Gastronomía

Cómo empezar una dieta vegana con éxito

Toma nota de cómo empezar una dieta vegana con éxito.

Cómo empezar una dieta vegana con éxito
Cómo empezar una dieta vegana con éxito

Los lunes sin carne se han puesto de moda. Más allá de este hábito podemos tener la tentación de cambiar de dieta. El veganismo es toda una filosofía de vida, no solo afecta a todo lo que se come, sino también a cómo vestimos o qué compramos. Optar por dejar la carne aparcada durante unos meses o para siempre puede ser una manera de darle la bienvenida a esta nueva época. Cerramos mes, emprendemos el camino a la primavera y buscamos una nueva forma de cuidarnos que afectará a toda nuestra vida. Toma nota de cómo empezar una dieta vegana con éxito.

Pasos para empezar una dieta vegana con éxito

La dieta vegana y otras requiere de unos pasos básicos que nos servirán para cumplir nuestra misión con éxito. Cambiar de comida no es fácil, renunciar a los chuletones, al jamón ibérico, el queso, la leche y los huevos puede ser una tarea costosa. Gracias a estos consejos cumplirás tus objetivos con el mínimo esfuerzo.

Empieza por un día cumpliendo al pie de la letra con tus objetivos. El lunes es un buen día para empezar a comer vegano. Te ayudará a visualizar los objetivos que estás deseando cumplir. Prepara un menú que tenga los ingredientes que más te gusten, comer fruta y verdura se convertirá poco a poco en un hábito cada vez más fácil de cumplir. Ampliaremos a dos y a tres días, a medida que podamos cumplir con estos objetivos.

Elimina todo lo que no sea vegano de la nevera y despensa. En cualquier dieta es importante tener las mínimas tentaciones posibles. No dejes nada que pueda afectar a tus objetivos, necesitas eliminar los productos no veganos para no comerlos. Sobre todo, al principio será complicado que lo consigas, el queso es quizás uno de lo más adictivos que existe. Imaginarse una pizza sin queso o un plato de pasta puede ser complicado, pero hay muy buenos quesos veganos que nos ayudarán a pasar los primeros días sin ese ingrediente.

Haz la transición a una filosofía vegana de la mano de amistades, pareja o familia. Será más sencillo si todos tenéis el mismo objetivo. De esta manera las cenas en casa, en el trabajo o en familia no serán tan complicadas. Será más sencillo cumplir com la dieta y no dejar que ninguna influencia externa nos afecte. Tener compañía en cualquier cambio de alimentación es esencial, especialmente cuando optamos por no comer determinados ingredientes.

Consulta siempre a un nutricionista. Un diplomado o graduado en nutrición es el profesional encargado de esta tarea. Además de crear dietas que permitan adelgazar o coger peso, que es quizás una de sus consultas más habituales, son esenciales ante cualquier cambio de tipo de dieta. Gracias a ellos conseguiremos tener una guía clara de cómo hacernos veganos, cualquier complemento que debemos incluir en nuestra dieta nos los señalarán para estar en plena forma siempre. Es importante este paso para tener éxito.

Prepara platos atractivos visualmente. Comemos muchas veces con la vista. Nos guste o no, si hay un plato bonito, nos lo comeremos mucho mejor. Lo mejor de la dieta vegana es la gran variedad de ingredientes que nos ofrece, podemos preparar platos bonitos y apetecibles. Unas ensaladas con verde, morado o amarillo, lechuga, arándanos y mango o maíz, las posibilidades son enormes. También será importante preparar nuestra comida para llevar, no siempre encontramos bares o restaurantes veganos. Si vamos a casa de un amigo o familiar que no sea vegano le advertiremos o llevaremos de casa algunos ingredientes. Será más fácil no caer en la tentación.

El primer ingrediente que recomiendan dejar es la carne roja, después la blanca y finalmente el pescado. Sigue un orden. Ve marcando los procesos hasta que ya no quede nada de carne ni lácteos en tu nevera. Quizás la parte más complicada es eliminar los lácteos y huevos. Hay buenas alternativas, la harina de garbanzo sirve de sustitutivo de huevo, se pueden preparar unas tortillas de patata o tortitas veganas impresionantes. Las bebidas vegetales nada tienen que envidiar a la leche, son sustitutos que podemos encontrar en casi todas las cafeterías, bares y restaurantes. La leche de avena suele estar disponible y es una buena alternativa.

Pon rumbo a los lunes sin carne y quizás a la dieta vegana. Dejar atrás la carne nos ayudará a aumentar la ingesta de fibra de la mano de verduras y frutas. Incluiremos más antioxidantes, algo que puede potenciar nuestra belleza un poco más, especialmente haciendo que nuestra piel esté más brillante. Podemos perder algunos kilos con el simple gesto de dejar de ponerle queso a todo, dejando los lácteos el cambio puede ser significativo. Apuesta por esta filosofía de vida y adelgaza mientras te cuidas, dejando a un lado cualquier alimento o elemento de procedencia animal. Empieza una dieta vegana con éxito y sin ningún riesgo.

Lo último en Estilo

Últimas noticias