Un emocionante regreso

Carles Francino, roto de emoción en su regreso a la radio tras superar el Covid y perder a un familiar

47 días después y tras superar el coronavirus, Carles Francino ha regresado al trabajo, donde muy emocionado ha contado su experiencia y ha mandado un mensaje de reflexión.

Ver vídeo

Carles Francino tiene una de las voces más conocidas de las ondas, pero durante los últimos 47 días se ha convertido en el gran ausente. Hace casi dos meses, el 26 de marzo, el periodista radiofónico se marchaba con premura de su puesto de trabajo tras haber estado en contacto estrecho con un positivo en Covid-19. Si bien el presentador de ‘La Ventana’ había tenido «un contacto muy leve, al aire libre y los dos con mascarillas con una persona próxima pero no conviviente», su estado terminó empeorando y fue necesario que ingresara en el hospital durante unos días.  Tres semanas después, su hijo, el actor Carles Francino, compartía una storie con la que anunciaba que su padre ya estaba en casa.

Sin embargo, no ha sido hasta este lunes 10 de mayo cuando el locutor ha regresado a su puesto de trabajo y es que ha necesitado todo este tiempo para recuperarse después de que el virus se las haya hecho pasar «canutas», en sus propias palabras. Un regreso de lo más emocionante en el que ha compartido su experiencia con los oyentes.

Carles Francino
Carles Francino ha regresado al trabajo este lunes / Gtres

«Hace 47 días me dijeron que tenía que marcharme de la radio. Había tenido contacto estrecho con un positivo y me fui a casa cabreado como una mona porque pensaba que era muy exagerado, que llevaba un año tomando precauciones, con controles muy seguidos, que soy deportista, que estoy fuerte y que a mí no me podía tocar», ha narrado antes de emocionarse sobre el micrófono. «A los cinco días de dar positivo tuve que ingresar de urgencia en la Fundación Jiménez Díaz con fiebre muy alta y oxígeno muy bajo. Las pasé canutas, sobre todo durante 48 horas en las que los indicadores eran malos -aunque eso lo supe después-, incluido un ictus del que, afortunadamente, parece que no me ha quedado ninguna secuela. Perdí 6 o 7 kilos, masa muscular, además perdí la voz, no es que tenga mucha, pero la poca que tengo la perdí», ha contado a los oyentes, que han reaccionado con emoción a través de las redes sociales.

Un ‘infierno’ que no terminó ahí pues, ya sin poder contener las lágrimas, Carles Francino ha desvelado el fallecimiento de un familiar muy próximo, el que fuera su contacto estrecho, «murió el 12 de abril», ha dicho, sin desvelar de quién se trataba. «Y otro -otra- se recupera lentamente tras pasarse casi un mes en la UCI. Además, mi mujer, y mis hijos pequeños también sufrieron el ataque del COVID, aunque con menor virulencia».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Litows (@carles_francino)

Además de narrar su experiencia, el periodista de la Cadena Ser ha recordado y enfatizado el trabajo de los sanitarios. «¿Es posible que nos hayamos olvidado de los sanitarios? ¿Dónde han quedado aquellos aplausos a las ocho de la tarde?», se ha preguntado y es que, en su opinión, «todos los homenajes, los agradecimientos… se quedan cortos». Además, Carles Francino ha querido agradecer los mensajes de apoyo que tanto él como su familia han recibido durante los últimos días: «Si el cariño fuera una hipoteca, yo estaría pagando plazos lo que me queda de vida», ha dicho. Esta terrible situación, le ha regalado una conclusión que ha querido compartir con sus oyentes, «detalles como este son las que me reafirman en que quizás deberíamos invertir más energía en las cosas importantes de la vida, as que tienen que ver con los sentimientos nobles, con cuidar a las personas a las que queremos, con intentar que este mundo sea un poquito mejor…».

Lo último en Actualidad

Últimas noticias