Respondiendo preguntas

Rocío Flores se sincera al máximo al desvelar todos los detalles sobre su lipoescultura

Rocío Flores hablando / Gtres
Rocío Flores hablando / Gtres

Rocío Flores va a empezar el verano de la mejor de las maneras. Era a finales del pasado mes de marzo cuando la influencer decidía someterse a una lipoescultura en compañía de Olga Moreno, y tras un postoperatorio complicado y doloroso con tres fajas y un corcho incluido, la colaboradora ya ha reunido fuerzas para explicar a sus casi 800 mil seguidores cómo ha sido todo el proceso desde que pasó a quirófano hasta día de hoy. Un preguntas y respuestas muy deseado por sus fans y por ella misma, que ha podido expresarse y aconsejar a quienes están interesados en operarse por el mismo motivo.

Storie de Rocío Flores / Instagram
Storie de Rocío Flores / Instagram

En primer lugar, la hija de Antonio David Flores aprovechó para admitir que el postoperatorio no había sido nada fácil: “Los primeros 10 días son cruciales, no puedes hacer prácticamente nada sola (yo me los tiré de la cama al sofá y viceversa) con el intervalo de intentar andar un poco por la cocina pero había veces que no podía con el dolor que tenía, pero eso depende de cada persona”, desvelaba, en un intento por tranquilizar a sus seguidores y animar a todos aquellos que estén dispuestos a realizarse la misma operación para escoger a un buen profesional que se encargue del proceso: “El tiempo imagino que va en función de cada persona y de cómo vaya la intervención, yo fueron 4 horas creo y hubo alguna complicación. Siempre que te pongas en buenas manos, miedo ninguno, yo estaba igual que tú, tenía más miedo que incertidumbre pero la verdad que fue ver a los doctores Oyola de @clinicabruselas y me explicaron todo tan bien y me dieron una paz increíble. Todo es elegir bien a las personas. Suerte si te la deseas hacer”, apuntaba.

Storie de Rocío Flores / Instagram
Storie de Rocío Flores / Instagram

Con respecto al cambio experimentado, Rocío confirma que es abrumador: “Me han quitado 4 kg en total. Me lo noto sobre todo en la ropa, la que estoy utilizando la llevo con una tabla de corcho y ya hoy dos fajas más y me abrochan”, señalaba, dejando entrever que cuando finalmente se desprenda de todos los elementos de protección, se verá obligada a adquirir ropa nueva de tallas menores.

Como se ha podido ver en El Programa de Ana Rosa durante las últimas semanas, aún la hija de Rocío Carrasco no puede sentarse con el resto de sus compañeros, sino que permanece ejerciendo su labor de pie y apoyada en una mesa, lo que indica que todavía no está recuperada del todo. Así lo ha confesado ella misma a través de sus stories, donde ha admitido haber llegado a preocuparse por cuál sería el tiempo de recuperación: “La respuesta fue, Rocío depende de tu cuerpo y de cómo te encuentres tú. Hay personas que les dan el alta el mismo día por ejemplo. Tampoco sé cómo es tu trabajo exactamente. A mí no me dieron el alta, he de reconocer que como paciente soy pésima… Pero bueno”, asumía. Y es que, de momento tendrá que seguir llevando la tabla de corcho y dos fajas tubulares “para marcar cintura y cadera”: “No me las puedo quitar prácticamente nada durante el día. Eso sí, para dormir ya soy libre y puedo dormir sin faja”, apuntaba.

Storie de Rocío Flores / Instagram
Storie de Rocío Flores / Instagram

Con la más absoluta sinceridad, la nieta de La más grande también ha asegurado haber sufrido mucho dolor que “ha merecido la pena”. No obstante, no sabe a ciencia cierta qué precio tiene la operación y si podrá quedarse embarazada con total normalidad, así que probablemente en unos días protagonice otro preguntas y respuestas para terminar con las dudas de sus fans por completo.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias