DECLARACIONES

EXCLUSIVA: Los secretos de los nuevos retratos no oficiales de los Reyes

El Museo de Arte Contemporáneo “Mayte Spínola” de Marmolejo (Jaén) está a punto de recibir dos de sus piezas más especiales. Este centrose creó en el año 2004 con una donación de los artistas pertenecientes al Grupo “ProArte y Cultura”, cuya fundadora y directora es Mayte Spínola. Además, dentro de su Patronato se encuentran figuras destacadas como el Alcalde de la localidad, la escritora Carmen Posadas, la historiadora Carmen Iglesias, la empresaria Alicia Koplowitz y la mecenas de arte Baronesa Thyssen.

Letizia
Los Reyes antes de la entrega del Premio Cervantes. / Gtres

Tal como ha podido saber este digital, el próximo mes, el centro de arte va a colgar de sus paredes dos nuevos retratos. Pero no se trata de retratos cualquiera, sino una pareja de lienzos de los Reyes. Unos cuadros muy especiales que Mayte Spínola ha encargado a dos artistas destacadas del panorama nacional: Imma Merino y Marta de Arespacochaga.

LOOK ha podido hablar con las dos artistas, así como con Mayte Spínola, sobre este importante proyecto. La mecenas ha atendido amablemente a este portal “el alcalde y el concejal de Cultura me dijeron que querían tener los retratos de los Reyes y se los encargué a las dos artistas”. Mayte Spínola ha comentado que de momento no se sabe si más adelante los Reyes puedan visitar el museo y ver los retratos: “siempre están invitados”, ha dicho. La mecenas ha recalcado que no se ha dado ningún tipo de directriz a ambas pintoras: “el artista siempre tiene que ser libre, más allá de algunos temas de lógica, de etiqueta, ya que van a presidir un museo”.

Imma Merino, artífice del retrato de doña Letizia

En conversación con este digital, Imma Merino ha comentado que ya el retrato fue un encargo de Mayte Spínola el pasado mes de diciembre y que, en su caso, ya está terminado y enviado a Marmolejo, aunque no sabe la fecha exacta en la que se va a exponer: “creo que va a ser en torno al 27 o el 28 de mayo, coincidiendo con una entrega de medallas”, asegura. Ella misma confirmó a través de las redes sociales que ya había concluido el retrato e incluso compartió detalles del mismo: “ya lo doy por terminado, este retrato de la reina Letizia estará expuesto en la entrada de un maravilloso museo. Pintar un retrato institucional siempre es un reto, no basta con lograr un parecido físico también hay que conseguir transmitir la personalidad del retratado respetando la formalidad del lugar donde será expuesto añadir algo de la personalidad del pintor, en este caso la mía”, ha escrito la artista.

Un cuadro en el que se ve a doña Letizia mirando al frente, con el pelo suelto, un maquillaje suave y vestida de rojo, su color fetiche. Imma reconoce que para este retrato ha hecho muchos bocetos, “sobre todo en mi cabeza, no empiezo a dibujar hasta que lo tengo bastante claro”. La artista explica que se ha basado en fotografías: “yo no tuve contacto con ella, tengo entendido que no posan, cosa que entiendo”, comenta.

Mientras que en el rostro no se puede aplicar mucho toque personal, es algo que sí ha podido hacer en el cuerpo: “ahí está la parte más creativa, más libre”, ha dicho. Imma asegura que sí tenía algunas directrices en cuanto a la postura y las dimensiones del retrato: “aunque la cara está de frente, el cuerpo está un poco girado, mirando al Rey, para que tenga sentido todo”, recalca.

Para la pintora, la parte más tediosa ha sido quizás la elección del vestido: “ahí ya me dejé llevar un poco. Estuve viendo muchísimos vestidos, de ella y de otras. Un traje que le encajara a ella, pero que además me gustara a mí”, mantiene, a la vez que sentencia que el color lo tenía muy claro desde el principio: “Mayte también me sugirió que fuera rojo”. Merino cuenta que tenía que mantener un aspecto formal, pero que, a la vez, quería un toque de movimiento, a través de las asimetrías. “Dentro de que es un retrato de una Reina, quería darle un aspecto un poco más moderno”.

La artista ha explicado que ha estado en continuo contacto con Marta de Arespacochaga, responsable del retrato del Rey: “hemos estado hablando todo el tiempo, para que los tamaños y otros aspectos coincidieran, que estuviera equilibrado. Pero lo hemos hecho todo por teléfono porque no hemos estado juntas”. Imma reconoce que en este caso concreto, el cuadro le ha llevado más tiempo del habitual, ya que es un retrato más grande de los que acostumbra a realizar. “Empecé a pintarlo en febrero y lo he acabado ahora. Luego está la parte anterior, pensando el cuadro y haciendo garabatos”. Merino comenta que Mayte Spínola le ofreció pintar a la Reina, aunque también le preguntó si prefería al Rey: “como yo al Rey ya lo había pintado en el pasado, pensé que ahora mejor la Reina”, sentencia la artista, que revela que también ha pintado a doña Letizia en el pasado.

Sobre si los Reyes tienen constancia de estos retratos, Imma mantiene que no está segura. “Sé que el primer retrato que hice para la Reina, Mayte me dijo que lo había visto ella, pero el otro cuadro se fue a Georgia”, dice la pintora, que reconoce que “este me ha gustado más”.

Marta de Arespacochaga y el retrato de don Felipe

Mientras que el cuadro de Imma Merino de doña Letizia ya se ha podido ver, no así el del Rey, pintado por la artista Marta de Arespacochaga. LOOK ha podido comentar con ella sobre los detalles de este retrato. Según ha explicado a este digital, aún le quedan unos días para finalizar el cuadro, que se expondrá frente al de doña Letizia en el Museo de Marmolejo

“Es un retrato clásico, realista, como a mí me gusta pintar desde siempre. Procuro ser fiel a los colores, a la expresión de la cara. Para pintar al Rey me gustan mucho los uniformes, las condecoraciones, el contraste de los blancos con los azules.  Este retrato quiere reflejar a don Felipe, vestido de uniforme. Le representa un poco sonriente, para quitarle tirantez al uniforme. Una sonrisa que contrasta”, ha declarado la artista.

Marta de Arespacochaga ha explicado cómo ha sido el proceso de pintar este retrato: “ha sido como el resto de mis cuadros. Inspirándome en Internet, en las fotografías del Rey, lo tengo estudiadísimo, igual que la Reina Letizia, los observo muchísimo. Ha sido un proceso un poquito largo, porque he estado interrumpida por un montón de cosas que tenía”. La artista reconoce que lo más difícil ha sido el rostro: “lo más difícil ha sido la cara del Rey. Yo soy muy insistente con el parecido y con intentar sacar expresiones”.

Al igual que ha comentado Imma Merino, Marta de Arespacochaga también ha tenido libertad en el momento de pintar, aunque ha estado en contacto con ella para que ambos retratos estuvieran en la misma línea.

No es la primera vez que pinta a los Reyes, de hecho, el monarca y su esposa son conscientes de su trabajo: “envié a Casa Real dos fotografías de los últimos retratos que hice de ellos. Fueron encantadores porque me escribieron de su puño y letra, especialmente el Rey, pero nombrando a la Reina. Me felicitaron muchísimo por el trabajo que había hecho. Me hizo mucha ilusión”, ha comentado.

La artista ha reconocido que, además de a los Reyes, le gustaría pintar a sus hijas: “la Princesa Leonor y a la Infanta Sofía están en una edad preciosa y además son guapísimas. Creo que me quedaría una cosa delicada y bonita”, ha recalcado.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias