HABLAMOS CON UN EXPERTO

Toda la verdad tras la última polémica de los reyes Felipe y Matilde de los belgas

Los reyes de los belgas se encuentran en el centro de la polémica por las reformas que quieren acometer en la casa de verano que han adquirido en la zona francesa de Ile de Yeu.

No es habitual que los reyes Felipe y Matilde de los belgas se conviertan en protagonistas de un escándalo, sin embargo, esta vez, su nombre acapara titulares por una cuestión relacionada con su destino de vacaciones. Al igual que el resto de royals, Felipe y Matilde siempre han tenido un lugar de veraneo predilecto, en este caso, la isla de Yeu, en la costa oeste de Francia. Los Reyes y sus hijos solían viajar a esta zona cada verano para disfrutar de unos días de descanso. Lo hacían desde el año 2009 y en 2013, después de convertirse en rey, Felipe invitó a un fotógrafo para que captara imágenes de la familia en este idílico entorno. Hasta aquí nada fuera de lo normal.

Felipe y Matilde de los belgas
Felipe y Matilde de los belgas con su familia durante unas vacaciones en la isla de Yeu / Gtres

Según ha confirmado a Look el experto en realeza Wim Dehandschutter, que sigue muy de cerca los pasos de la Familia Real, “Felipe y Matilde solían alquilar la casa de vacaciones una familia belga. Lo que no sabíamos es que en 2019 se compraron una propiedad bajo el pseudónimos de Sr. y Sra. Legrand”, explica el especialista.  Sin embargo, frente a lo que pudiera pensarse en un principio, no buscaron una casa de grandes dimensiones o que destacara por ser especialmente exclusiva. “Compraron una casa de apenas 200 metros cuadrados en un terreno de setenta hectáreas en la zona noroeste de la isla”, revela el periodista .

Elisabeth de Bélgica Reyes
Los reyes de los belgas y sus hijos llevan varios años veraneando en la isla de Yeu / Gtres

“Aunque la compra fue en 2019, no se ha conocido hasta ahora y esto es por un motivo, porque los Reyes querían renovar la propiedad y ampliarla con un nuevo edificio”, explica el especialista. Una reforma para la cual han recibido todos los permisos, pero que se ha encontrado con numerosas críticas por parte de la oposición.

“La nueva casa de apenas cuarenta metros cuadrados estará construida en una reserva natural, lo cual está estrictamente prohibido en los términos de la legislación actual del plan de desarrollo urbano de la isla de Yeu”, matiza el periodista. En realidad, se trata de un problema de tamaño, la legislación no permite que se construyan casas de más de 30 metros.

Desde el Palacio Real han confirmado que el Rey ha adquirido una casa de verano pero no han dado muchos más detalles sobre los planes de reforma: “la nueva construcción va a utilizarse para el equipo de seguridad de la Familia Real, pero descartan que se hayan infringido las normas. La legislación permite la construcción de áreas colectivas de interés general en una zona protegida. Los argumentos relacionados con la seguridad son una excepción y el Rey es un jefe de Estado”, explica el especialista. En cualquier caso, la polémica está servida.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias