La gran ‘tragedia griega’ de doña Sofía: radiografía de un distanciamiento inevitable

Este sábado, la familia real griega tiene una de las citas más importantes de los últimos tiempos. Casi un año después de su enlace civil en St. Moritz, el príncipe Felipe y Nina Flohr contraerán matrimonio religioso en uno de los lugares más emblemáticos para el clan, la catedral de Atenas. Un templo que ha sido testigo de las bodas de los Reyes Juan Carlos y Sofía a principios de la década de los años sesenta y, poco después, de la de Constantino y Ana María.

Reina Sofía
La Reina Sofía el día de su boda / Gtres

Las celebraciones previas del enlace comenzaron el viernes por la noche, con una fiesta en el lago Vouliagmeni, un precioso enclave situado 25 kilómetros al sur de Atenas. Ya el jueves a mediodía algunos medios publicaron fotografías del entrañable reencuentro de la familia del príncipe Pablo y su hermano el príncipe Nicolás. Las dos parejas disfrutaron de un brunch en uno de los restaurantes más conocidos del centro de Atenas, en el que estuvieron acompañados de Filippos Strattos, uno de los amigos de la familia.

Aunque no se ha confirmado la lista de los invitados, se espera que a la boda acudan representantes de numerosas casas reales. La Reina Sofía, junto a la Infanta Elena y es más que probable que la Infanta Cristina no faltarán al enlace. Quienes no van a poder asistir son los Reyes Felipe y Letizia, ya que se encuentran cumpliendo con compromisos de agenda en el marco de las actividades de los Premios de la Fundación Princesa de Asturias.

Premios Princesa de Asturias
La Reina Sofía con Leonor en Oviedo / Gtres

Una coincidencia que no ha permitido a Sus Majestades acompañar a Felipe en este día tan especial, aunque, lo cierto es que tampoco asistieron a la boda civil celebrada en diciembre del año pasado y en la que sí estuvo presente la Infanta Cristina con su hija Irene.

La última vez que la familia real griega se reunió para un enlace fue hace más de diez años, coincidiendo con la boda del príncipe Nicolás y Tatiana Blatnik. Una celebración que tuvo lugar en Spetses en lugar de en Atenas, en el verano de 2010 y cuyas imágenes evocan, sin duda, una época mucho menos convulsa que la actual. Es cierto que don Juan Carlos no estuvo presente, como tampoco lo hizo en el homenaje al rey Pablo que se celebró en Tatoi en el año 2014 apenas unos meses antes de la abdicación con motivo del cincuenta aniversario de su muerte.

Homenaje a Pablo de Grecia en Tatoi / Gtres

Aquel 25 de agosto de 2010 fueron muchos los royals que se trasladaron hasta la isla para acompañar a la pareja en su gran día. Representantes de numerosas casas reales, sobre todo, de las nuevas generaciones como los entonces príncipes Máxima y Guillermo, Mary y Federico de Dinamarca, Carlos Felipe, Magdalena -que acababa de romper con Jonas Bergström- y Victoria de Suecia o Lady Amelia Windsor.

Grecia
La boda de Nicolás y Tatiana de Grecia / Gtres

Sin embargo, en lo que respecta a la Corona de España y a su directa relación con la familia real griega, la imagen que se proyectaba entonces nada tenía que ver con la actual. Fue la de Nicolás y Tatiana la última boda en la que vimos a la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarin antes de que comenzara escándalo del Caso Nóos. No obstante, más allá de lo que tenga que ver con los que fueran duques de Palma, lo verdaderamente llamativo es que en aquella boda, la relación entre el hoy Rey Felipe y sus primos era muy estrecha. Hay imágenes del monarca y de doña Letizia charlando animadamente tanto con Pablo de Grecia como con el príncipe Nicolás. Algo que ahora, sobre todo después de que Marie Chantal criticara públicamente el comportamiento de la Reina durante el ‘rifirrafe’ de Mallorca, sería impensable. Una serie de circunstancias de las cuales la más damnificada ha sido la Reina Sofía, gran defensora de la unidad familiar y que ahora se encuentra en el medio.

Reina Sofía
La Reina Sofía en una imagen de archivo / Gtres

Aunque don Felipe y doña Letizia han coincidido en, al menos tres ocasiones más desde aquella boda, las relaciones entre ellos ya no han vuelto a ser tan fluidas.  Prueba de ello es que el Rey asistió solo a la fiesta del 50 cumpleaños de su primo a las afueras de Londres donde, por cierto, coincidió con Iñaki Urdangarin. Ahora solo queda esperar a ver si los compromisos de agenda permiten que Sus Majestades no falten a la que será la próxima gran cita de la familia real griega: la boda de Teodora y Matthew Kumar. Eso sí, por ahora, no hay fecha definida.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias