Primera vez en el programa

María Jiménez hace sufrir a Pablo Motos en su noche más difícil como presentador de ‘El Hormiguero’

El presentador aguantó estoicamente una noche con el sello de la artista

  • LOOK

Genio y figura. Así es María Jiménez, que anoche consiguió poner en un duro aprieto a Pablo Motos en su visita a ‘El Hormiguero’. Era la primera vez que la cantante se sentaba en el programa donde acudía a promocionar su último trabajo. Tras superar el coma que la tuvo en cama durante dos meses, la gaditana ha vuelto con la fuerza y el carisma que siempre le han caracterizado y con nuevo álbum bajo el brazo, ‘La vida…a mi manera’, donde ha contado con la colaboración de compañeros de la talla de Miguel Poveda, Pitingo o Raimundo Amador. Con María Jiménez como estrella invitada la noche ya se las prometía. Su personalidad arrasa por donde va como así dejó patente al despertar del coma: «Verás tú para coger el sueño esta noche», cuenta que le dijo al médico en aquel momento.

"Verás tú para coger el sueño esta noche", confesó que le dijo al médico nada más despertarse del coma/Atresmedia
«Verás tú para coger el sueño esta noche», confesó que le dijo al médico nada más despertarse del coma/Atresmedia

La noche con Pablo Motos no iba a ser diferente. La velada comenzaba con el presentador alabando el trabajo de María. «Cuentas las historias muy bien y las cantas como las sientes», le decía Pablo sin que su invitada se inmutase. «Como yo no hay nadie», respondía la cantante confirmando que es una grande. Y como tal, se ha reinventado convirtiéndose en empresaria con su propio merchandising, y no quiso desaprovechar su presencia en el programa para llevarle varios obsequios al comunicador, entre ellos una pulsera y una camiseta con su imagen. Motos no daba crédito a lo que estaba pasando: «Estás haciendo publicidad», le dijo. «Hazla tú, lee la marca que yo no sé leerlo», contestaba la cantante. El valenciano siguió el hilo que estaba tomando la entrevista y le explicaba a la invitada que se pondría una camiseta en verano, eso sí, recalcando de nuevo la publicidad que le estaba haciendo.

Convertida en empresaria, la cantante llevó parte del merchandising que vende en su tienda online/Atresmedia
Convertida en empresaria, la cantante llevó parte del merchandising que vende en su tienda online/Atresmedia

Sin duda su e-shop se ha convertido en una nueva vía de ganar dinero, y a la artista se le ve encantada con ello. Algo de lo que se encarga su hijo Alejandro, que además también le lleva las redes sociales. «Le dije a mi hijo que los que hacen mascarillas se van a hartar de ganar dinero. Ahora las estamos haciendo nosotros», comentaba. «Ya que no cobro en los programas, tendré que ganar dinero con el merchandising mío, ¿no?», le recriminaba entonces al conductor del programa.

Pero Pablo Motos no se amilanó y contó una anécdota previa a la emisión de ‘El Hormiguero’: «He ido a saludarla y me ha dicho que esta era la primera visita, pero que a la segunda ya cobra. Pero llevamos 15 años sin pagar a nadie, sería la primera vez». La contestación no se hizo esperar: «Pues ya es hora, que tendrás dinerito acumulado».  En ese momento el presentador explicaba que los invitados accedían a sentarse con él para así dar a conocer sus nuevos proyectos. «Hacemos promoción del disco y de tu marca, que vas a tope de power».

La cantante dio buena cuenta de su carácter al recriminarle a Pablo Motos que no le hubiera pagado por ir a su programa/Atresmedia
La cantante dio buena cuenta de su carácter al recriminarle a Pablo Motos que no le hubiera pagado por ir a su programa/Atresmedia

Pero los ‘zascas’ todavía tenían cabida. A propósito del día de Todos los Santos, mantuvieron una conversación sobre fenómenos paranormales y el valenciano explicaba que él no le tiene miedo a lo sobrenatural. «Claro, si tú eres un fantasma», le espetaba entonces la artista. María Jiménez hizo que Pablo Motos se revolviera en su asiento en más de una ocasión sin darle si quiera tregua para disimular sus caras de asombro ante las respuestas inesperadas, las expresiones irreverentes y los silencios que hubo entre ellos. Pero la artista puso el broche de oro con una despedida inesperada: «Pablo, te quiero, cuando quieras me vuelves a llamar».

 

 

 

 

Lo último en Actualidad

Últimas noticias