Clara y contundente

La contundente reacción de Rocío Flores a las supuestas infidelidades de su novio, Manuel Bedmar

Rocío Flores en 'El Programa de Ana Rosa' / Telecinco
Rocío Flores en 'El Programa de Ana Rosa' / Telecinco

Unos minutos después de las doce del mediodía, Rocío Flores reaparecía tras haberse realizado una liposucción. Lo hacía en El Programa de Ana Rosa y en compañía de Joaquín Prat, que le preguntó cómo se sentía al haberse sometido a la intervención quirúrgica y si iba a aclarar todas las informaciones que habían girado en torno a ella durante los últimos días.

Rocío Flores y Joaquín Prat en 'El Programa de Ana Rosa' / Telecinco
Rocío Flores y Joaquín Prat en ‘El Programa de Ana Rosa’ / Telecinco

Dispuesta a hablar sobre todos y cada uno de los puntos que le afectan, la hija de Rocío Carrasco ha optado primero por desvelar por qué tendrá que permanecer de pie mientras dure el programa: “No me puedo sentar. Llevo una tabla que me impide sentarme, tengo que estar tumbada o de pie”, comenzó explicando, admitiendo además que ha tenido un postoperatorio complicado: “No soy adicta a la cirugía, pero me he puesto en manos de buenos profesionales para cambiar cosas que no me gustaban. Me encuentro súper bien conmigo misma”. No obstante, hay ciertos temas que podrían haber provocado que su reposo no fuera todo lo tranquilo que ella hubiera deseado: “Las heridas del alma duelen mucho, pero las físicas también”, le contaba al presentador.

Rocío Flores en 'El Programa de Ana Rosa' / Telecinco
Rocío Flores en ‘El Programa de Ana Rosa’ / Telecinco

Pese a que sus compañeros de plató han intentado recabar información sobre el punto en el que se encuentra su relación con Manuel Bedmar: “Tengo una relación con una persona que no es pública. Estoy bien, todo está en orden, mi vida sigue siendo absolutamente igual. Me mantengo en mi línea y no voy a hablar de mis relaciones personales”, zanjaba, de manera contundente, haciendo caso a los rumores y aclarando que, “después de todo lo que ha pasado, esto es lo mínimo”, haciendo referencia a sus problemas familiares, los cuales han ido in crescendo en el último año.

Tendiendo puentes con Marta Riesco

Pese a que en un primer momento Rocío Flores parecía un tanto reacia a la relación de su padre con Marta Riesco, finalmente parece haber dado un paso atrás en un intento por retomar su amistad con la colaboradora: “Sí, la he felicitado. No sé si hubiera ido a su cumpleaños, pero sé que ella me ha invitado. Quizá no tenga problema en haber ido, cada uno hace su vida como quiere”, apuntaba. Una postura muy diferente a la de hace unas semanas, aunque sigue firme al reconocer que “aquí solo hay dos víctimas”, que serían «su hermana y su hermano”.

Rocío Flores en 'El Programa de Ana Rosa' / Telecinco
Rocío Flores en ‘El Programa de Ana Rosa’ / Telecinco

Por su parte, la colaboradora prefiere dejar enterrado el pasado y comenzar una nueva etapa con la nueva pareja de su padre: “A mí lo que me dolió fue lo que hizo en plató, pero me pidió disculpas y las acepté. Han iniciado una relación y tienen todo el derecho del mundo, no sé si es el momento porque tampoco sabría cómo gestionar esa situación. He aceptado el perdón, lo único que quiero es que las cosas vayan a mejor”, sentenciaba.

Firme en sus convicciones y sin intención alguna de hablar sobre todo lo que tiene que ver con su padre, con Olga Moreno o con Marta, Rocío ha intentado zanjar el asunto para siempre: “Estoy en un punto en el que he decidido mantenerme al margen de tal manera, que ni lo sé, ni me importa, ni lo quiero saber, ni creo que beneficie ni perjudique que te diga lo que pienso. Solo quiero que todo el mundo esté bien, pero son mayores y tienen que aprender a resolver las cosas beneficiando a sus hijos”, señalaba, provocando así que Joaquín Prat cambiara inmediatamente de tema.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias