Reaparición televisiva

Media vida a la sombra: Rocío Carrasco cumple 44 y resurge de sus cenizas con su vuelta a la vida pública

La hija de Rocío Jurado ha querido dar un paso al frente y ha contado el motivo por el cual ha hablado en televisión tras estar tantos años sin ofrecer ningún tipo de declaración sobre su vida privada.

Ver vídeo

Rocío Carrasco ha vuelto a primera línea mediática. La hija de ‘La más grande’ ha estado en la sombra cerca de 25 años y ha decidido hablar en su propio documental: ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’. A sus 44 años ha tomado la determinación de contar la versión de una historia que tiene otro protagonista indiscutible: Antonio David Flores. En la emisión de los primeros episodios, relató cómo fue su romance con el ex guardia civil y contó algunos duros momentos por los que pasó durante su segundo embarazo, entre otras cosas. Declaraciones que han servido para que Mediaset despidiera de manera fulminante al colaborador.

Rocío Carrasco en una imagen de archivo./Gtres
Rocío Carrasco en una imagen de archivo./Gtres

Lo que parecía impensable ha sucedido, Rocío Carrasco ha hablado y ha contado su “verdad” y lo ha hecho abriéndose en canal. También ha explicado cómo se siente tras el distanciamiento con sus hijos, Rocío y David Flores. Sin embargo, lo más llamativo de su reaparición televisiva ha sido el testimonio  que reveló acerca del intento de suicidio, que tuvo lugar en agosto de 2019. Este suceso se desencadenó porque la nieta de Rocío Jurado fue a defender a su padre al plató de ‘Gran Hermano VIP’. Situación que no supo canalizar la hija de Pedro Carrasco y por la que casi pierde la vida. “Fidel me encontró, si no llega a ser por él, no estoy hoy aquí”, contó en el primer capítulo. Un testimonio desconocido hasta ahora y que ha cuasado un gran revuelo mediático.

Rocío Carrasco en una imagen de archivo./Gtres
Rocío Carrasco en una imagen de archivo./Gtres

La docu-serie ha logrado un gran número de reacciones tanto a través de las redes sociales como de los medios de comunicación. De hecho, es la primera vez que se sienta en un plató de televisión tras más de dos décadas en segundo plano. Rocío Carrasco ha dado un paso al frente para que «se le escuche», aunque también ha contado que por el momento, no está preparada para hablar con su hija. «No es el momento ni para mí ni para ella. Cuando crea que es la hora hablaremos. Tengo un equipo de psicologos detrás que me han aconsejado que no de un paso en falso. No quiero volver a la casilla de salida», dijo en la histórica entrevista que concedió el pasado 21 de abril.

Rocío Carrasco y Fidel Albiac en una imagen de archivo./Gtres
Rocío Carrasco y Fidel Albiac en una imagen de archivo./Gtres

La hija de Pedro Carrasco, que rehizo su vida con Fidel Albiac ha estado todos estos años con una gran pena: el distanciamiento con sus hijos. Y tal y como ha relatado ella misma, el capítulo más duro de su vida fue cuando su hija le propinó una supuesta paliza. El altercado ocurrió el 27 de julio de 2014 y comenzó por una diferencia de opiniones en relación a una fruta. “Ese día Rocío quiere desayunar una nectarina y yo lo único que hago es decir, ‘Ro, como estás mal del estómago, desayúnate unas ciruelas que te van a hacer bien’”, ha explicado Carrasco en el capítulo 8, pues su hija llevaba unos días que no iba bien al baño.

Es en ese momento cuando Flores desafía a su madre y se guarda la nectarina y ella, “al ir a coger la fruta que se había guardado, me cruza la cara de lado a lado. Yo no me creía lo que estaba pasando… Entonces empieza a pegarme… Pero mientras ella me pega, ella va gritando: ‘¡no me pegues, no me pegues!’. Y yo la miraba y era ella la que me estaba pegando a mí. Cuando la veía gritar, se me pasó como una película por toda la cabeza. Sabía que eso obedecía a algo que no era normal. Lo siguiente que recuerdo es Fidel reanimándome, poniéndome un aparatito de pulsaciones”, ha confesado con un hilo de voz.

De cualquiera de las maneras, Rocío Carrasco, que sigue estando en tratamiento médico ha querido resurgir de sus cenizas para poder seguir avanzando y poder encontrar la paz interior que desde hace mucho tiempo dejó de tener. Toda una vida a la sombra, sufriendo en silencio y recibiendo críticas que le acusaban de «mala madre». Se puede decir que la protagonista de la docu-serie ha vuelto ha nacer y ve la vida desde otra perspectiva. «Ya no, ya no tengo miedo», llegó a declarar tras terminar la entrevista que paralizó a la crónica social de nuestro país.

 

 

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias