En Cantabria

Piqué protagoniza un altercado tras ser ‘cazado’ surfeando con Shakira y sus hijos

Gerard Piqué y Shakira / Gtres
Gerard Piqué y Shakira / Gtres

Unas fotografías de Gerard Piqué y Shakira realizando surf han hecho estallar una fuerte polémica. El futbolista y la cantante se desplazaron este fin de semana hasta Cantabria para disfrutar de una de sus pasiones, aprovechando que él no tenía que disputar encuentro con el Barça por el parón liguero. Todo normal si no fuera por dos motivos.

Ataviado con indumentaria de neopreno típica de este deporte, el catalán disfrutó como un niño pequeño junto a su mujer y sus dos hijos, Milán y Sasha, de las grandes olas existentes en la playa de Oyambre, declarada de reserva natural por su pureza. Así se vio en unas imágenes tomadas por ‘El Diario Montañés’.

El problema apareció a su salida de la playa, cuando Piqué se percató de la presencia del fotógrafo. Según el testimonio del mismo, Javier Rosendo, el defensa del Barcelona le increpó para pedirle que no le tomara más imágenes y que borrara las que ya había hecho. La tensión fue en aumento hasta que se produjo un altercado que la Asociación Profesional de Fotoperiodistas Cántabros (APFC) ha definido como un «ataque» hacia uno de sus profesionales por parte de miembros de la seguridad de Shakira Mebarak y Gerard Piqué mientras este cumplía con su trabajo.
Este colectivo ha denunciado el comportamiento y ha descrito «el incidente» y acusa al «séquito de la familia» porque «abordan y rodean al fotógrafo, lo increpan, presionan e intimidan entre un grupo de más de ocho individuos, azuzándolo a gritos y violentándolo intensamente».

Aún hay más. La APFC esgrime que «a indicaciones del Sr Piqué le retiran su cámara, se la sustraen de su persona y proceden a borrar las imágenes que pudiera haber captado, todo ello entre gritos, amenazas diversas y en una situación de inferioridad e indefensión del fotógrafo, que aunque contaba con testigos en la zona, no pudo oponerse a los hechos ante el riesgo de que el altercado tomara tintes más violentos contra su integridad».

Gerard Piqué
Gerard Piqué, en una imagen de archivo / Gtres

En el comunicado hecho público también recuerdan que «solo la autoridad judicial competente está facultada para ordenar la intervención del material de trabajo del profesional, que en todo caso, no puede ser realizada de manera discrecional, mucho menos, de manera abusiva o con el uso de la fuerza o intimidación por parte de cualquier persona». Finalmente, se congratulan de haber podido publicar las imágenes: «No se ha conseguido el propósito, de coartar, manipular, e impedir que una información se publique», comentan, para, por último, mostrar su «repulsa» ante este incidente.

Una fuerte polémica que no viene sola y que podría acarrear una sanción para Gerard Pique. Y es que el defensa del FC Barcelona se estaba recuperando de una lesión en su rodilla que le hizo perderse el último choque de liga. El código de conducta del club en este caso es tajante y prohíbe a los futbolistas realizar otro deporte. Lío a la vista.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias