Televisión

Rocío Carrasco desvela el motivo de su silencio: «he estado callada por terror y por la cara de mis dos hijos»

Este domingo Rocío Carrasco se convierte en la protagonista del documental más esperado, en el que rompe su silencio tras 25 años callada.

Rocío Carrasco
Llegó el día, Rocío Carrasco rompe un silencio de 25 años a través de su documental: "Rocío. Contar la verdad para seguir viva" / Mediaset

Rocío Carrasco se ha convertido en la gran protagonista de la semana. Todavía no se ha estrenado la docu-serie de la que es protagonista -y que verá la luz este domingo a las diez de la noche en Telecinco-, pero todo el mundo quiere saberlo todo sobre Rocío, una mujer que ha protagonizado muchas portadas y aún más titulares pero que sigue siendo un gran misterio. Toda esta intriga terminará en apenas unos días con el estreno de ‘Rocío. Contar la verdad para seguir viva’, el documental en el que la hija de ‘La más grande’ rompe su silencio tras más de 25 años.

Una de las grandes preguntas que han surgido desde este martes, cuando se conoció la existencia del programa, es qué ha llevado a Carrasco a hablar en este justo momento. Esta incógnita ha sido resuelta este jueves de la mano de Jorge Javier Vázquez, que pasadas las cinco de la tarde abría una caja en la que se guardaban tres frases que han marcado la vida de Rocío y que han motivado el fin de su silencio. La primera de ellas decía: «Esta historia comienza el día en el que Rocío Carrasco no murió». En un primer momento los colaboradores de ‘Sálvame’ han pensado en el accidente de tráfico que sufrió en el año 2000, pero sin estar completamente seguros de que se refiriese a ese instante.

Jorge Javier Vázquez

Poco después ha tenido aún más sentido cuando Vázquez ha leído la segunda de las tarjetas, aun más contundente. «Hubo un día no muy lejano en el que Rocío Carrasco intenta quitarse la vida. No pudo soportar un día más la presión mediática y el maltrato de su exmarido y tras años de pensamientos persistentes de querer matarse decide hacerlo». Como era de esperar, esta confesión ha dejado a todo el mundo sin habla durante unas instantes y es que se trata un tema de lo más delicado. Kiko Matamoros ha sido el primero en hablar tras escuchar la impactante frase: «Me produce lástima, me da pena. Pero también me da pena él porque a lo mejor le están poniendo una carga que no le corresponde», ha dicho refiriéndose a Antonio David.

«No me siento maltratada, me siento muy maltratada he tenido miedo a vivir la vida que me estaban haciendo vivir, he tenido pánico a levantarme por la mañana porque no sabía que me iba a pasar durante el día, a eso le he tenido terror, porque sabes que algo te iba a pasar, pero no sabes el qué» y ha confesado el motivo que le ha llevado a estar callada todo este tiempo: «Por dos motivos, por terror y por la cara de esos dos hijos que son mis hijos». La tercera frase también ha dejado a todo el mundo sin habla: «Días después, mientras permanece ingresada en el hospital, Rocío Carrasco, toma la decisión de hablar para seguir viva. Y su historia hiela la sangre»

Desvelados estos motivos se entienden algo más las palabras que Rocío pronuncia en un momento dado del documental y que se ha podido ver en uno de los tráiler. «Para renacer hay que morir, como el Ave Fénix. Quemar las alas empapadas en la inmundicia y dejar que nuevas alas crezcan. Alas de oro, de luz y rocío», se le escucha decir. Parece que la joven se siente muy representada con este ave mitológica, de la cual tiene además un gran tatuaje en la espalda.

Rocío Carrasco
El Ave Fénix está muy presente en la vida de Rocío, también en su piel / TVE

Pero las emociones no han terminado ahí y es que el espacio de Telecinco ha mostrado también cuatro vídeos en los que Rocío habla antes de comenzar la grabación. Emocionada y nerviosa, Rocío no deja de tocarse las manos mientras hace algunas confesiones como que no se siente identificada con la historia que se ha contado sobre ella en los últimos 20 años, «yo no soy esa persona», asegura. También habla de sus hijos, Rocío y David, a quienes hace mucho que no ve pero de quienes no se ha olvidado y es que tiene grabado a fuego las fechas en las que los miró por última vez a la cara. «El 27 de julio de 2012 fue el último día que vi a mi hija. Uno de los peores días de mi vida, si no el peor», afirma. «Un 23 de junio de 2016», dice sobre el día que vio a David por última vez, «son dos fechas que no se me olvidarán nunca». «Ese día le dije que disfruta mucho de su verano y que en septiembre ya tenía la boda de su madre, que era lo que él quería. Ese día no llegó, no dejaron que llegara», cuenta emocionada.

Rocío Carrasco
Sin duda, todo lo que diga Rocío Carrasco dará mucho de lo que hablar / Telecinco

En el último de los vídeos comienza con Rocío Carrasco diciendo: «Habrá quien me entienda y quien hará como que no me ha entendido porque no le convenga y habrá que no me entienda realmente. Pero yo ahí ya no puedo hacer nada, yo lo que puedo hacer es mostrar y demostrar la verdad». «Si va a ser difícil entender lo de la niña, todavía más difícil va a ser lo del niño», le dice alguien del equipo, a lo que Rocío Carrasco responde: «dentro de toda esta historia hay unos puntos muy, muy específicos con los que se entiende perfectamente toda la situación del niño. Yo si algo me he considerado en la vida, y me considero, es buena madre. Porque yo me he puesto por delante de mis hijos siempre, para que a ellos no les rozara ni el aire. Y yo he estado malviviendo 20 años con tal de yo no contribuir al sufrimiento de dos niños. A mí me ha arrancado de cuajo lo más importante que bajo mi punto de vista, mi punto de vista, tiene una mujer, que son sus hijos», termina.

Lo último en Actualidad

Últimas noticias