El príncipe Enrique pone contra las cuerdas a Guillermo: «Fue aterrador que me gritara»

nieta Nelson Mandela
El príncipe Enrique y Meghan Markle en una imagen de archivo. / Gtres

Después de la gran expectación que se había generado en torno a la docuserie de los duques de Sussex, los tres primeros episodios que emitió la plataforma Netflix la pasada semana generaron más críticas que alabanzas. A pesar de que era mucha la preocupación por los ataques que la pareja formada por el príncipe Enrique y Meghan Markle, pudiera hacer hacia la Familia Real, lo cierto es que estos primeros episodios han puesto el foco en las comparaciones con Diana de Gales, la historia de amor del matrimonio y los ataques a la prensa británica. Sin embargo, todavía quedaban otros tres capítulos por ver la luz, en los que los comentarios hacia la estructura de la Corona han sido bastante más duros.

Documental del príncipe Enrique y Meghan Markle / Netflix
Documental del príncipe Enrique y Meghan Markle / Netflix

Ha sido este jueves, curiosamente coincidiendo con la reaparición de la Familia Real al completo en el especial de Navidad de la princesa de Gales, cuando la plataforma ha estrenado los últimos tres episodios de una serie que, para muchos, no solo es tediosa, sino que supone una manera bastante retorcida de ‘estirar un chicle’ al que ya apenas le queda recorrido. No hay que olvidar que, cuando los duques de Sussex abandonaron la Familia Real dijeron que su intención era ser económicamente independientes, pero esta tarea no es tan sencilla cuando uno está acostumbrado a los niveles en los que se movía, especialmente, el príncipe Enrique.

En estos últimos episodios, tanto Meghan Markle como especialmente el príncipe Enrique, critican de manera muy tajante a los Windsor. Desde los presuntos ‘ataques de ira’ del príncipe Guillermo a las filtraciones a los medios, culpables, según la pareja, de que vivieran en una situación de constante miedo por su seguridad.

Docuserie Meghan Markle y Enrique
El Príncipe Enrique junto a Meghan Markle en su docuserie. / Netflix

A pesar de que en el primero de los capítulos de esta segunda tanda se habla de la boda de la pareja y de cómo la Familia Real arropó a Meghan en sus primeros pasos, los duques de Sussex comentan que los problemas comenzaron a raíz de la gira que hicieron por Australia y Nueva Zelanda: «El problema viene cuando la persona con la que te casas, tu apoyo, empieza a ganar protagonismo y a hacer mejor el trabajo que la persona que nació para ello. Eso molesta a la gente, cambia el equilibrio. Porque te han hecho creer que la única forma de que tus proyectos benéficos funcionen y de que tu reputación crezca o mejore es saliendo en las portadas», cuenta el príncipe Enrique, que recuerda cómo a su madre le pasó algo similar, cuando empezó a ganar protagonismo respecto al que entonces era el heredero, Carlos de Inglaterra.

La pareja recalca que el principio del fin fue su decisión de dar un paso atrás y retirarse de sus obligaciones oficiales. Enrique cuenta que uno de los momentos más duros fue la discusión con su padre y su hermano, especialmente con Guillermo. Para él, fue una de las cosas más difíciles a las que se ha tenido que enfrentar, dado que se habían prometido no hacerse daño nunca. El duque de Sussex ha revelado que la reunión en Sandringham no sirvió para establecer los términos de su salida, sino todo lo contrario, para generar un clima de malestar. «Fue aterrador que mi hermano me gritara y me gritara, y que mi padre dijera cosas que simplemente no eran ciertas», ha dicho Enrique, que asegura que su abuela, la Reina Isabel, se quedó al margen, se mantuvo en silencio y escuchó, pero no intervino.

Fue después de esta reunión, en la que aseguran se evitó conscientemente la presencia de Meghan Markle, cuando se establecieron los términos de la salida. El duque de Sussex ha explicado que se ofrecieron cinco opciones y se llegó al punto en común de escoger la intermedia. Ellos querían ser ‘económicamente independientes’, pero no querían desvincularse del todo. Tal como apunta el propio Enrique, fue a partir de ese momento cuando comenzaron las filtraciones, de las que acusa directamente a Buckingham, algo que no ha quedado demostrado.

El príncipe Guillermo con su hermano Harry / Gtres
El príncipe Guillermo con su hermano Enrique. / Gtres

Es más, el duque de Sussex acusa directamente a su hermano de mentir a los medios al emitir el comunicado conjunto sobre su relación, cuando emitió un comunicado en el que él nunca participó. «Me hablaron de un comunicado conjunto que se había publicado en mi nombre y en el de mi hermano desmintiendo la historia de que nos había acosado para echarnos de la familia… No me lo podía creer. Nadie me había pedido permiso para poner mi nombre en una declaración así», ha dicho el príncipe Enrique, que declara que la relación con su hermano está dañada.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias