Corazón

"Si estáis leyendo esto, todo habrá acabado"

Sale a la luz la sobrecogedora carta que escribió Iván Fandiño a la muerte

Iván Fandiño
Ver Galería
CONSULTA LA GALERÍA | Iván Fandiño / Gtres
0 Comentar

El pasado 17 de junio, el diestro Iván Fandiño (36) dejaba huérfano el mundo de la tauromaquia tras recibir una grave cornada en un pulmón mientras toreaba en la ciudad Aire-sur-l’Adour (sudoeste de Francia) y hoy, un mes y medio más tarde, la carta más desgarradora escrita a su familia ha visto la luz. Un manuscrito de su puño y letra que redactó dos años antes, el 15 de mayo de 2015, cuando el torero se vio solo ante el peligro al tener que lidiar contra seis astados en la Feria de San Isidro de Madrid.

“Si estáis leyendo esto, todo habrá acabado” reza la misiva del desaparecido ‘torero de hierro’ de un modo casi profético. De hecho, según recoge el diario ‘ABC’, el de Orduña escribió esta epístola para sus seres queridos, muy consciente de lo que implicaba su profesión. “Probablemente, el precio que me ha tocado pagar es demasiado duro, pero mi alma está tranquila”, relata uno de sus renglones. La tinta corrió por el papel desde la suite 201 de un hotel cinco estrellas cercano a Las Ventas y sobrevivió con él a un lleno absoluto. Desde entonces, aquella carta viajó con él por medio mundo como si de su propia crónica de una muerte anunciada se tratase.

Ahora ha sido su viuda, Cayetana García Barona, quien hace solo unos días se encontraba este documento “en una maleta que solo usaba él”. “Imagínate la emoción que sentí cuando la leí“, cuenta su mujer al citado medio.

Iván Fandiño
El torero Iván Fandiño en la Feria de San Isidro de 2015 / Gtres

Nacido en Orduña (Vizcaya), el diestro tomó la alternativa en Bilbao en agosto de 2005. Quien lo conocía, destacaba de él su vocación, pese a no existir en su vida tradición familiar en la tauromaquia. Se aficionó con tan solo 14 años y 22 años después, lograba convertirse en un genio de las capeas realizando el año pasado 34 corridas en las que logró 34 orejas y tres rabos. Cuando fue cogido por el toro, el espada fue consciente de la gravedad de la misma y él mismo dijo “qué me lleven rápido al hospital que me estoy muriendo”. Unas horas más tarde no se pudo hacer nada por él y a su misa funeral, celebrado en la iglesia Santa María de Orduña en la tarde del pasado 19 de junio, acudieron toreros de  primera línea como José Tomás, Enrique Ponce, Julián López ‘El Juli’, Miguel Ángel Perera, Espartaco, Pepín Liria, Gonzalo Caballero y Miguel Abellán.

Últimas noticias