'Villa Jurado'

Así era la casa de La Moraleja de Rocío Jurado sin la que es imposible entender su historia

El documental de Rocío Carrasco aborda numerosos recuerdos ocurridos en la lujosa casa de la cantante. Recordamos cómo era la mansión de La Más Grande.

Ver vídeo

‘Villa Jurado’ era el nombre por el que se conocía popularmente a la mansión de Rocío Jurado en la exclusiva urbanización de La Moraleja. Una vivienda adquirida por la de Chipiona en 1988 y sin la que no se entiende la historia de la familia de las que más se habla en la actualidad. Allí fue donde Antonio David Flores y Rocío Carrasco vivieron en sus años como matrimonio. Pero también donde La Más Grande dio su último suspiro de vida el 1 de junio de 2006. Los dos próximos capítulos del documental de su hija relatarán algunas anécdotas vividas en las cuatro paredes del hogar madrileño de la artista, como el misterioso robo de su caja fuerte.

El desgarrador relato de Rocío Carrasco vuelve a traer a la actualidad la casa de su madre. Allí se instaló junto a Antonio David en dos etapas diferentes. La primera a su regreso de Argentona, poco antes de que el ex Guardia Civil fuese expulsado del cuerpo tras ser acusado de quedarse con el dinero de una multa. Rociíto estaba embarazada de su primera hija. A él le pareció una idea formidable ya que así iban a poder ahorrarse el dinero del alquiler además de tener todas las comodidades a su alcance. Años más tarde volverían a residir allí coincidiendo con el proceso de gestación y primeros años de vida de David Flores.

'Montealto', la casa de Rocío Jurado en La Moraleja / Gtres
‘Montealto’, la casa de Rocío Jurado en La Moraleja / Gtres

 

‘Villa Jurado’ era el perfecto búnker donde se cocía todo lo relacionado con la familia Jurado-Flores. Por allí se podía ver habitualmente a Rocío Jurado, que se había mudado allí 10 años antes, a José Ortega Cano, Amador Mohedano y los mencionados Rocío Carrasco y Antonio David Flores. ¿Pero qué había intramuros?

Si algo no faltaba eran retratos de la artista gaditana. Si por algo se la llamaba ‘la más grande’ era por su chorro de voz pero también por su personalidad arrolladora. ‘Montealto’ gozaba de unos grandes ventanales que dejaban pasar luz de manera generosa. Estaba dividida en dos plantas y un sótano donde Jurado instaló un tablao flamenco. Pura pasión.

Retrato de Rocío Jurado en su casa / Mediaset
Retrato de Rocío Jurado en su casa / Mediaset

Esta lujosa vivienda fue testigo de muchas fiestas, recepciones y testigo de todos los discos de oro y platino que ganó Rocío Jurado con su perenne música. La planta de arriba era el lugar donde Rociíto y Flores se instalaron. Allí disponían de un gran salón, una habitación con baño doble y otra infantil para sus hijos. Mientras tanto, la planta baja era donde la chipionera hacía vida, primero junto a Pedro Carrasco y después con Ortega Cano.

No faltaba ningún lujo. Un piano, decoración fabricada con materiales de primerísima calidad y una esencia de mansión de estrella de Hollywood. Especialmente recordable es la escalera blanca con balaustre dorado, rodeada por plantas selváticas y por la, según Rocío Carrasco, subió corriendo Rocío Jurado al escuchar los gritos de la discusión entre su hija  y yerno en el momento de romper su matrimonio. Simplemente Villa Jurado, un lugar con mil y una anécdotas que contar.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias