Oscar

Ana de Armas en 2008. / Gtres
Ana de Armas en 2008. / Gtres

Si hay una persona que ha despuntado profesionalmente en el ámbito cinematográfico a lo largo de los últimos años, es sin duda Ana de Armas. Aunque dentro de nuestras fronteras es conocida por su emblemático papel como Carol en El Internado, lo cierto es que fuera de ellas se ha consagrado como toda una superestrella, razón por la que ahora ha sido nominada nada más y nada menos que a optar por el Oscar a Mejor Actriz por su interpretación de Marilyn Monroe en Blonde.

Ana de Armas, en 'Blonde' / Netflix
Ana de Armas, en ‘Blonde’. / Netflix

Pero lo cierto es que, antes de llegar al máximo estrellato y postularse como una de las mejores actrices del momento a nivel mundial, Ana de Armas ha tenido que trabajar muy duro. A sus 34 años, la intérprete puede presumir de haberse forjado una trayectoria profesional repleta de éxitos con más de una decena de premios que lo avalan. Sin embargo, cabe destacar que su vida no ha sido en absoluto de color de rosa, habiendo crecido en una familia humilde de Santa Cruz del Norte, Cuba. No fue hasta los 9 años cuando tuvo lugar su mudanza a La Habana y también el comienzo de un pensamiento que giraba en torno a labrarse un futuro que tuviera la interpretación como principal fuente de ingresos, razón por la que se matriculó, cinco años después, en la Escuela Nacional de Teatro de Cuba para debutar con su mayoría de edad en Una rosa de Francia, drama en el que conoció a su conocido compañero de profesión, Álex González.

Ana de Armas
Ana de Armas con Colin Farrell. 

Con tan solo 19 años, la cubana cruzó el charco hacia España probablemente sin llegar a imaginar que triunfaría de la mano de Antena 3 con El Internado y su papel de Carolina, una serie de gran reclamo entre los jóvenes del país que hizo que el trabajo de aquella joven se viera reflejado, aún más si cabe, entre los rostros más conocidos del mundo del cine. Pero habiéndolo conquistado todo en España, Ana decidió ampliar horizontes y viajar hasta nadamos y nada menos que Estados Unidos, aunque eso sí, sin tener mucha idea de inglés, lo que complicaba aún más su éxito, o al menos hacía que tardara más en llegar. Pero poco parecía importar ese hándicap a la artista, que pronto fue fichada para trabajar con Keanu Reeves en Toc Toc.

Ana de Armas junto a sus compañeros de 'El Internado'. / Gtres
Ana de Armas junto a sus compañeros de ‘El Internado’. 

Durante mucho tiempo, De Armas fue considerada, como ella misma cree, una «donnadie» dentro del ámbito del cine americano, sobre todo teniendo en cuenta que allí residen los actores más destacados de todos los tiempos. Pero con esfuerzo fue consiguiendo lo que se había propuesto y fue haciéndose un hueco entre los más grandes con participaciones en Blade Runner 2049, Puñales por la espalda o Sin tiempo para morir. Tanto es así, que esta última película la convirtió en la segunda chica Bond latina de la historia, lo que hizo que su popularidad creciera como la espuma hasta marcar un antes y un después con su protagonismo en Blonde, una producción que ha dado mucho de qué hablar en los últimos meses y que ahora puede hacer que Ana gane su primera y ansiada estatuilla.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias