Luces y sombras

Kiko Matamoros e hijos: una relación de idas y venidas

Aunque ahora la relación con sus hijos es mayoritariamente buena, Kiko Matamoros ha pasado por toda una montaña rusa con Anita, Laura y Diego Matamoros. Repasamos sus conflictos y reconciliaciones.

  • LOOK

No habría líneas suficientes para hablar de la familia Matamoros. Convertidas desde hace años en una de las sagas ‘reinas’ de la televisión, sus integrantes, con Kiko Matamoros como eje vertebral, son infinitas las polémicas que han llevado su apellido. Hoy en día, Kiko es uno de los colaboradores más potentes de Mediaset. De fuertes carácter y más sólidas convicciones, no ha tenido problema alguno en llegar hasta donde ha hecho falta con tal de demostrar su verdad.


Una conducta que le ha llevado más de una vez a perder la relación hasta con sus mismísimos hijos. El patriarca de los Matamoros no ha tenido problema en alguno en autodefinirse como «una mierda de padre» cuando ha tenido que enfrentarse a disputas a cara de perro con sangre de su sangre. Kiko Matamoros tiene cinco hijos: Diego, Laura, Ana, Irene y Lucía. De todos ellos, solo los tres primeros gozan de una repercusión mediática fuerte y en cierta manera viven de su faceta pública. En la actualidad, el colaborador guarda una estrecha relación con los dos primeros. Con la tercera -Ana- su relación está en punto muerto tras una serie de desencuentros que han dinamitado el vínculo padre-hija. Pero no siempre ha sido así.

Diego Matamoros, Kiko Matamoros, Laura Matamoros, Jorge Javier Vázquez
La relación entre Kiko y sus hijos Laura y Diego está mejor que nunca / Gtres

Sus dos vástagos mayores, Diego y Laura Matamoros, han tenido sonados conflictos abiertos con su progenitor, sobre todo desde que ambos empezaron a alternar apariciones televisivas. El concurso de Laura en ‘GH VIP’ sirvió para que se despachase a gusto contra Makoke, por entonces esposa de Kiko Matamoros. Ambas se enzarzaban en una discusión muy tensa: «Yo hago lo que me da la gana y no te he dicho nunca a ti lo que tienes que hacer. No he dicho nada que no haya contado dentro de la casa. Yo no he hablado mal de tu padre en la vida, cierra el piquito guapa, que me dejes en paz, no tengo nada que hablar contigo, no voy a entrar al trapo», le decía la malagueña a la hija de su entonces marido. «Lo que mal empieza, mal acaba. Has dejado al descubierto muchas cosas de mi padre. Hablas por detrás a quien te da la gana y a todo el mundo, ese es tu problema, que vas por detrás…», le contestaba Laura Matamoros. Trapos sucios al retortero.

Hay que recordar que durante un tiempo, Diego y Laura vivieron junto a Kiko Matamoros. Esa convivencia no salió nada bien y pronto se desató la guerra. Kiko se ofendió por las palabras vertidas por su hija contra Makoke y entre ellos se generó un distanciamiento. De hecho, Laura Matamoros echaba en cara a su padre que trataba mejor a Javier Tudela (hijo de Makoke) que a sus propios hijos porque le daba caprichos millonarios mientras sus hijos biológicos tenían que comer arroz en Navidad porque no tenían dinero.

Kiko Matamoros, Laura Matamoros

Finalmente, Laura y su padre lograron firmar la paz: «Tuvimos una crisis de meses y a pesar de todo lo que dijo en GH VIP, cuando entré, le di un abrazo, le dije que la quería y que no se dejara influenciar porque la culpa es de Diego, que es veneno puro», dijo el colaborador. He aquí cuando se desató una guerra aun más fuerte entre Diego Matamoros y su progenitor. El joven se hizo varios platós de televisión aireando las infidelidades y el mal estilo de vida de su padre. Declaraciones que a menudo encontraban respuesta en forma de ataques salvajes por parte de Kiko. Y viceversa.

Insultos, dardos y reproches mutuos eran la tónica dominante cada semana hasta que un triste acontecimiento lo cambió todo. Kiko Matamoros cayó enfermo en 2019 teniendo que pasar por quirófano. En ese momento, Diego dejó atrás su orgullo y le llamó para interesarse por él. Lo hizo de manera comprensible y amable. Desde entonces, lograron reconciliarse hasta tener una relación bastante buena hoy en día.

Anita Matamoros
Anita Matamoros y Laura Matamoros / Gtres

Igual de buena es la relación con Laura Matamoros, que ejerce de nexo entre Kiko y Anita Matamoros. Las dos guardan un estrecho vínculo e incluso disfrutan de vacaciones juntas, pero hay una gran diferencia entre ellas: la primera tiene relación con su padre y la segunda ninguna. El conflicto de Kiko con su hija arrancó con la dolorosa y mediatizada separación de sus padres de la que la joven salió escaldada indirectamente. Sin embargo, tuvo su punto álgido en el choque que tuvo con la actual novia de Matamoros, Marta López Álamo, debido al trabajo que comparten como influencers.

Anita acusó a la pareja de su padre se copiar cada uno de sus posts y de seguir sus pasos por los locales que frecuenta, hasta el punto de haberse visto obligada a dejar de ir a su peluquería de confianza donde Marta también había empezado a ir. Poco a poco se ha ido mellando una relación entre padre e hija que el colaborador ya da por perdida: «No la llamo porque no recibo ninguna señal por su parte. Te juro por mi madre que doy la relación por perdida, pero posiblemente haya pensado en llamarla y en cómo recuperar esa relación».

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias