Ha hecho de tripas corazón

El gesto de Irene Rosales en su peor momento para animar a sus hijas

La mujer de Kiko Rivera se ha volcado en sus pequeñas tras perder a su padre

  • LOOK

Irene Rosales ha sacado fuerzas de flaqueza por un buen motivo: sus hijas. Solo unos días después de perder a su padre, Manuel Rosales, la mujer de Kiko Rivera ha hecho de tripas corazón por sus niñas y se ha adelantado a la Navidad poniendo el árbol y toda la decoración navideña que de alegría en su casa, en estos momentos tan difíciles. Pero Ana y Carlota son su motor y así lo ha contado en sus redes sociales publicando un video en sus ‘stories’ junto a un mensaje claro y conciso: «Que mis princesas nunca pierdan la ilusión». Debido al fallecimiento de su padre, Irene ha estado ausente de ‘Viva la vida’ y ha pasado el fin de semana encerrada en su casa acompañada de su marido y de sus hijas.

Irene Rosales se ha volcado en sus hijas tras perder a su padre/@irenerova24
Irene Rosales se ha volcado en sus hijas tras perder a su padre/@irenerova24

Volcada en ellas, la colaboradora de televisión no ha querido dejar pasar los días y ha impregnado su casa del espíritu navideño, contagiada por la ilusión de sus hijas. Irene es una mujer muy familiar, muy unida a sus padres y a sus hermanos, algo que Kiko Rivera destacaba hace unas semanas al explicar la problemática familiar que está viviendo con su madre. De hecho, sus hermanos también ha estado visitando a Irene y a su familia en su domicilio, confirmando esa unión de la que siempre se ha sentido orgullosa. De hecho, uno de sus hermanos también ha colaborado en este adelanto navideño llevándole una caja de mantecados, que Irene también ha querido compartir con sus seguidores.

Los hermanos de Irene también han colaborado en este adelanto navideño en casa de Kiko Rivera/@irenerova24
Los hermanos de Irene también han colaborado en este adelanto navideño en casa de Kiko Rivera/@irenerova24

Sus pequeñas son el motivo por el que la pareja sigue unida frente a la adversidad, y son sus razones por las que levantarse cada mañana y seguir luchando, como ambos han reconocido en las últimas semanas desde que comenzó la polémica entre el DJ y su madre, Isabel Pantoja. De hecho, Kiko se ha quejado del papel de la tonadillera como abuela. Así lo hizo en su polémica entrevista para la revista ‘Lecturas’ y también hace una semana cuando no dudó en entrar en directo en el programa en el que colabora su mujer, para defenderla cuando esta abandonó el plató hecha un mar de lágrimas, fruto de la tensión acumulada.

Ana y Carlota son el motor de la vida de Kiko Rivera e Irene Rosales/@irenerova24
Ana y Carlota son el motor de la vida de Kiko Rivera e Irene Rosales/@irenerova24

El pasado viernes Irene Rosales despedía a su padre, que fallecía tras una larga enfermedad que arrastraba desde hacía diecisiete años. Una pérdida que tenía lugar solo nueve meses después de la muerte de su madre, Mayte Vázquez. La pérdida de su padre llegaba en plena guerra con su suegra. Hace un mes que Kiko Rivera puso el grito en el cielo destapando un grave problema con la tonadillera y que ha terminado desvelando que el DJ encontró en Cantora el pasado 2 de agosto, las pertenencias de su padre que este había dejado en herencia a sus hijos y que, según denunció en su momento Isabel Pantoja, le habían sido robados.

Aunque todo apuntaba a que la guerra solo tendría a madre e hijo como protagonistas, la tonadillera no dudaba en acusar a su nuera de ser la causante de todo. «Que te hagan culpable de una cosa tan grave, me duele», confesaba Irene Rosales en aquel momento, defendiéndose de las declaraciones de su suegra. A pesar de todo, Isabel Pantoja quiso tener un detalle con su nuera en un día tan difícil, enviando una corona de flores en su nombre y en el de su familia.

 

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias