DESDE SU CAUTIVERIO EN SUDÁFRICA

Charlene se pone guerrera: la imagen más impactante de la Princesa contra la caza furtiva

Ver vídeo

A pesar de llevar varios meses instalada en Sudáfrica por motivos de salud y que su fecha de vuelta se antoja todavía lejana -al menos hasta el mes de octubre según ella misma ha revelado-, lo cierto es que la princesa Charlene se mantiene bastante activa en todos los aspectos. La esposa de Alberto de Mónaco no solo ha concedido ya varias entrevistas en las que habla de su situación y reafirma su compromiso con el soberano, tratando de dar carpetazo a cualquier tipo de rumor que apunte a una crisis en la pareja, sobre todo ahora que el Príncipe se enfrenta a una nueva demanda de paternidad.


El motivo del viaje a Sudáfrica de la Princesa no fue otro que participar en una campaña en contra de la caza furtiva de rinocerontes. Una iniciativa a la que la royal prestó su imagen para una serie de fotografías en las que aparecía junto a un ejemplar de esta especie que había sido presa de los cazadores para arrebatarle uno de los cuernos, muy cotizados en el mercado negro. Sin embargo, Charlene nunca imaginó que el viaje a su país natal para participar en esta campaña terminaría con un infección complicada en las vías respiratorias superiores que le impediría regresar a casa en varios meses.

Charlene de Mónaco
La Princesa lleva varios meses en Sudáfrica por una infección y no se espera su vuelta a Mónaco hasta el otoño, tal como ella misma ha confirmado recientemente  / Gtres

Sin embargo, Charlene se está recuperando de manera favorable y continúa muy activa. Este fin de semana, la Princesa ha compartido en sus redes sociales una impactante imagen en línea con la campaña en contra la caza furtiva. Una fotografía en blanco y negro en la que aparece vestida con un top de tirantes y luce un llamativo collar de abalorios, una joya tradicional africana inspirada en la cultura y el arte tradicional. La Princesa lleva un maquillaje muy marcado, en el que destacan los ojos, que aporta un aire sofisticado a su mirada. Charlene mira fijamente al frente y coloca el puño de la mano derecha junto a su nariz simbolizando el cuerno del rinoceronte mientras señala con el dedo índice de la mano izquierda a la cámara.

Una instantánea cuanto menos llamativa con la que la Princesa quiere concienciar contra una práctica ilegal que pone en peligro la supervivencia de la especie. En una segunda imagen, escrito en letras rojas -como si fueran sangre- sobre un fondo oscuro pone: “el cuerno del rinoceronte no es cool”. Un post que no ha tardado en generar numerosas reacciones de apoyo a una campaña en la que la Princesa está muy implicada, a pesar de las dificultades que ha supuesto para ella a todos los niveles.

Lo último en Casa Real

Últimas noticias