Cambio de aires

Baño de oro pero cero vida social: el futuro en blanco y negro de Cristiano y Georgina

Georgina y Cristiano
Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez.

Más de 200 millones de euros tienen la culpa de que Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez hayan empezado una nueva (y exótica) vida en Arabia Saudí. La pareja dice adiós a su plácida estancia en Europa después de que el Al Nassr haya llegado a un acuerdo con el portugués para firmar un contrato que lo vinculará con el club de Riad hasta el 2025. Dos años y medio por los que percibirá 200 millones por cada temporada. Un baño de oro para ellos, que han sido recibidos con honores en la capital, pero que tiene un marcado contraste.

CR7 y Georgina van a establecer su residencia en la mencionada Riad. La árida capital de Arabia Saudí acoge a Cristiano y Georgina después de su fallida aventura en Manchester, de donde han salido escaldados a raíz del enfrentamiento que el futbolista ha tenido con el entrenador y la propiedad. Lo que les espera allí es algo radicalmente diferente a todo lo que han podido vivir hasta la fecha. Esta es su primer salida del viejo continente, rumbo a un lugar marcado por sus estrictos principios morales y fuerte convicción religiosa. La pareja va a cambiar por completo sus hábitos, desde la forma de saludar (del Good morning al Salam Alaykum) hasta la manera en la que disfrutan de su tiempo libre.

Así es Riad, capital de Arabia Saudí / Gtres
Así es Riad, capital de Arabia Saudí.

¿Qué les espera a Ronaldo y Rodríguez en su nuevo cambio de rumbo? Conviene decir que Riad ha evolucionado en los últimos años hasta convertirse en la ciudad que más rápido han crecido en número de millonarios. También encabeza el ranking de sitios donde viven las personas más ricas del mundo y que muestran una alta afinidad por el lujo?
Allí, más del 47% de habitantes tiene un patrimonio neto de más de 100 millones de dólares. La mayoría de los salarios que perciben allí los trabajadores son superiores a los 10.000 euros mensuales. En este sentido se configura como un destino que cumple con el tren de vida del que gozan el portugués y la española, que verán incrementada en muchos ceros su cuenta bancaria gracias al jugoso contrato que el Al-Nassr ha ofrecido al exjugador del Real Madrid.

La otra cara de la moneda en su potencial nueva ciudad de residencia lo escenifica la marcada segregación de sexos y una gran ausencia de ocio. Apenas hay entretenimientos para la población más allá de visitar vastos centros comerciales, donde quizá Georgina encuentre algunas de las mejores tiendas de lujo. Unas tiendas que, por cierto, paralizan su actividad cuando llega la hora del rezo hasta el punto de que no se puede ni pagar en las grandes superficies. Sea como fuere, los ricos suelen disfrutar su tiempo libre viajando fuera de Riad en búsqueda de una mayor oferta temática.

Los extranjeros de a pie suelen encontrarse con muchas exigencias para entrar y los visados son complicados de conseguir. No tendrán problema alguno CR7 y la madre de sus hijas en este sentido. A las zonas donde se alojan los foráneos se les conoce como compounds, que son recintos repletos de comodidades para los residentes. Fuera de ellos la vida es mucho más difícil en un país que no permite el consumo de alcohol entre extranjeros ni la celebración de la Navidad cristiana, dado su arraigada cultura musulmán.

Se calcula que en Arabia Saudí hay más de 2.300 españoles, a los que les suele costar adaptarse a las costumbres locales. Valga como ejemplo este testimonio extraído de un reportaje sobre este asunto de El Confidencial: «Los saudíes lo que hacen es ir a estrahas lugares a las afueras de las ciudades o en polígonos industriales donde se reúnen para despejarse después del trabajo, hablar, jugar a algo y bailar. Van un poco por estratos sociales. No hay alcohol y están totalmente segregados, pero es su forma de pasárselo bien, muchos van todos los días». ¿Se adaptarán Cristiano y Georgina a la vida en Riad? 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias