UN AÑO DIFÍCIL

Las grandes pérdidas de Charlene de Mónaco en el 2021

Ver vídeo

Se acaba el 2021, año que quedará grabado en la memoria de la familia Grimaldi como uno de los más complicados de su historia reciente. Al margen de la situación general provocada por la alerta sanitaria del coronavirus, para la familia principesca de Mónaco, los últimos meses han sido como una suerte de via crucis por el estado de salud de Charlene.

En el mes de marzo, la Princesa viajaba a Sudáfrica para asistir a las exequias de Goodwill Zwelithini, rey de la nación zulú. El monarca fallecía a los 72 años a causa de las complicaciones derivadas de la diabetes que padecía tras varias semanas ingresado.

Charlene de Mónaco
Charlene de Mónaco, en un acto en Sudáfrica  / Gtres

Poco después, la propia Charlene compartía a través de su perfil de Instagram una publicación de la campaña contra la caza furtiva de rinocerontes a la que prestó imagen y apenas unas semanas más tarde trascendía la noticia de que la Princesa padecía una infección de las vías altas por la que no podía regresar a Mónaco.

Después de varias intervenciones, finalmente, la Princesa volvía a casa a principios del mes de noviembre. Meses en Sudáfrica lejos de su familia que no hicieron sino acrecentar los rumores de crisis entre la exnadadora y el príncipe Alberto, avivados más aún por la poca información que se publicaba desde el Palacio y por algunos sucesos puntuales como las declaraciones de la expareja del soberano, Nicole Coste, a  la revista Paris Match, que generaron un gran revuelo además de un importante descontento por parte del Príncipe.

Charlene
Los príncipes Charlene y Alberto en una imagen de archivo / Gtres

A lo largo de estos meses en los que ha estado en Sudáfrica, la Princesa ha permanecido relativamente activa en las redes sociales, que han sido testigo de los escasos encuentros con su familia y de su impactante cambio físico, consecuencia de las intervenciones quirúrgicas. Meses difíciles para Charlene en los que, más allá de luchar contra la enfermedad, también se ha enfrentado a alguna pérdida.

En el mes de octubre, ella misma anunciaba con tristeza la muerte de su mascota, una perrita llamada Monte que falleció atropellada: «mi angelito murió anoche, fue atropellada. Te extrañaré mucho. Descansa en paz», publicaba junto a una imagen en la que aparecía con ella en brazos. A su vuelta a Mónaco a principios de noviembre, la Princesa llegaba con una nueva mascota, un cachorro de rhodesian ridgeback al que ha llamado Khan. Pese a que desde siempre ha preferido perros pequeños, esta vez ha optado por un cambio.

 

Hace unos días, el Palacio emitió un comunicado en el que confirmaba que la evolución de Charlene, que se encuentra en una clínica fuera de Mónaco, es favorable y que recibiría en estas fechas la visita de su familia, aunque todavía no se han hecho públicas imágenes de ningún encuentro. Pese a que su estado es bueno, la Princesa cierra el año con una nueva triste noticia, la muerte de Desmond Tutu, a quien estaba muy unida y con el que colaboró en varias ocasiones. Ella misma ha querido rendirle un homenaje a través de su perfil de Instagram. «Mi querido amigo, te echaré de menos. Sé que estás al lado de nuestro padre. Siempre tendré buenos recuerdos de nosotros y tu risa permanecerá en mi corazón para siempre. Descansa en paz», ha escrito la esposa del príncipe Alberto, que se suma así a las numerosas muestras de cariño que se han realizado en redes en los últimos días. Un triste acontecimiento para Charlene, con el que cierra el que, sin duda, ha sido uno de sus años más difíciles.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias