Instagram

Los abrazos rotos de Ana Obregón

La actriz comparte todos los abrazos que le dio a su hijo en vida, en lo que es un nuevo y emotivo recuerdo a su hijo, Álex Lequio.

  • LOOK

Ana Obregón ha vuelto a abrir su dañado corazón en Instagram para recordar a su fallecido hijo. Aprovechando que este pasado 21 de enero el Día Internacional del Abrazo, ha querido bucear en su álbum de fotos familiar para rescatar los mejores que ha tenido con su hijo durante sus años de vida. ¿El resultado? Sentimientos y emociones a flor de piel.

La actriz ha colgado hasta cinco fotos en las que aparece con su hijo en brazos. A su lado, unas emotivas líneas que resaltaban la paradoja de que fuera el día del abrazo sin poder abrazar a los seres queridos como consecuencia de la COVID-19: «Hoy es el día internacional del abrazo. Que contradicción. Por la pandemia hay que abrazar con cuidado a las personas que quieres. Otros desgraciadamente no lo haremos nunca porque esas personas ya no están con nosotros. Cuando podáis, abrazad a las personas que queréis, sin límites, sin miedo, con pasión y mucho amor…todo el tiempo…», escribió.

Ana Obregón sabe por experiencia propia que este gesto de cariño es la mejor herencia que queda: «Al final esos abrazos se quedan para siempre en tu corazón y en tus recuerdos y puedes revivirlos cuando quieras. Yo vivía de tus infinitos abrazos cuando estabas aquí y ahora sobrevivo gracias a esos abrazos que se han convertido en eternos», sentencia.

Grandes amigos suyos como Susana Uribarri o Lydia San José le han escrito en el muro con comentarios llenos de amor: «Todos los abrazos que aún te daré» o «te abrazo en la distancia». También Alejandro de Miguel, el costurero que se encargó de la confección de su traje para las Campanadas, ha querido dejar su impronta: «un abrazo enorme mi querida».

Ana Obregón
Ana Obregón consiguió su objetivo, «transformar el dolo en amor»/RTVE

Precisamente, la Nochevieja pasada supuso el regreso al trabajo de Ana Obregón tras la muerte de Aless Lequio. Fueron sus Campanadas más atípicas por este motivo y también por la circunstancia excepcional de la pandemia. Aquel día, Ana dio una lección de entereza al recordar a su hijo al aguantar como pudo las lágrimas derramándose por sus ojos ante toda España: «Quiero mandar un mensaje de esperanza, y quiero que cuando suenen las 12 campanadas miremos al futuro con la convicción de que juntos y con responsabilidad saldremos de este túnel. Y voy a pedir un aplauso. Por quienes han luchado contra la pandemia, contra el cáncer y contra muchísimas otras enfermedades…. Por ellos por los que son los verdaderos héroes de este año, por los que siguen luchando voy a pedir un aplauso tan fuerte que llegue hasta el cielo», dijo ante la cámara.

Es bastante habitual ver a Ana Obregón haciendo recuerdos a su hijo en redes. Hace tan solo unos días que se cumplían 8 meses del fallecimiento de su hijo y la bióloga quiso tener unas palabras, de nuevo, que salían de lo más profundo de su corazón: «8 meses sin ti. 8 meses sin vida. Los dos. Escribo para intentar transformar el dolor en palabras, pero cuando el dolor es devastador es indecible. No hay palabras. En ningún diccionario del mundo. ¿Cómo se llama a los padres que han perdido un hijo? Solo encontré una en sánscrito: VILOMAH (en contra del orden natural)».

Ana sabe que el dolor será su compañero de viaje toda la vida, pero que el recuerdo de la persona que más ha querido en este mundo será imborrable. Los abrazos y las imágenes son el mejor legado.

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias