Cazado

Santi Vila, ex conseller: verano de ensueño antes de la sentencia del ‘procés’

Santi Vila, ex conseller de la Generalitat, disfruta de un verano de ensueño a la espera de la sentencia por el juicio del Procés que podría condenarlo a 7 años de prisión

Santi Vila
Santi Vila, junto a distintos amigos / Instagram.

Santi Vila disfruta de su particular verano de ensueño mientras el Tribunal Supremo juzga el futuro del que fuera conseller de la Generalitat de Cataluña. Vila está acusado por delitos de sedición, rebelión y malversación de fondos públicos tras haber firmado el Decreto por la Autodeterminación junto al resto de los integrantes del Gobierno autonómico que desembocaría en el referéndum ilegal del  1-O, en el 2017. A diferencia de la mayoría de sus compañeros, a Vila se le impuso una fianza de 50.000 euros que le ha permitido vivir el Juicio del Procés sin estar en prisión. A la espera de la resolución judicial, que se presupone para después del verano, Santi Vila disfruta la época estival con mar, barcos y amigos.

Santi Vila
Santi Vila, junto a distintos amigos, en un flotador / Instagram.

Vila y diferentes amigos del ex conseller se dieron cita en las costas de Cadaqués y Cap de Creus, las aguas más pegadas a la frontera con Francia. Allí han disfrutado de un día en barco, con escapadas al mar para refrescarse y reírse con el enorme flotador en forma de patito de goma de la imagen. Una jornada que incluyo comida y bebida durante su estancia en el navío y que se remató durante la madrugada en una casa rural de la zona que habían alquilado para la ocasión.

A diferencia de otros años que Vila ha organizado el ‘barco del amor’, como se le conoce en los círculos del ex conseller, en esta ocasión no había prácticamente ningún representante político. Apartado de la primera linea de la política catalana, son pocos los dirigentes que mantienen relación con Santi Vila. Algo que ya ocurrió en segundo boda, si ya en la primera estaba Artur Mas, Carles Puigdemont, Ana Pastor y todo el Govern, en la última fueron más amigos y familiares que compañeros.

Mientras Santi Vila espera la resolución del Tribunal Supremo con esta idílica imagen, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Dolors Bassa, Joaquim Forn, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y Carme Forcadell permanecen en prisión por cargos similares, aunque de mayor rango. Carles Puigdemont, por su parte, continúa afincado en Waterloo, cerca de Bruselas, tras haberse ‘fugado’ y no haber acudido a la llamada de la Justicia.

Santi Vila dimitió de su cargo de conseller a finales del octubre del 2017, en clara oposición a una declaración unilateral de independencia por parte de la Generalitat. Más tarde, en junio del 2018, Vila presentaría su baja en el PDeCAT, abandonando la política activa y expresando su deseo de regresar al sector privado así como a su faceta como profesor universitario.

Aunque sonó con fuerza su nombre para presentarse como candidato a la Alcaldía de Barcelona, un antiguo deseo del historiador, finalmente no se dio el paso. Santi Vila está felizmente casado en segundas nupcias con el abogado corporativo Javier Luque, cumpliendo ya más de un año de matrimonio: «creo que está bien tener alguien por qué sufrir y hoy me comprometo a sufrir por Javi toda mi vida».  | [LEER MÁS: Seis patinazos de estilo de Carlota Casiraghi, la musa de Gucci]

Lo último en Actualidad

Últimas noticias